Pásala otra vez, Medina

Medina, en un partido con el Bball | MADERO CUBERO
El base del Bball Córdoba establece un récord de 16 asistencias en el partido ante el Cazorla | El portuense, con 38 de valoración, ha sido MVP de la jornada en el Grupo D de la EBA

Sus compañeros le miraban con los ojos de los niños que esperan caramelos en la cabalgata de Reyes. A José Antonio Medina Aldana (Puerto de Santa María, 1993) le salía todo en el pabellón de Cazorla, donde el Bball Córdoba se benefició de un estado de gracia que se reflejó en casi todas las facetas del juego. El base atravesó uno de esos periodos de inspiración plena que llevan a los jugadores a otra dimensión. Su equipo agarró su segunda victoria del curso en tres partidos –un inapelable 78-102 ante los jiennenses– y Medina firmó un récord de 16 asistencias, el tope de la temporada en la categoría. Lo de repartir pases de canasta no es algo que resulte ajeno a un jugador que en la jornada anterior, ante el Novaschool, hizo diez. Sólo faltó en la jornada inaugural, en Andújar, en un choque del que le apartó una gastroenteritis. Su equipo perdió entonces. Ahora, con él como estandarte –y desde el pasado fin de semana, además, con el fichaje del pívot guineano Cheick Sekou–, el Bball mira el horizonte con otros ojos. Rafa Sanz tiene a una de sus referencias en este versátil director de juego, que ha terminado la jornada como MVP del grupo de la Liga EBA gracias a una valoración de 38 y una tarjeta de partido espectacular: 15 puntos, 8 rebotes, 16 asistencias y 4 recuperaciones.

“Va mejorando poco a poco. Tuvo algún contratiempo de salud y eso le mantuvo a menor nivel de su potencial real. Es un base anotador, que si mejora en lectura de juego y defensa llegará a la ACB. Va a ser clave que no busque excusas y que entrene con ambición”. Así retrata Rafa Sanz, entrenador del Bball, a un jugador que llegó este verano al club casi por casualidad, después de que estuviese en la órbita de otros clubes con el cartel de haber sido uno de los componentes de la plantilla del CB Morón en el ascenso de los sevillanos a la LEB Plata. Del campeón de la Liga EBA pasó a una entidad en proceso de reformas, con recortes y unas expectativas limitadas.

Este base zurdo de 1'83 tiene 22 años, pero es uno de los veteranos del grupo. Su trayectoria deportiva arrancó en la Gymnástica Portuense y el CB Chipiona, desde donde dio el salto en el año 2009, aún en edad junior, al DKV Jerez de Liga EBA de la mano del recordado  Toa Paterna. Tras un periodo en el filial EBA del Cajasol sevillano fue fichado por el Cáceres Ciudad del Baloncesto, pasando a formar parte de su filial en EBA, el Baños de Montemayor Villa Termal. Tras ser el máximo anotador (13'3 puntos), el técnico del CB Cáceres, Gustavo Aranzana, le hizo debutar en la Adecco Oro. Durante los dos cursos siguientes fue uno de los habituales en el Cáceres en Oro y Plata.

En la temporada pasada vivió la conquista del título con el CB Morón, donde firmó 12 puntos y casi 2 asistencias de promedio en sus 29 partidos. Los jugó todos. Ahora, tras una lesión, el jugador del Puerto trata de reabrir puertas desde el Bball Córdoba, donde le toca el papel de jefe en pista. Sus 26 asistencias en dos encuentros jugados construyen un formidable promedio que le sitúa en lo más alto del ranking de la categoría en esta faceta del juego. En el club cordobés, desde luego, ha marcado un hito estadístico. Repartir 16 asistencias no está al alcance de cualquiera. Por situar el dato, podríamos compararlo con los vigentes récords de pases de canasta en la ACB y en la NBA. Ambos se produjeron en los meses finales de 1990. El catalán Quim Costa firmó 18 asistencias en la jornada 12 de la Liga 90-91 en un partido entre el Valvi Girona y el Puleva Granada (92-71). En el campeonato profesional estadounidense, la marca mayor está en poder de Scott Skiles, que siendo base de los Orlando Magic dio 30 asistencias en un partido disputado ante Denver Nuggets (155-116).

Etiquetas
stats