La reivindicación de Xisco y el Córdoba de los récords

Xisco celebra su primer gol con la grada. FOTO: MADERO CUBERO
El último doblete del delantero balear refuerza el brillo de su estrella en un equipo que exprime el talento colectivo

Lleva tres goles, pero podría llevar diez. Xisco Jiménez, delantero blanquiverde, parece haber encontrado el camino que siempre tuvo en mente, el del gol. El ariete de Santa Ponsa, sin duda el delantero que mayores expectativas ha creado en el Córdoba en los últimos años, por sus características, experiencia y olfato goleador, andaba algo preocupado. El domingo, sin embargo, disipó buena parte de esas dudas. Dos goles ante el Girona le sirvieron de medicina.

Su inquietud no llegaba a notársele en las sesiones de entrenamientos, en las que, sin apenas hacer ruido, seguía marcando, pero sí en los partidos. En alguna ocasión se le llegó a advertir cabizbajo en El Arcángel, a sabiendas de lo que se espera de él y a tenor de su desacierto. Enumeradas las ocasiones manifiestas de gol con las que ha contado, de haberlas hecho efectivas, su saldo sería superior al de Stefan (Sporting, con 8 goles anotados) o Fofo (Ponferradina, con 5). La coyuntura no había sido favorable hasta la fecha. La cosa está cambiando.

A nivel profesional, este mallorquín que abiertamente ha manifestado su intención de acabar su vida deportiva cerca de su querencia, su tierra natal, va camino de convertirse en uno de los hombres más importantes en la temporada del club cordobés. La responsabilidad del gol, asumida por el delantero, se presenta como un aliciente extra para la motivación de un nueve ambicioso y comprometido. Xisco es el hombre, es el tanque que necesitaba este Córdoba en una guerra donde el que no dispara no da en la diana.

Con su doblete ante el Girona, Xisco vivió una de sus tardes más felices desde que se enfundó la camiseta blanquiverde allá por el mercado invernal de la pasada campaña. Entonces destacó por sus goles, pero no le acompañó el éxito del grupo. Con Esnáider de entrenador, el Córdoba vivió una etapa de declive. Ahora, sus alegrías se multiplican por dos. A la satisfacción personal que le ha supuesto marcar, Xisco une la reconfortante sensación de ser parte de un excepcional inicio de temporada del Córdoba. En sólo siete jornadas, el equipo de El Arcángel ha apuntado varios récords en su expediente.

El primero fue romper el maleficio de los arranques sin victoria. Llevaba 38 años sin hacerlo en Segunda. Lo logró al derrotar por 1-0, en casa, a la Sociedad Deportiva Ponferradina. Le costó -marcó el argentino Eial Strahman en el descuento-, pero lo celebró con pasión. Una semana más tarde, el Córdoba asaltó por primera vez el fortín de Riazor. Otro 0-1, con tanto de López Silva. El botín de puntos obtenidos, 14 de 21 posibles en las siete jornadas disputadas, han permitido al Córdoba ocupar puesto de ascenso en la clasificación. Es segundo, por detrás del líder Recreativo de Huelva. La última vez que el equipo estuvo en posición similar fue hace ya 13 años, en la Liga 2000-01, en la jornada 14. Todo un puñado de buenos estímulos para perseguir el sueño del ascenso. Con Xisco en forma será más fácil.

Etiquetas
stats