Un reestreno abierto a variaciones

Caballero escapa de la presión de compañeros en un entrenamiento. | ÁLEX GALLEGOS

Incesante es el trabajo sobre el césped. Tanto como acelerado es el ritmo en el inicio de este 2017. El balón rueda y rueda, también en el plano competitivo. El miércoles lo hizo con el choque de ida de los octavos de final de la Copa del Rey, torneo que está aparcado ya para encarar el segundo duelo del año para el Córdoba. En esta ocasión el conjunto blanquiverde afronta su vuelta al campeonato de Liga ante el Rayo, que visita El Arcángel el sábado (20:00). Se trata de un reestreno, dado que es el primer encuentro de Segunda A tras dejar atrás 2016. Para éste Carrión atiende de nuevo a la libreta, ya que maneja varias opciones para realizar cambios en el once respecto del que presentara días atrás en Santo Domingo. Las posibilidades en ese sentido son mayores para el preparador catalán después de las reincorporaciones de Bijimine y de Bergdich. Incluso, la problemática en defensa en cuanto a número de efectivos puede desaparecer por completo si Héctor Rodas logra estar disponible. Las sensaciones antes del último entrenamiento antes del choque con los vallecanos eran positivas.

Más allá de esas novedades, las permutas en la alineación están aseguradas de cara al duelo con el Rayo tal y como desvelara Carrión el jueves. “Tenía una idea durante la semana de lo que quería hacer, pero viendo el partido de Copa pienso otras cosas y no lo tengo muy claro. Sí que cambiará gente”, expuso el barcelonés en la rueda de prensa previa al primer encuentro liguero del año. La primera de las líneas en las que se plantean posibles cambios es la defensiva. Después de tener que recomponerla de manera circunstancial ante el Alcorcón, el técnico probablemente la reformará casi en su totalidad para el choque del sábado. Al once apunta Bijimine, que regresó a las prácticas del cuadro califal en buen estado físico tras su fallido compromiso con la selección de Congo de cara a la Copa África -su descarte no se debió a molestias sino a una causa burocrática-.

La vuelta del franco congoleño supone un alivio para el técnico, que podría variar casi toda la zaga. En el lateral derecho continuará Antoñito, salvo sorpresa, en el eje central todo hace indicar que entre Bijimine y en el lateral izquierdo se postula Cisma. La mayor duda estará entonces en conocer quién hará pareja con el internacional. En ese sentido, todo depende de la recuperación de Héctor Rodas. Carrión se mostró el jueves optimista con la mejoría del valenciano, que entrenó con el grupo. Eso sí, avisó de la necesidad de aguardar a la sesión de este viernes para saber si definitivamente podrá ser de la partida o no. En caso de que el zaguero no estuviera, su lugar podría ser con toda probabilidad para Caro. El sevillano demostró de nuevo en Alcorcón que está preparado para actuar como central tanto como por el flanco derecho en la línea de retaguardia.

El resto de incógnitas se abren en la medular y la zona de tres cuartos, toda vez que en la delantera se prevé el retorno al once de Rodri. La configuración del centro del campo se corresponderá con el plan que haya elaborado el técnico. En caso de optar por una filosofía de contención, Luso acompañará a Edu Ramos. Si busca un juego de mayor control Esteve discutirá a Carlos Caballero para acompañar al malagueño, que hoy por hoy es uno de los indiscutibles de Carrión. Como lo es Borja Domínguez, que muy probablemente volverá a esa parcela entre la mitad del terreno y la media punta en lugar de Alfaro. Para las bandas se postulan Javi Galán y Juli, aunque también podría darse otra composición para dar entrada a Pedro Ríos: ésta sería la posición por detrás de la punta de ataque del alcoyano y la colocación de Borja junto a Edu Ramos. El técnico comenzará a contestar al interrogante con su convocatoria y responderá, como es lógico, con la alineación.

Etiquetas
stats