¿Por qué somos primeros?

Formación blanquiverde en el Córdoba - Nastic en el Arcángel | MADERO CUBERO
Cinco claves del liderato del Córdoba en Segunda | El equipo blanquiverde ocupa en solitario la cima tras once jornadas

Las estadísticas están para enseñarlas. El Córdoba vuelve a ser líder de Segunda División después de más de quince años -y cuarenta si vamos a una jornada posterior a la décima- y el personal anda básicamente enloquecido. El cordobesismo tiene un buen motivo en la mano, más allá de las sensaciones, para pensar en una pelea seria por el ascenso a Primera. El equipo de Oltra se ha transformado en un candidato creíble. En verano, las quinielas se establecen con baremos como la presión histórica -la de los recién descendidos es brutal- y el caché de los fichajes. En noviembre, ya con más de un cuarto de campeonato disputado, salen a relucir otros argumentos. Y uno de ellos fundamental e irrebatible: la clasificación. El Córdoba es primero con más puntos que nadie y tras lograr, en un tiempo récord, una mutación espectacular. ¿Cuáles son las claves de esta resurrección? 

1 | Oltra, el oficio del que se la juega

Viene de pasarlo francamente mal. José Luis Oltra acumuló amargas experiencias en el Mallorca y el Recreativo de Huelva, sus últimos destinos como profesional, y llegó a un Córdoba machacado futbolística y moralmente después de un año aciago en Primera. El técnico valenciano afrontó el desafío de relanzar al equipo blanquiverde con un talante ambicioso y realista. No se le ha escuchado ni una sola palabra triunfalista. No vende humo y ha caído bien entre la afición, que el otro día coreó su nombre. Oltra ha armado un buen bloque con las piezas que han puesto a su disposición sin quejarse. Tras un inicio liguero algo desconcertante en cuanto a resultados -y goles recibidos-, decidió que lo más conveniente era atrasar líneas y cerrar el grifo. Funcionó. Arriba, el Córdoba tiene calidad como para generar ocasiones hasta sin planes. Ha solapado bien las carencias -lo del lateral derecho sigue siendo un asunto pendiente; la organización en mediocampo, también- y ha dado una identidad al Córdoba, que se siente a gusto con él. Es exigente al máximo y conoce el oficio. Es el tercer técnico en número de partidos dirigidos en Segunda y el que más ascensos tiene de los que actualmente ejercen en la categoría. Sabe de qué va esto y se le nota. La diferencia con algunos antecesores -no es preciso señalar- es abismal.

2 | El Arcángel y su valor real

En Primera, el Córdoba sólo ganó un partido en casa en todo el campeonato. El año anterior, el del ascenso, sólo sumó dos tres victorias en su hogar en toda la segunda vuelta. La afluencia de público crecía en proporción inversa a los resultados del equipo, en una inmensa y conmovedora paradoja. Esta temporada, el Córdoba es el mejor equipo local de Segunda División. Ha sumado 15 puntos sobre 18 posibles. Perdió ante el Alcorcón (1-3) en la tercera jornada y ganó todos los demás: Valladolid, Ponferrradina, Bilbao Athletic, Numancia y Nástic. En su última cita firmó un 2-0 que supuso su triunfo más holgado desde aquel día de Reyes ante el Granada en Primera: un 2-0 que fue el único marcador que dio felicidad al cordobesismo en la máxima categoría. Con casi quince mil espectadores de promedio, El Arcángel es el segundo estadio con mayor asistencia de público tras La Romareda de Zaragoza, que rebasa muy ligeramente al recinto de la ribera del Guadalquivir.

3 | La defensa y las leyes del perro viejo

De la retaguardia del curso anterior no queda absolutamente nadie. Sólo Deivid, que actuó en Primera como pivote por delante de la defensa, permanece como vestigio del pasado. El canario, uno de los capitanes, ha jugado todos los partidos hasta el momento y es un fijo. A su lado tiene a Héctor Rodas, un expeditivo zaguero que tuvo una actuación secundaria en el ascenso del Betis a Primera. En las bandas, el lituano Stankevicius -inédito en el Hannover 96 alemán y con 34 años- y Domingo Cisma, que salió con 33 años de un tormentoso Elche para unirse a la causa blanquiverde después de nueve cursos seguidos en Primera. Y en la puerta, Razak. Al meta ghanés lo despidió el Córdoba tras el ascenso y lo volvió a fichar tras un paso por el Mirandés. Una línea de contención compuesta con piezas de procedencia variopinta, con la veteranía como factor común. Las dudas se disiparon en cuanto los componentes de la defensa lograron cohesión y se vieron menos expuestos por el sistema. El Córdoba no ha encajado gol en seis de sus once partidos.

4 | Un vestuario desintoxicado

Testigos directos del día a día del vestuario del Córdoba en la pasada temporada definen la experiencia con calificativos impublicables. El grupo se ha humanizado con la llegada de futbolistas más alejados del divismo y con buena ética de trabajo. Xisco, Luso, Deivid y Caballero ejercen como capitanes de la plantilla con el beneplácito de sus compañeros. Todos ellos han vivido historias de superación y momentos complicados dentro del equipo en los últimos años, por lo que tienen el respeto del resto. Los buenos resultados en la Liga, evidentemente, ayudan de una manera crucial a que la camaradería se propague dentro de un plantel corto de efectivos, lo que ha ayudado a convertir las citaciones en un episodio poco dramático. No hay futbolistas apartados ni descartes sistemáticos. Todos los jugadores han intervenido en algún momento durante el primer tramo de once partidos.

5 | Florin... y algunos más

Es el ídolo del cordobesismo. Lleva cinco goles en nueve partidos disputados y su nombre centellea subrayado en las agendas de otros clubes. Así funciona el negocio. Florin Andone, a sus 22 años, está prolongando un año muy especial para él. Dentro del desastre de Primera fue el gran descubrimiento y uno de los pocos indultados por la afición, que reconoció su entrega en medio del caótico curso. En el actual, en Segunda, es el mejor goleador del equipo, uno de los mejores de la Liga, ha sido internacional absoluto con su país -Rumanía se ha clasificado para la próxima Euro de Francia 2016- y su trascendencia en el equipo de Oltra es absoluta. Es el primer defensor y el argumento ofensivo más eficaz. Tiene contrato en vigor hasta 2017 y no sería nada extraño que empezaran a escucharse ofertas por él en fechas próximas. Con esa circunstancia tendrá que lidiar el Córdoba, que disfruta de un futbolista revalorizado y referente para el cordobesismo. Entre los recién llegados hay dos jugadores que han causado impacto: Sasa Markovic y Pedro Ríos. El serbio, firmado del Partizán hasta 2017, se ha revelado como un pivote con buena colocación, criterio y notable disparo. Ha jugado todos los minutos posibles. El jerezano ha aportado experiencia y un vigor físico impropio de su edad -33 años- para hacerse dueño del extremo derecho e intervenir, como autor o colaborador directo, en un alto porcentaje de los goles blanquiverdes.

Etiquetas
stats