Entre el notable atrás y el suficiente arriba

.

Se acabaron los experimentos y las pruebas. El Córdoba CF encara, desde marzo, su primera semana de entrenamientos con partido oficial el fin de semana. De este modo, Juan Sabas debutará después de una larga pretemporada que deja sensaciones más positivas que negativas, aunque, como todos los partidos no oficiales antes de un nuevo curso, queda un amplio margen de mejora para el debut liguero. Es más, y aunque se deba incidir más en las sensaciones que en los propios resultados, el Córdoba ha ganado cuatro partidos, ha empatado dos y ha perdido otros tantos, entre los cuales ha convertido nueve goles y ha encajado seis, en un periodo donde han tenido mucha cabida los jugadores del filial.

En la defensa, en cualquier caso, se ha reforzado una parcela que el año pasado, a pesar de la cantidad, tenía poca consistencia. Víctor Ruiz, Fernando Román y Ángel Moreno se acabaron marchando en el mercado de invierno y la única nota positiva en el centro de la zaga fue el panameño Fidel Escobar, que partió en verano rumbo al Alcorcón. La retirada de Raúl Cámara y la salida de Chus Herrero dejaban a Iván Robles -que salió hace escasos días-, Jesús Álvaro, Xavi Molina y Djetei como únicos defensores, algo para lo que llegaron Bernardo Cruz, Farrando y los laterales Espeso y Álex Robles. Así, las incorporaciones en la retaguardia han dado una seguridad que se tambaleaba por momentos en la 2019-20 y, tras lo visto hasta ahora, todos los mencionados han conseguido dar sensación de seguridad a falta de que se atisbe su compenetración con partidos oficiales de por medio.

Eso sí, la cuestión cambia en cierto sentido en el lado contrario de la cancha. En efecto, esta temporada, dadas las circunstancias, la importancia de los mediapuntas y los hombres de banda será de gran peso en el apartado goleador. El olfato ofensivo será tarea de todos, al menos tras lo efectuado hasta el momento. Ahí, Alain Oyarzun y Samu Delgado se han sumado a jugadores como De las Cuevas o Javi Flores, con el fin de dotar de aún más calidad la zona de tres cuartos de campo. En una demarcación reforzada en número y calidad, será también una oportunidad para que hombres como Thierry Moutinho o Carlos Valverde den un paso adelante; sobre todo, en el caso del ex del Mallorca, que fue irregular a causa de las lesiones.

Por su parte, el extremeño ya tuvo actuaciones destacadas en el tramo final de la 2019-20, con un doblete incluido ante el Yeclano, y su experiencia le otorgará un grado de importancia con el que ya llegó en el invierno de este 2020. Esta parcela del campo ha tenido un peso goleador mayúsculo en pretemporada, pues hasta cinco jugadores han anotado (Julio Iglesias, De las Cuevas -ambos con dos goles-, Samu Delgado, Luismi Redondo y el propio Valverde), algo que será la tónica habitual en caso de que los atacantes no estén enchufados.

En cuanto a la delantera, Piovaccari ha sido, con tres tantos, el máximo goleador de la pretemporada, aunque no termina de brillar del todo. Aún así, la continuidad de Willy, las llegadas de Alberto Salido y el mencionado Oyarzun, así como la irrupción de Luismi Redondo, podrían potenciar su rendimiento, que ha sido alto cuando jugaba junto a otro perfil de ariete. En sus campañas como cordobesista, Rodri, Andrés Martín o Alfaro le dieron esa libertad para llevar el protagonismo del gol. De hecho, su segunda mejor campaña como anotador -marcó 23 en la temporada 2010-11 en la Serie B italiana con el Cittadella, jugando junto a otro delantero-, la 2018-19, anotó 12 dianas en Segunda División, formando una sociedad casi indivisible con Martín. Es más, las cuatro asistencias en liga del de Aguadulce fueron para el italiano, sumando además seis tantos para su cuenta. En el caso del pacense, su papel hasta la fecha ha sido de delantero voluntarioso, vital en la presión más allá de tres cuartos de campo pero sin acierto, incluso con un gol anulado en Puente Genil.

Etiquetas
Publicado el
13 de octubre de 2020 - 16:11 h
stats