Vista Alegre cierra sus puertas: el Córdoba Futsal, sin público ante el Ribera Navarra

Córdoba Patrimonio de la Humanidad - Pescados Rubén Burela (5-6) | ÁLEX GALLEGOS

Duda resuelta. Entre tanto documento oficial es muy fácil perderse en lo que realmente es posible y lo que está directamente prohibido. Más que nada porque el nuevo estado de alarma es una suerte de decisiones dispares a nivel gubernamental, tanto por cada comunidad autónoma como por parte de los ayuntamientos. La letra pequeña importa más que nunca en lo que se refiere, en este caso, a mandato de competencias. Sea como fuere, lo único que queda claro es que hoy por hoy resulta mucho más seguro continuar en materia deportiva sin público en las gradas. Un hecho éste que asume el Córdoba Patrimonio de la Humanidad en su regreso no sólo a la competición dentro de Primera de la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS) sino a su feudo. Resumen hecho, el Palacio Municipal de Deportes Vista Alegre cierra sus puertas en la esperada vuelta del conjunto blanquiverde.

La posibilidad de que el equipo dirigido por Josan González se enfrentara el miércoles (19:30) al Ribera Navarra sin espectadores en las gradas se intuía ya desde el fin de semana, tras la última acción contra el Covid-19 de la Junta de Andalucía. Pero era necesaria una confirmación, toda vez que según el nivel de alerta dentro del período de cierre perimetral tenía opción de contar con un aforo de 200 personas. Ésta llegó al final este lunes, a dos días del partido -así es la nueva normalidad, compleja para todo el mundo y no menos para los clubes-. "El partido correspondiente a la jornada 8 en Primera División entre el Córdoba Patrimonio de la Humanidad y el Ribera Navarra se disputará en Vista Alegre el próximo miércoles (19:30) a puerta cerrada", comunicó la entidad presidida por José García Román a través de redes sociales.

Así, el conjunto blanquiverde ponía punto final a la incertidumbre sobre la posibilidad de asistir o no al encuentro, trascendente por cierto, ante el cuadro tudelano. Después de que Córdoba entrara en nivel 3 de alerta por el cierre perimetral dictaminado por la Junta de Andalucía hace alguna semana atrás, la duda surgió con el decreto sellado en el Ayuntamiento. Todo hizo pensar entonces que los eventos deportivos en recintos cerrados tenían que desarrollarse, sí o sí, a puerta cerrada. Pero no era tanto así, ya que el ascenso de grado de alarma dependía y depende del gobierno autonómico. El domingo el presidente regional, Juanma Moreno Bonilla, compareció para exponer una nueva serie de restricciones y la incógnita fue mayor. La respuesta en el caso del cuadro califal se determinó finalmente este lunes.

Etiquetas
stats