Paco Gallego: del balonmano a salvar vidas

Paco Gallego, en una jornada en el hospital.

Solidaridad. Esta pandemia de Covid-19 está demostrando que los seres humanos sacan lo mejor que tienen de sí para combatir y ayudar a sus paisanos. Y más cuando uno se fija en el apartado sanitario. Paco Gallego fue jugador profesional de balonmano y ahora su labor está en las urgencias del Hospital de Alta Resolución de Puente Genil y en el Hospital Quirón Salud de Córdoba. Este médico empezó su carrera hace ya veinte años y, hasta la actualidad, su entrega es “casi total” según afirma a CORDÓPOLIS. Una buena persona que incluso no falta a ninguna guardia en el traslado de pacientes críticos con la Asistencia Los Ángeles “siempre siguiendo las necesidades legales”, según explica.

El coronavirus es una enfermedad que acarrea una serie de síntomas. Estos pueden entrar con mayor facilidad a los sanitarios ya que son los que más expuestos están en la actualidad. Por el momento, Paco se encuentra “bien”, pero “a veces me entran síntomas de cefalea y angustia provocados por lo que veo y trato todos los días”. Aunque todos estos riesgos tienen una recompensa moral muy grande. “Es duro y a la vez reconfortante ya que somos los pilares básicos en esta pandemia”, explica un médico que se entrega con todas sus fuerzas en este momento ya que “sé que el mundo sanitario ahora mismo es fundamental y hemos de ser un todo”.

Una retirada en el deporte que significa mucho en tu vida puede ser un momento amargo en la vida de cualquier atleta. De hecho, muchos de estos optan por olvidarse de esa disciplina. Otros, en cambio, se siguen dedicando de alguna manera más extradeportiva. Este es el ejemplo de Paco Gallego. “Estoy muy unido al balonmano ya que sigo como técnico y médico en Córdoba de Balonmano y colaboro con Adesal y Ángel Ximénez si me necesitan”, asevera un hombre que también ha mirado de reojo a las medidas que ya ha adoptado la RFEBM para terminar la competición femenina antes del 30 de junio. “Soy de los que piensan que la temporada no se va a terminar, pero ojalá me equivoque”, explica un Gallego que aconseja realizar una pretemporada en condiciones normales para intentar recuperar algo del ritmo anterior.

Por otro lado, la familia es lo más importante que se puede tener en estos momentos. El médico apunta que “mis hijos siempre me preguntan que a dónde voy, pero menos mal que mi mujer está más acostumbrada a esto”. A veces, ese desconocimiento lo tiene la mayoría de la población en la forma de actuar frente al virus. Gallego pide a los ciudadanos que “cumplan a rajatabla las normas porque son fundamentales para la evolución del Covid-19”. Además reconoce que esta pandemia implicará un “antes y un después” en la vida de la sociedad. Una labor que es imprescindible en nuestra civilización y que demuestra que deporte y sanidad se unen de nuevo para ayudar a superar esta crisis.

Etiquetas
stats