“El único objetivo es la salvación”

Jesús León y Rafael Campanero | ÁLEX GALLEGOS

Suena el himno del Córdoba en la sala de prensa y cruza el umbral el presidente de honor, Rafael Campanero. A su lado, con gesto cansado, Jesús León toma asiento como nuevo mandatario blanquiverde. Apenas unos minutos antes de su contacto con los medios de comunicación, la entidad anunció a través de sus medios oficiales que el empresario montoreño es el sustituto de Alejandro González en el lugar principal del palco. Ya está hecho. La era González ha concluido y llegan nuevos actores para un proyecto que atraviesa una fase crítica en lo deportivo y en lo social. León apeló a la valentía para reconducir la errática trayectoria de una nave que anda a tumbos entre la tormenta.

“Hace tiempo que conozco a Jesús y sé el entusiasmo con el que viene a este club. No he visto a nadie que tuviera más ganas de ser presidente del Córdoba. Me recordó a mis años jóvenes. Es un hombre con ilusión, inteligente, que quiere venir a decir aquí estoy yo y a pelear por el Córdoba. Estos son los hombres que el Córdoba necesita. Se equivocará como humano que es, pero tiene una inteligencia natural y lo normal es que acierte muchas veces. Todos tenemos que pensar en llevar al Córdoba a la máxima altura”, dijo Rafael Campanero a modo de presentación. Luego, León desgranó su primer discurso como presidente del Córdoba.

Ya es presidente

“Hoy estoy aquí como nuevo presidente del Córdoba CF. Quiero agradecer a Carlos González que a pesar de que una negociación de este tipo es complicada, que lo haya llevado con profesionalidad por su parte y entiendo que también por la nuestra. Le quiero dar las gracias por las muestras de cariño que me ha dado”.

Los cambios para reconducir la operación

“La operación sufrió vaivenes. Partíamos de una sociedad compartida por Luis Oliver y yo, y eso ha sufrido cambios durante el proceso de negociación. Le tengo que agradecer a Oliver la caballerosidad de poner por encima de sus intenciones el futuro de la operación. Para mí ha sido muy clave la postura de Luis en todo el proceso. Él va a seguir, no estando en la sociedad, pero sí como director general deportivo y con su equipo. Para mí su apoyo es fundamental, sobre todo en la situación en la que estamos. Dar las gracias a su afición, ya que he sentido mucho su apoyo para seguir adelante. Como sabéis, son varias las ofertas que presenté al club, desde hace años, y mi intención siguió firme”.

Ganar el próximo sin mirar más allá

“El único objetivo es la salvación del equipo y por eso hay que unirse. Lo único de lo que hay que hablar es de la salvación. Yo quisiera que a partir de ahí nos dedicáramos solo a hablar de lo deportivo. Tienen que unirse el club, la afición, la provincia, mi pueblo Montoro, Luque, Pozoblanco... Todos. La situación es muy difícil, no nos vamos a engañar. Hay que enfocarse a actos de valentía o de atrevimiento. Cuando hay adversidades, es tarde para ser cauto. Esa frase de Séneca me ha ayudado en estos días”.

Partido a partido, no hay otro método

“No podemos pensar más que en el próximo partido que es el Albacete. Así será hasta el final de temporada. Tenemos que contar con la afición desde mañana. He demostrado con creces la valentía de sacar este proyecto adelante y necesito la ayuda de todo el mundo, desde la afición hasta el último. Todos sin excepción. El club está por encima de los interés particulares. Todo el mundo tiene las puertas abiertas del club, pero que venga sin egos. Eso es lo importante. El himno de nuestro club debe resonar en el estadio y que eso ayude a los futbolistas a sacar esta situación adelante”.

Un decálogo para cambiar al Córdoba

“Quiero que os hagáis a la idea de un modelo de gestión. Hemos hecho un decálogo, que empieza por reforzar la plantilla. Hemos perdido muchos días en eso. Haremos un esfuerzo tremendo. El punto dos es conseguir una unión entre plantilla, cuerpo técnico y afición. Eso es imprescindible. El tercero es fomentar el sentimiento y la cultura del club, acabando con la fractura social. El cuarto es la participación de los veteranos en el devenir del club. El quinto es la incorporación de las peñas al club, abriendo las puertas del estadio con un local propio. Se abrirá también a los accionistas minoritarios, creando un consejo consultivo. El siete es el ordenamiento de la Ciudad Deportiva, arreglando el conflicto con Tremon y un proyecto de futuro. El octavo, reponer instalaciones. El noveno, profesionalizar el club y apoyar la cantera. Y el décimo, diálogo permanente con los medios de comunicación. Estos son los conceptos de nuestro proyecto, que se resume en luchar para vivir”.

Entradas gratis y precios baratos para llenar El Arcángel

“Necesitamos llenar el estadio. Los partidos en casa son vitales y fundamentales. Todos se tienen que unir. Desde mañana sacaremos una promoción de 5 euros para todas las localidades, los menores de 18 años pagarán un euro por entrada y habrá dos gratuitas para todos los abonados. Todos sois conscientes de que la salvación es difícil, pero vamos a luchar y nos vamos dejar la vida para sacarlo adelante. Os pido ayuda, porque el proyecto será un éxito si ayudamos todos. Yo he dado un primer paso, pero solo no puedo conseguirlo. Cuando digo entre todos, quiero decir entre todos. Necesito que todos seáis valientes”.

El final de la operación

“La operación ha sufrido cambios con el devenir de los días y los pactos iniciales han ido cambiando. Se ha cerrado en nueve millones y medio. Hoy hemos pagado dos y el resto se pagará en plazos hasta julio de 2020. La sociedad que lo ha adquirido es cien por cien mía, se llama Aglomerados Córdoba SL. Yo le he comprado a Luis Oliver su cincuenta por ciento inicial”.

¿Quiénes vendrán?

“En los próximos días se verá. Hay una junta general de accionistas el lunes. La configuración del consejo de administración se verá entonces. En lo deportivo será Luis Oliver quien lo explique”.

La actitud para salir del atolladero

“Aquí solamente tienen cabida los que estén involucrados al cien por cien. El que no esté, no seguirá. Le hemos transmitido tranquilidad a la plantilla y el entrenador. Hay una cosa que es fundamental. Tenemos que vivir cada partido con un objetivo, que es la victoria. Los de casa son clave, como es fácil de entender, y los de fuera también. Tenemos que convertir El Arcángel en un fortín. Para nosotros es muy importante que la afición se vuelque y que sea un resurgir de esta nueva etapa. En los partidos de fuera trataremos de que sea igual y aplicaremos medidas para que sea así”.

El papel del Ayuntamiento

“Yo, nada más firmar, la primera llamada que he hecho ha sido a Isabel Ambrosio y la segunda a Pedro García. Ellos me han dicho que el Ayuntamiento está al servicio del club para lo que necesitemos”.

¿Cómo enfocará las relaciones con los medios?

“Yo tengo mi modelo de gestión. Cada uno tiene sus ventajas y sus inconvenientes, pero eso lo hacen las personas. Sin criticar al anterior, mi modelo será distinto porque yo soy distinto. Queremos desarrollar nuestro proyecto y queremos normalidad, estabilidad, que no haya fractura social. Aquí el club está por encima de los intereses y ya está. Que el objetivo es llevar al Córdoba lo más alto posible. No quiero ser pretencioso porque lo que tenemos encima de la mesa es una situación muy difícil y el reto es la salvación. Ya tendremos tiempo de otras cosas, pero ahora lo que toca es eso”.

¿Qué le pide a la afición?

“Les pido unión. Un club sin afición no es nada. Tenemos la suerte de tener una de las mejores aficiones de España por distintos motivos. Vamos a ir generando ilusión, pero tenemos que ir trabajando en paralelo con la afición y los que indirectamente intervienen en el devenir del club. Les pido un esfuerzo. Trabajaré por recuperar la ilusión, pero pido que sean atrevidos, valientes... Tenemos poco tiempo, pero la valentía no nos debe faltar para luchar y dejarnos la piel mientras haya posibilidades”.

¿Qué le dijo Carlos González al despedirse?

“Me ha deseado suerte. He sentido, dentro de mi emoción, que Carlos se encontraba en ese momento y para mí ha sido agradable”.

Etiquetas
stats