El rugby y el "apretarse el cinturón" en tiempos de pandemia

Jugadores del Mezquita Rugby entrenan, en imagen de archivo | MEZQUITA RUGBY

En tiempos tan atípicos pero duros como los actuales, apretarse el cinturón ya no es una necesidad, sino prácticamente una obligación. En los hogares cordobeses y en diferentes organizaciones, ahorrar es sinónimo de supervivencia. En este caso, el Mezquita Rugby Club, uno de los clubes de referencia de la provincia de Córdoba en cuanto a rugby se refiere, fue previsor y, antes del decreto del estado de alarma en marzo, ya se había ahorrado cierto dinero. Sumado a las subvenciones atrasadas por parte del Instituto Municipal de Deportes (Imdeco), lo cierto es que el futuro del rugby en la capital cordobesa se presenta más alentador.

Fran Colmenero, presidente del club califa, analiza para CORDÓPOLIS la situación concreta de su club, que jugará en Primera Andaluza tras la confirmación de la Federación al quedar segundos en la liga regular. "Se presenta un año muy ilusionante con todas nuestras categorías disputando gran nivel de rugby", valora Colmenero, que añade que "el futuro para el club es bastante alentador, cada vez son más los jugadores de las distintas categorías y esperemos seguir en esta línea". Aun así, los últimos meses han sido de incertidumbre para la escuadra cordobesa, que acusó la falta de competición y de, en general, ejercitarse físicamente para afrontar la fase de ascenso en la que estaban inmersos. "Los jugadores son los que quizá lo han pasado peor al no poder entrenar y no poder competir, pero es lo menos importante ante la gravedad de esta pandemia. De hecho, nosotros, antes de que se decretara el estado de alarma, ya habíamos cortado todos los entrenamientos de nuestras categorías", explica el dirigente del Mezquita Rugby Club. Los jugadores pudieron seguir rutinas de ejercicio en casa en la medida que fue posible para mantener la forma en tiempo de confinamiento casi total.

En cuanto al futuro del club, Fran Colmenero tiene una premisa clara de cara al funcionamiento de la entidad en los próximos meses. "Tenemos claro que la salud es lo primero y adoptaremos las medidas pertinentes y necesarias. Por suerte, nosotros en los últimos años nos apretamos mucho el cinturón y con la llegada, por fin, de las subvenciones atrasadas y actuales del Imdeco, tenemos una estabilidad económica como para afrontar este nuevo gasto que se presenta esta temporada", desarrolla el presidente el equipo califa, que ve en las categorías inferiores del club un brote de verde cara al futuro. "A día de hoy los más pequeños están ya de vacaciones, sub 18, sección femenina y sénior siguen entrenando y manteniéndose. Algunos ya se han juntado en pequeños grupos, aunque ahora toca descansar en las vacaciones", agrega Colmenero.

Para el equipo sénior masculino, finalmente, se espera un horizonte lleno de ilusión sumado a un ascenso trabajado de categoría a Primera Andaluza. El presidente del cuadro cordobés asevera que "se presenta un año muy ilusionante con todas nuestras categorías disputando gran nivel de rugby. He destacar al equipo sénior, inmerso en la fase de ascenso a un División regional. (El jueves) finalmente, la Federación mandó la certificación de que, como segundos de Andalucía, el año que viene estamos en Primera Regional Andaluza". Es el culmen de un deporte minoritario que va ganando adeptos a cada paso que da y que, poco a poco, asciende en importancia en la ciudad y la provincia.

Deportes minoritarios antes y después del Covid-19

La esgrima y el "espíritu cansado" de los deportes minoritarios

La inquietud del bádminton ante un futuro incierto

El Kodokan (judo), cuna de campeones en un tiempo complejo

La dura realidad del tenis de mesa

Etiquetas
Publicado el
2 de agosto de 2020 - 08:10 h