Miguel Espinosa y Raquel Hernández triunfan en la fiesta de la San Silvestre

XXXVI San Silvestre Cordobesa | ÁLEX GALLEGOS

La fiesta de este 31 de diciembre, como marca la tradición, se adelanta en Córdoba. Es la costumbre, que el Parque Figueroa vibre horas antes de tomar las uvas al trote de centenares de atletas. Porque este barrio acoge un año sí y al siguiente también desde hace 36 la que es última cita del Circuito Cordobés de Carreras Populares. No es otra ésta que la San Silvestre Cordobesa, que este lunes se desarrollara, como es habitual, con un ambiente inmejorable. En cuanto a la competición, Miguel Espinosa revalida la victoria que lograra en 2017. También resulta triunfadora en esta ocasión Raquel Hernández, la mejor en la general femenina. Los dos corredores forman parte del Trotasierra, club que domina justo antes de dar la bienvenida a 2019.

Fue a las 16:30 cuando comenzó la principal prueba de la San Silvestre, que contó con un recorrido de 10.000 metros. El mismo tuvo su punto de partida en la avenida del Mediterráneo, desde donde partieron antes los más jóvenes en las carreras de las categorías inferiores. Después de ellos tomaron el asfalto definitivamente los atletas inscritos en la competición reina, en la que hubo no pocos disfraces. Personajes de películas como Los Increíbles o de series animadas varias, como Los Pitufos, así como otra gran gama de atuendos dieron más vida si cabe a un evento que siempre es una auténtica fiesta. Algo en lo que también participan los numerosos aficionados que se reúnen a lo largo de la distancia a completar para animar.

Sobre la competición en sí, en efecto fue Miguel Espinosa quien subió al primer cajón del podio. El atleta del Trotasierra reeditó el triunfo que obtuvo en la anterior edición al cruzar la línea de meta con un tiempo de 32:06. Tras él concluyó Antonio Burgos, del Maratón Marchena, que detuvo el reloj en 32:20. Juan Carlos Romero, también del Trotasierra, acabó en tercer lugar con una marca de 33:06. Precisamente el club de Hornachuelos fue el gran dominador de la carrera, toda vez que acumuló hasta cinco de los seis primeros puestos entre las generales masculina y femenina.

Porque el otro podio, el de féminas, lo completaron tres corredoras del Trotasierra. El primero de todos lo ocupó la veterana Raquel Hernández, que tomó el testigo de Marta Polo. Esta última fue quien se hizo con la victoria en 2017. La ganadora lo fue con un crono de 39:28, con más de un minuto de ventaja sobre la segunda clasificada. Sus pasos los siguió, en la plaza de la Marina Española en que terminaba el circuito de la San Silvestre, Marisol Gómez. Finalizó con un registro de 40:45, mientras que Virtudes Corpas lo hizo con otro de 41:38 para llegar a la tercera plaza.

Etiquetas
stats