Más trabajo del habitual para buscar un adiós digno

Los jugadores del Córdoba, en un entrenamiento. | ÁLVARO CARMONA
El Córdoba realiza este miércoles doble sesión de trabajo de cara a su duelo con el Rayo con Crespo al margen | Será el jueves cuando se conozca si hay huelga

Nada se juega, excepto, eso sí, el orgullo. Ningún objetivo le queda, salvo terminar de manera honrosa la campaña en su estadio. La situación es complicada, ya que está marcada por un ambiente de tensión que el pasado lunes se hizo patente, más que nunca, en el primer entrenamiento del equipo de la semana, que también fue primero a puerta abierta en tres meses. Desea el Córdoba rebajar el estado de nerviosismo que existe entre la afición, para lo que no estaría de más conseguir un triunfo en su último encuentro de la temporada, y de Primera hasta que se produzca un nuevo retorno, en El Arcángel. Los blanquiverdes reciben al Rayo de Paco Jémez el domingo (19:00), siempre y cuando la huelga convocada por la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) y el parón planteado por la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) no sigan adelante -algo que se sabrá finalmente este jueves-, y pretenden cerrar con buen sabor de boca. Descendida de manera matemática hace poco menos de dos semanas, la escuadra que dirige José Antonio Romero espera dar al menos una pequeña alegría a sus seguidores con la que sería segunda victoria a orillas del Guadalquivir de la campaña. En su consecución trabaja estos días

El cuadro califal continúa con la preparación de ese duelo, que este miércoles tiene lugar con una doble sesión. La primera tuvo lugar por la mañana, a partir de las 10:00, y la segunda se desarrollará en horario vespertino, a las 19:00. El equipo se ejercitará a la misma hora a la que deberá de medir fuerzas con el Rayo Vallecano, que llegará a El Arcángel como el polo completamente opuesto al Córdoba: sus escasos recursos estuvieron bien gestionados y mantiene la lucha por alcanzar un lugar en Europa la próxima temporada. Sea como fuere, el conjunto blanquiverde tendrá en ese partido un reto mucho más importante en el aspecto anímico y social. Buscará un triunfo que no conoce desde que se impusiera precisamente al equipo de Paco Jémez allá por el mes de enero, cuando todo tenía un aspecto bien diferente. La victoria supondría, en modo alguno, un parche a la herida abierta en lo que se refiere a la situación en torno a la escuadra de José Antonio Romero. Es decir, ayudaría a dignificar la despedida del Córdoba de la máxima categoría del fútbol español y ante su gente.

La plantilla blanquiverde, que trabajó con la duda abierta de si habrá o no partido el domingo, entrenó y entrena con Rossi y Borja García de vuelta. Tanto el italiano como el madrileño se ausentaron de la sesión del lunes por motivos personales. También participó de la práctica Fede Cartabia, que en ese primer entrenamiento de la semana no estuvo como consecuencia de unas molestias físicas que mantienen al margen del grupo a José Ángel Crespo. El hispano argentino, no obstante, no será de la partida tras ser expulsado en Granada, igual que sucede con Íñigo López. La posible baja del loreño cuenta con mayor importancia, toda vez que Romero se volvería a ver con sólo dos centrales disponibles: Pantic y Deivid, ya que Iago Bouzón sigue con su proceso de recuperación. Así las cosas, se abren varios interrogantes en torno al once que presentará el técnico de La Roda en el choque de despedida de curso en El Arcángel. No en vano, también habrá que ver si decidirá optar por jugadores que continuarán el próximo curso en detrimento de aquellos que retornarán a sus equipos. Aunque lo primero será saber si Córdoba y Rayo se enfrentarán.

Etiquetas
stats