Vista Alegre, de Primera casi una década después

Los jugadores del Córdoba CF Futsal celebran un gol en Vista Alegre | ÁLEX GALLEGOS

Más de un lustro ha transcurrido. Casi una década, si se prefiere esa perspectiva. Pero el tiempo de espera está por terminar. Vista Alegre vuelve a ser de Primera siete años después. O lo va a ser, salvo que se tuerza la historia que desde hace días escribe el Córdoba CF Futsal. El ascenso del conjunto blanquiverde devuelve al recinto a la élite del deporte nacional. Al menos, en lo que a competiciones regulares se refiere y como sede de clubes que en ellas participan. Cierto es que el Palacio Municipal de Deportes ha albergado desde 2012 eventos de primer nivel, pero desde entonces no ha tenido partidos de máxima categoría de ninguna disciplina. El último caso es, precisamente en esa fecha, el del Deportivo Córdoba, entonces entidad más potente de la capital.

Si bien todavía tiene que certificar su plaza, el Córdoba CF Futsal abre las puertas de Vista Alegre a un nuevo período próspero. Más si cabe de lo que ya fuera la pasada campaña gracias también a su presencia. Su histórico salto a la división en que militan grandes como el Movistar Inter o ElPozo Murcia (ambos con jugadores de Córdoba, por cierto) supone también un paso adelante no sólo para el deporte de la ciudad y de la provincia sino para el propio recinto. Por fin su aforo de 3.500 espectadores va a ser de máxima categoría, como sucedió entre 2005 y 2012. Aquella época fue la dorada del Deportivo Córdoba, conocido en ese momento como Cajasur Deportivo. La entidad escaló hasta la División de Honor femenina del fútbol sala y supo afianzarse de sobra. De hecho, lo suyo fue más que un asentamiento.

El conjunto cordobés cosechó un puñado de trofeos en una etapa que para muchos comenzaba a ser ya un doloroso recuerdo. El primero de los títulos que levantó fue el de Liga, que alzó precisamente hace diez años y un par de días. El 6 de junio de 2009, en la temporada 2008-09, se proclamó campeón un equipo que integraban jugadoras como Sara Moreno o la sevillana Amparo Jiménez Ampi, nombres inolvidables para los amantes del deporte en Córdoba. Fue la vez en que más alto llegó la capital a nivel nacional -sólo podría compararse el quinto puesto del Córdoba CF en Primera en la 1964-65, y ni eso-. El Cajasur Deportivo se convirtió en club hegemónico en España un curso después, cuando se hizo no sólo con su segundo torneo liguero sino con la Supercopa de España y la Copa Ibérica. David Díaz dirigía a esa escuadra mítica.

Pero la difícil situación económica que empezó a atravesar justo después hizo que la entidad se retirara de la División de Honor en verano de 2012. Fue entonces cuando arrancó el tiempo de penuria, de segundas categorías como máximo exponente y de proyectos frustrados en algún caso. Aquel golpe significó el fin definitivo de una época dorada para el deporte de la capital, que en el nuevo siglo tuvo hasta tres equipos en la élite a un mismo tiempo. Ocurrió en la temporada 2005-06, en la que además del Cajasur Deportivo estuvieron en Primera otros dos conjuntos femeninos. La Superliga de voleibol contó entonces con el Cajasur Córdoba Voley y el Maná Inversa Adecor. La experiencia de las azulonas duró sólo esa campaña, con su feudo en Valdeolleros. Las granates descendieron también, pero tras su segundo curso al más alto nivel. Sus partidos los disputaban precisamente en Vista Alegre.

Ahora el Córdoba CF Futsal viene con fuerza para tomar el testigo en el recinto, que nunca antes acogió a un equipo masculino de fútbol sala en Primera. En la máxima categoría estuvieron dos representantes de la capital, el Carnicerías Hermanos Osuna y el Auto Escuela Séneca (a finales de los ochenta del siglo XX, también con el Arycresa femenino), pero eran los tiempos del desaparecido pabellón de La Juventud. Además, el ascenso de los blanquiverdes también supone recuperar la élite en la capital después de casi un lustro. Las últimas presencias en primeras divisiones fueron la del Córdoba CF en la 2014-15 y la del Balonmano Adesal, que compitió en División de Honor femenina de balonmano entre 2013 y 2015.

Desde entonces, hubo que esperar a que el club presidido por García Román devolviera a la ciudad -que no a la provincia- al escalón más alto del deporte nacional. En esta etapa sólo el Deportivo Córdoba y el Córdoba de Balonmano dieron más galones a Vista Alegre con sus participaciones en Segunda femenina de fútbol sala y División de Honor Plata de balonmano, respectivamente. En los dos cursos más recientes el Córdoba CF Futsal, ahora de celebración y arduo trabajo, engrosó esa lista de plateados en el recinto.

Etiquetas
stats