La Granjuela: centro neurálgico del Alto Guadiato para la protección de las aves esteparias

Vista aérea de La Granjuela

Situado en el noroeste de la provincia de Córdoba, el Alto Guadiato se convierte en un territorio de transición entre los abruptos relieves de Sierra Morena y el valle de Los Pedroches. Su variedad de hábitats, sostenidos por un clima mediterráneo continental, dehesas y cultivos de secano, llevó a la Junta de Andalucía, en 2008, a declararlo como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) Alto Guadiato, con una superficie de unas 34.000 hectáreas. Años más tarde vio la luz el Centro de Interpretación de la ZEPA Alto Guadiato en La Granjuela, un edificio construido en el marco del proyecto Life para la Conservación y gestión en las Zonas de Especial Protección para las Aves Esteparias de Andalucía.

Una zepa es un espacio natural protegido que se encuentra integrado en la red europea de reservas de la naturaleza denominada Natura 2000. Con esta declaración, la Unión Europea asume la obligatoriedad de salvaguardar los hábitats de las aves migradoras y de aquellas que estén amenazadas.

Además de la del Alto Guadiato, este proyecto se centró en las ZEPAS de las Campiñas de Sevilla, Laguna de Fuente de Piedra y Lagunas de Campillos (Málaga); todos ellos espacios de campaña cerealista de secano, el hábitat ideal para un buen número de aves esteparias debido al escaso terreno en el resto de Europa.

La estrategia del proyecto pasó por considerar “especie paraguas” a una de las más singulares y emblemáticas, la avutarda común, ya que se entendió que su conservación garantizaba la del resto de aves esteparias, como fueron el sisón, el cernícalo primilla, el aguilucho cenizo y la grulla.

Un paseo por este centro de interpretación nos acerca a las cuestiones más relevantes de este proyecto Life, así como a una descripción de estas cinco aves esteparias, sus descripciones físicas, sus costumbres, su manera de vivir y hasta su peso o su forma de volar mediante recreaciones. El material interactivo se completa con una pequeña exposición fotográfica que muestra instantáneas de las cuatro ZEPAS de Andalucía.

Durante los cuatro años de ejecución de este proyecto, se consiguió reducir la tasa de mortalidad de estas aves, que anidan en los cultivos de cereales, gracias a la implicación de 120 propietarios de explotaciones agrarias quienes, mediante la concienciación, fueron cambiando su manera de trabajar la tierra, cuidando las épocas de anidación. La agricultura y la ganadería se convierten, así, en verdaderas aliadas en el mantenimiento de una fauna y en la potenciación del turismo ornitológico, cultural y de naturaleza de toda una comarca.

Etiquetas
Publicado el
23 de noviembre de 2021 - 05:30 h
stats