Previa

Duelo con vistas a la cumbre

Piovaccari, ante el UCAM Murcia en El Arcángel.

Tenemos que hablar de fútbol. Sí, otra vez, el balón vuelve al césped. La competición no para y cada semana es una nueva batalla para alcanzar el objetivo. En clave blanquiverde, con más premura si cabe dado el último resultado. En efecto, el Córdoba viaja este domingo (17:00) al estadio BeSoccer La Condomina para medirse al UCAM Murcia, en el que es sin duda uno de los duelos más atractivos de todo el Grupo IV-B de Segunda B. Dos clubes con pasado reciente en la categoría de plata, aunque con un historial de encuentros muy limitado. Sin embargo, eso no eximirá de que salten chispas, pues está en juego un pulmón de esperanza de cara a estar en la siguiente fase del torneo. 

Ese es el objetivo de unos y otros. Ambición no va a faltar, y toca ver a quien le fallan más las piernas en los momentos decisivos. El conjunto de Pablo Alfaro llega a la cita con necesidad de dar al fin un golpe sobre la mesa que le permita postularse seriamente como candidato a ocupar el liderato del subgrupo, posición a la que también aspira a volver el cuadro universitario. Las dos caídas más recientes (una en Copa y otra en liga) han dejado tocado al conjunto califa, que tratará de regresar a la senda del triunfo a costa de un adversario directo. 

Así, en pleno rastreo del mercado con el fin de apurar los últimos días en busca de un movimiento más que termine de completar cualquier posible carencia del equipo, el Córdoba afronta un duelo que, aunque los actores protagonistas ya se han encargado de quitarle envergadura, lo cierto es que puede ser trascendental, sobre todo en lo anímico. Sin duda, uno de los problemas que tendrá que reconducir el equipo es el del apartado goleador, recurso indispensable para terminar de acercarse a ese propósito de regresar al fútbol profesional. De hecho, estadísticamente hablando, la situación se ha tornado un tanto delicada, pues los cordobesistas han recibido cuatro tantos y han anotado solo uno en los dos choques más recientes. Además, salvo el día frente a El Ejido, todos los partidos con el maño al frente se han resuelto por un resultado ajustado de 1-0. Mantener esa solidez atrás es fundamental, pero no está de más tener mayor solvencia arriba. 

Para contribuir a ello ha llegado precisamente Alberto Ródenas, un delantero joven que viene a ocupar ficha sub 23 a la espera de la salida de Alberto Salido, y con la intención de complementar las características de Piovaccari y Willy, actores principales en el frente de ataque. Además, este viernes se conoció también que Samu Delgado, lesionado para los próximos meses, aceptó liberar su ficha federativa con el fin de ampliar las posibilidades de fichar. Sin duda, un movimiento que habla a la perfección de la buena dinámica que hay dentro del grupo, otro factor que será clave para el rendimiento. 

Y todas esas armas saldrán a relucir ante el UCAM, que llega tras sumar dos derrotas consecutivas, aunque acumula una trayectoria muy similar a la del Córdoba. Es más, ambos equipos han perdido el mismo número de partidos, con una victoria más para los murcianos, que se compensa en cierto modo en un empate blanquiverde. Y en el apartado goleador, trece tantos a favor suman ambos, mientras que los de Alfaro han recibido ocho, por los nueve del equipo levantino. Igualdad a la máxima expresión. 

Así las cosas, un club que opta por un sistema muy defensivo, y que suele determinar una línea de hasta cinco defensas. Además, el conjunto de Salmerón no podrá contar con Tropi, uno de sus principales baluartes, que sigue lesionado, aunque sí que será de la partida Isaac Aketxe, máximo goleador del equipo con cinco dianas. 

Etiquetas
Publicado el
31 de enero de 2021 - 05:00 h
stats