Otros músicos y la misma melodía

.

No gana ni a los de su Liga ni a los de la otra. Todos son vecinos del mismo campeonato y cada fin de semana llega otra oportunidad. Cualquiera gana a cualquiera en cualquier lugar. Eso es la Segunda División. El Córdoba, para su desgracia, se está convirtiendo en la excepción a la regla. Lleva toda la temporada sin vencer lejos de El Arcángel y las oportunidades pasan de largo como trenes que le dejan en el andén, haciendo pucheros y con la cara tiznada por el humo. En Santo Domingo -donde había puntuado en sus últimas cinco comparecencias y vencido en las dos más recientes- no pudo cazar nada frente a un Alcorcón que llevaba casi dos meses sin vencer. Había logrado la escuadra de Cristóbal Parralo dos puntos en siete partidos y esta tarde logró tres en media parte frente a los blanquiverdes, que malgastaron la ventaja que les dio Andrés Martín en un segundo tiempo tristón y sin pulso. La gravedad de la situación obliga al Córdoba a estar casi perfecto a la hora de defender lo que sea que pueda tener. Una victoria momentánea, un empatito... No suele adelantarse ante nadie, así que lo de conservar ventajas no es algo a lo que esté acostumbrado. Se volvió a notar. Su segundo tiempo fue impropio de un equipo que se juega lo que se está jugando éste. Se quedó a verlas venir y se le vino el mundo encima.

Con dos puntas, Piovaccari y Andrés, se plantó el Córdoba en Santo Domingo. Asumiendo el riesgo que requiere su estado de necesidad. Curro Torres removió el once en la búsqueda del idilio roto con la victoria como visitante. Desde mayo del año pasado no se echaba el conjunto blanquiverde un triunfo en la boca. Demasiado tiempo. Y el reloj continúa corriendo en su contra. El retorno de Fernández en la derecha resultó un movimiento natural; lo del ala izquierda sorprendió más: actuaron Luismi Quezada y Javi Galán, con el hispano dominicano más adelantado. Los blanquiverdes se afanaron en no perder la colocación, cumpliendo sus roles con abnegada dedicación y sin dejar volar demasiado la imaginación. En bloque, con apoyos y paciencia. Les quedó un desempeño correcto. Y eso, ante un Alcorcón con pocas luces, les sirvió.

A los siete minutos, un aparatoso derribo a Piovaccari en el borde del área derivó en una falta que supuso el primer disparo del Córdoba. El tiro lo efectuó Quezada y el balón se fue ligeramente alto. El Alcorcón se empleaba con la seguridad que da el estar fuera de peligro y metido en la pelea por los play offs de ascenso a Primera... tras encadenar siete jornadas sin ganar y hacer un 2 de 21. Esto es la Segunda División, en la que uno puede moverse por una inmensa zona media siempre que pueda subsistir con sus ahorros. Lo malo para el Córdoba es que no tiene nada guardado y está, deportivamente, en números rojos.

Hubo mucha briega y poca combinación. En el centro del campo todos andaban sin miramientos para tirar al césped al adversario y el festival de patadas y agarrones era permanente. El partido respondía a las pobres expectativas de calidad que se les suponen a dos conjuntos en crisis de resultados, uno mucho más que otro. El más agobiado insistió más, siempre a su modo. Atropelladamente, con las vísceras por delante. Luismi Quezada buscó el protagonismo por su banda y se mostró en ataque con algún centro y tiro lejano. El Alcorcón iba con menos osadía, pero se encontró con una ocasión excepcional en el minuto 35. Un centro de Nono salió rechazado por Juan Muñoz y el balón cayó a los pies de Marco Sangalli a tres metros de la línea de gol. Su zapatazo lo rechazó un providencial Carlos Abad.

Al Cordoba le llegó la hora de sonreír después de una acción embarullada en la que no se rindió. Un centro desde la izquierda le llegó a Piovaccari, que pudo tocar con el tacón para dejarla muerta en el área. Allí estaban tres jugadores del Alcorcón y uno del Córdoba, el joven Andrés Martín, que fue el que se la llevó a trompicones para terminar armando un disparo de zurda que se coló junto al palo de la portería de Dani Jiménez. Los de Torres se fueron al descanso con ventaja en el marcador, una situación tan desacostumbrada para ellos como para el anfitrión.

El Córdoba salió avisando a los tres minutos con un cabezazo muy desviado de Andrés Martín, pero fue el Alcorcón el que sacó provecho de su mayor insistencia en el primer tramo de la segunda mitad. Juan Muñoz, en un disparo complicado a la media vuelta, firmó el empate y sembró el desconcierto en las filas cordobesistas. Los alfareros se crecieron y el delantero sevillano tuvo en sus botas el segundo en el minuto 68, pero su forzado remate en carrera en boca de gol terminó saliendo muy desviado.

Víctor Casadesús puso la rúbrica a la remontada que buscaba el Alcorcón y que el Córdoba trataba de evitar agapazado atrás. El ariete remató tal y como le venía un balón centrado desde la derecha por Borja Fernández adelantándose a la marca de Fernández. Nada más sacar de centro, el Córdoba encontró una ocasión formidable en los pies de Jaime Romero, pero el duro trallazo del extremo de Valdeganga lo despejó Dani Jiménez.

El técnico local, el cordobés de Priego Cristóbal Parralo, introdujo al central excordobesista Héctor Rodas por un punta, Víctor Casadesús, para amarrar. Curro Torres respondió sacando del campo a De las Cuevas para dar un sitio, tras varios meses sin competir, al montoreño Javi Lara por si caía, del cielo o de donde fuera, una acción a balón parado. No ocurrió nada. Todo acabó con una última jugada en el área del Alcorcón, con un arreón efectista que no reportó beneficios. Solo una nueva dosis de frustración para un equipo que no gana un partido de Liga lejos de su hogar desde el mes de mayo del año pasado.

FICHA TÉCNICA

ALCORCÓN, 2: Dani Jiménez, Felipe (Carlos Galán, 56'), Burgos, David Fernández, Bellvís, Eddy Silvestre, Toribio, Sangalli, Nono, Víctor Casadesús (Héctor Rodas, 84') y Juan Muñoz (Fran Sandaza, 72').

CÓRDOBA, 1: Carlos Abad, Fernández, Jesús Valentín, Luis Muñoz, Javi Galán, Luismi Quezada (Jaime Romero, 76'), Álex Vallejo, Quim Araujo (Blati Touré, 69'), De las Cuevas (Javi Lara, 85'), Andrés y Piovaccari.

ÁRBITRO: Ocón Arráiz (Comité Riojano). Amonestó con tarjeta amarilla al local Eddy Silvestre y a los visitantes Luismi Quezada, De las Cuevas y Javi Galán.

GOLES: 0-1 (39') Andrés. 1-1 (60') Juan Muñoz.

2-1 (78') Víctor Casadesús.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la vigésimo tercera jornada del campeonato nacional de Liga 1/2/3, disputado en el estadio de Santo Domingo ante 3.500 espectadores, con presencia de cordobesistas en la grada.

Etiquetas
stats