Un sueño hecho realidad para Fran Serrano

Fran Serrano se lamenta de una ocasión fallida. | ÁLVARO CARMONA
El central debutó ante el Rayo con el primer equipo y se convirtió en el segundo cordobés en estrenarse en Primera este curso tras Fede Vico | El canterano, de 20 años, rozó el gol

Todo apuntaba a que el partido transcurriría como lo que era, un trámite en el que no hubiera tensión ni intensidad. Al menos por parte blanquiverde. Resultaba previsible que tampoco pudiera despertar demasiado interés antes de su disputa más allá del reencuentro con Paco Jémez y menos aún que aportara detalles destacables una vez hubiera terminado. Pero no fue así. La realidad del Córdoba sobre el terreno de juego y en el marcador no cambió lo más mínimo respecto de la que ha sido a lo largo de la temporada. Sin embargo, hubo un nombre propio que sonó y suena con fuerza: Fran Serrano. El joven futbolista tuvo este domingo la oportunidad de debutar con el primer equipo califal en su duelo con el Rayo Vallecano. Es decir, pudo cumplir el sueño que comparten todos los canteranos de cualquier club. Y el estreno lo fue también en una Primera de la que se despedía El Arcángel hasta no se sabe cuándo. Por tanto, el zaguero disfrutó de uno de los momentos más emocionantes de su trayectoria, que lo pudo ser más si cabe de no haberse topado con la madera cuando remató a la puerta defendida por Toño.

Rozó el gol Fran Serrano, cuya inclusión en la lista de 18 elegidos elaborada por José Antonio Romero para encarar el partido supuso una sorpresa generalizada entre una afición que después respondió como no podía ser de otra forma: con aplausos al que es uno de los suyos. Tiene 20 años, es central y acumula 11 temporadas en la entidad califal. Ahí es nada. Se trata de esta forma de un debut que recuerda la importancia del trabajo de base. El suyo, además, es el único estreno de un chaval formado en la casa blanquiverde en la presente campaña. Del filial sólo había tenido la oportunidad de gozar de minutos con el primer equipo este curso Florin, otro talento emergente que tardó poco tiempo en formar parte de la plantilla de Primera. En esa categoría participó por vez primera el joven defensa, que siguió en ese sentido a Fede Vico. El atacante, que pertenece a un Anderlecht al que regresará una vez acabe el campeonato, tuvo su estreno en la máxima categoría también en el ejercicio que toca a su fin.

El caso es que ese partido que en un principio parecía iba a deparar pocos detalles dignos de mencionar, por no decir ninguno, regaló un instante especial. Sobre todo para el protagonista, que comenzó el choque en el banquillo. Ocupaba un lugar como suplente después de que Romero decidiera enseñar el camino de la grada a Pantic y optara por René Krhin para acompañar a Deivid en el eje central de la zaga. El destino quiso que el esloveno sufriera molestias físicas tras un lance del encuentro y hubiera que buscar recambio. Apenas restaban siete minutos para que terminara la primera parte cuando llegó la oportunidad para Fran Serrano. El canterano se vistió, saltó al césped y se llevó un merecido aplauso por parte de la afición. Después, completó una actuación marcada por el deseo de realizar la mejor labor posible en la retaguardia y por un cabezazo que bien pudo convertir en gol. De no ser porque el balón lo repelió el larguero, el defensa habría cerrado el debut cuasi perfecto: en Primera y con tanto, que habría supuesto el empate.

Quizá no lograra marcar, ni pudiera celebrar un triunfo en la cita que significó el adiós de El Arcángel a Primera durante un tiempo. Quizá al final del partido no hubiera una calurosa despedida por parte del respetable, que además de ser escaso esta vez -la peor entrada de la temporada, con algo más de 7.500 espectadores- estaba con ideas reivindicativas. Lo cierto es que para Fran Serrano la tarde del 17 de mayo quedará grabada en su memoria. El central debutó con el primer equipo justo cuando sumaba un total seis jornadas sin participar con el filial. En el Córdoba B disputó este curso 26 encuentros, 22 de ellos como titular y la gran mayoría bajo la dirección de un José Antonio Romero que ante el Rayo, en el amargo cierre para el cuadro califal de su año del retorno a la máxima categoría, decidió contar con el canterano. Las circunstancias hicieron el resto y el sueño del zaguero se cumplió.

Etiquetas
stats