Si tú me dices ven, lo dejo todo; o a lo mejor no

Xisco, delantero del Córdoba | MADERO CUBERO
Los cedidos por el Córdoba miran de reojo a su casa después de la asunción del descenso por parte del club y su futuro en Segunda

¿Cuántos volverán al Córdoba? Un puñado de jugadores repartidos por distintos equipos observan con expectación lo que ocurre en la que fue su casa. Todos formaron parte de la plantilla del histórico ascenso, aunque después fueron tomando de manera gradual la puerta de salida. Tienen contrato en vigor con los blanquiverdes y sus nombres están apuntados en el plan de futuro, aunque todo está a expensas del proyecto deportivo y sus nuevos responsables.

Con Romero buscando elevar los umbrales de energía en un vestuario destrozado, González pidiendo perdón y señalando cómplices del desastre, Cordero en silencio y la afición encendida, en los despachos de El Arcángel se prepara ya el boceto del curso 15-16. Será en Segunda, según asumen todos a falta de siete jornadas para el final de la Liga. “No hay que estar todo el día flagelándose por el descenso”, dijo en un acto con peñistas Javier Jiménez, mano derecha del presidente, añadiendo un capítulo más a esa peculiar forma de motivación que practican los gestores del Córdoba en estos momentos críticos. Mientras el primer equipo sigue su caída libre en Primera, los cedidos en Segunda miran hacia El Arcángel. Ahí estará su porvenir. O no.

Fran Cruz (Alcorcón). Está viviendo una temporada más que discreta en el Alcorcón, donde Bordalás no está contando demasiado con él. Ha jugado doce partidos, cinco de ellos incompletos. A sus 23 años, el defensa central necesita un relanzamiento de su carrera. ¿Con una vuelta a casa?

Bernardo Cruz (Racing de Santander). El más joven de los hermanos Cruz está curtiéndose en un histórico en apuros. Pinillos, el tercer técnico en El Sardinero tras Fernández y Garitano, ha dado confianza al central cordobés, que lleva siete partidos de titular cuando hasta marzo sólo había intervenido en cuatro. Una temporada difícil para el que fuera internacional juvenil, que con 21 años tiene aún mucho margen de recorrido.

Xisco (Mallorca). Su negación ante el gol y el aireo de sus devaneos nocturnos le despojaron de su condición de ídolo del cordobesismo, que le volvió la espalda. En el mercado invernal le enviaron al Mallorca, donde fue titular de forma inmediata. El equipo balear atraviesa una etapa complicada, con los puestos de descenso amenazando, aunque la aportación del punta de Santa Ponça, de 28 años, está siendo destacada: ha marcado seis goles en 11 partidos. Su relación con el cordobesismo acabó peor que mal. En El Arcángel se abuchean sus goles con el Mallorca cuando se anuncian en el videomarcador. ¿Qué pasará en junio?

Samu de los Reyes (Llagostera). El lateral izquierdo, de 23 años, está encontrando en el Llagostera la estabilidad que perseguía desde que salió de la cantera del Sevilla. Tras jugar 26 partidos con el Córdoba, fue descartado con el ascenso. Le enviaron al Lugo, donde no contó (4 intervenciones). En enero pasó al recién ascendido equipo catalán, revelación de la Liga con el sevillano (10 partidos) como fijo en el once.

Caballero (Veria). Tras una gravísima lesión sólo jugó seis minutos de Primera con el Córdoba. En enero fue cedido al Veria de Grecia, donde está interviniendo de forma esporádica con el conjunto de la Super League del país heleno. El punta madrileño, de 30 años, tiene un contrato largo con el Córdoba y regresará en junio.

Arturo (Llagostera). Al igual que Samu de los Reyes, cambió de destino en el mercado invernal. La primera vuelta la cumplió en el Alcorcón, donde sólo salió al césped 18 minutos. El Córdoba le buscó un sitio en el que pudiera tener más protagonismo y lo encontró en el Llagostera. Con los catalanes, el delantero centro de 25 años ha disputado once partidos, en los que no ha marcado ningún gol.

Adri Cuevas (Hércules). Fue una de las piezas clave del Córdoba B y realizó la pretemporada con el equipo de Primera, pero el club optó por mandarle al Hércules, de Segunda B, con el que ha experimentado sensaciones de todo tipo. El delantero jerezano, de 25 años, marcó 5 goles en 17 partidos hasta febrero. Una lesión de ligamentos, complicada posteriormente con otras musculares, le sacó del once alicantino. No ha vuelto a jugar. El Hércules pelea por disputar el play off de ascenso a Segunda.

Etiquetas
stats