Un nuevo quebradero de cabeza en defensa para Villa

De los Reyes FOTO: ALVARO CARMONA
Con la expulsión de Samuel de los Reyes en Jaén el técnico no cuenta con efectivos en el lateral izquierdo para el partido del próximo domingo ante el Girona

Si un problema tiene que afrontar Villa en el inicio de temporada ése es el número de bajas con que cuenta semana sí y semana también en defensa. La zaga no deja de estar en cuadro para el técnico madrileño, que ahora se queda sin efectivos para el lateral zurdo de cara al próximo encuentro de Liga ante el Girona. La expulsión de Samuel de los Reyes en Jaén es un nuevo contratiempo, difícil de asumir si se tiene en cuenta que el otro hombre que puede ocupar esa demarcación, Raúl Bravo, está en el dique seco. Al preparador blanquiverde le toca ahora analizar la situación y ver cuál es la mejor opción en el duelo con el conjunto catalán. A pesar de tener la esperanza de que Iago Bouzón pueda estar disponible y encontrar ahí una solución, es difícil que el central pueda llegar. Así las cosas, es probable que se vea el debut en Segunda de Dani Espejo.

El posible estreno del canterano en competición oficial con el primer equipo es una opción mucho más que factible, quizá la única posible. Aunque todo va a depender de si el club presenta recurso para la segunda amarilla que vio Samuel de los Reyes en La Victoria y en caso de que así fuera que se retirara dicha amonestación. No en vano, el sevillano entiende que la expulsión fue injusta y espera que la entidad blanquiverde intente que pueda ser de la partida para el partido ante el Girona. "Creo que no lo toco y el línea debería de haber estado un poco más cerca, pero ya se tomarán las medidas necesarias para hacer lo que sea", indicaba el lateral después del duelo con el Real Jaén.

Lo cierto es que, a día de hoy, Villa tiene un nuevo quebradero de cabeza para su línea de retaguardia, en la que ya tenía bastantes problemas como consecuencia de las lesiones de Raúl Bravo e Iago Bouzón. Precisamente el regreso del central gallego es la esperanza que mantiene el técnico para solventar la situación. Que llegue y haga las veces de lateral izquierdo es una opción, pero que difícilmente se pueda dar, pues tampoco es cuestión de apretar y que pueda haber un empeoramiento en su estado físico. Así las cosas, lo único que tiene claro el entrenador del Córdoba es que juegue quien juegue en esa posición lo hará con toda la confianza para superar la adversidad.

"Saldremos con 11 y competiremos con el Girona todo lo fuerte que podamos", arguyó no sin valorar el trabajo en defensa del equipo a pesar de tanto problema. En este sentido, ensalzó el papel de los hermanos Cruz, que respondieron a su nuevo desafío en Segunda con una seguridad notable. "Hoy otra vez hemos tenido que jugar con dos chicos del filial, del año pasado, que estaban en Tercera, han vuelto a responder muy bien y el equipo a nivel defensivo ha sido muy fiable", expuso en la sala de prensa de La Victoria un Pablo Villa que sabe poner, en todo momento, buena cara al mal tiempo.

Etiquetas
stats