La revolución del baloncesto cordobés

Visita del Peñarroya al Maristas la pasada campaña | ÁLEX GALLEGOS

El ciclo sin fin. Los que salen dejan sitio a los que entran. Sin embargo, casi nunca se acaba estableciendo un proyecto sólido definitivo. Esa es la situación que lleva ya varios años viviendo el baloncesto cordobés -en categoría masculina-. Pese a que históricamente siempre ha sido una plaza destacada, al menos a nivel andaluz, la crisis económica ha ido tumbando uno por uno a todos los equipos que han tratado de sacar la cabeza en medio de un cajón de castre en categoría provincia o Primera Nacional. Ninguno logró tener tanta trascendencia como para alzarse en verdadera referencia sobre todos los demás, lo cual propiciaba que cada uno buscara hacer la guerra por su cuenta. La unión brilló por su ausencia y el Palacio Municipal de Deportes de Vista Alegre vio pasar proyectos sin demasiada esperanza de vida y, además, todos ellos con el techo puesto en Liga EBA, la cuarta categoría nacional, pese a que a nivel deportivo siempre se pudo estar un escalón más arriba. Y sobre la cancha, por tramos, se acarició ese ascenso. Ahora vuelve a producirse un cambios de fichas, con una fusión importante en féminas, y un nuevo cambio de relevo en la modalidad masculina.

Los dos precedentes más recientes configuran un ciclo que va desde 2013 a 2019. Esos fueron, hasta ahora, los últimos destellos de vida del baloncesto cordobés en Liga EBA. Todo comenzó con el Bball Córdoba, que dio el paso adelante con la promoción a dicha categoría en el curso 2013-14. El equipo vivió varios años de éxitos, codeándose siempre con los mejores de la categoría, aunque sin llegar a dar ese salto a Plata que les permitiera asentarse definitivamente como el gran referente provincial. Ante eso reaccionó el Cordobasket, que en el verano de 2016 anunció su ingreso en la categoría senior para la próxima temporada con un proyecto sustentado en la cantera. El mismo propició el cambio de multitud de jugadores de un equipo a otro, así como del propio entrenador, que entonces era Rafa Sanz. Al tiempo que la entidad presidida por Ángel Lopera se inscribía en EBA, el proyecto del Bball se iba diluyendo hasta acabar en Primera Nacional.

Por tanto, el entonces Yosiquesé tomó el relevo e igualmente completó varias campañas consecutivas quedándose al borde del ascenso. Sin embargo, la ilusión y la planificación económica fueron cayendo con el paso de las temporadas, hasta que la 2018-19, ya bajo la denominación de Muser Autor Basket, culminó con la lucha por la salvación y la posterior renuncia a EBA y desaparición del equipo. El club volvió de nuevo a centrarse en categorías inferiores.

Y desde entonces cordobés anda huérfana de un representante en dicha categoría. Y lo cierto es que la situación no ha sido mucho más exitosa para las categorías femeninas, donde la ciudad ha vivido durante los últimos años bajo el binomio dominador del Maristas y el Adeba, los dos clubes con mayor tradición en el baloncesto femenino cordobés, aunque ninguno con la fortuna decisiva de ascender a Liga Femenina 2, pese a que los intentos han sido continuos. Y una pequeña revolución llegará en la siguiente campaña, donde dichos clubes han decidido unir sus equipos senior en favor de crear un plantel referente para alcanzar el crecimiento que se escapaba cuando cada uno libraba la lucha por su cuenta. Así ha nacido el Córdoba Baloncesto Femenino, tras el acuerdo por parte de ambas directivas, y que comenzará compitiendo en la N1 Liga Nacional, debido a los problemas económicos generados por la crisis del Covid-19, aunque el propósito ineludible es conseguir la promoción a la categoría de plata lo antes posible. Para ello ya han dado el primer paso confirmando al entrenador, que será Miguel Ángel Luque, así como a la base Ana Rodríguez, primera pieza del proyecto.

Finalmente, la provincia sí que parece que recuperará también el estatus en EBA. No obstante, en esta ocasión el mejor baloncesto que se pueda ver en Córdoba estará lejos de Vista Alegre. En este sentido, el CP Peñarroya es el que ha dado el paso adelante anunciando su preinscripción a dicha categoría. Después de ser uno de los más destacados en la N1, el club del Valle del Guadiato aspira a dicha promoción administrativa de cara a la 2020-21 tras perder la oportunidad del play off por la pandemia, y en busca de crear un proyecto que no haría más que subir el nivel hasta ahora presente en la provincia.

Etiquetas
stats