Josan, los días de un técnico en cuarentena

Josan González, en un entrenamiento del Córdoba Patrimonio de la Humanidad | ÁLEX GALLEGOS

La suya es una situación extraordinaria. En esta ocasión no significa que sea positiva. Tampoco que sea negativa. Simplemente, atraviesa una etapa desconocida. Al igual que le ocurre al resto de personas en España, con las excepciones conocidas, vive en confinamiento en su casa. Para él esta circunstancia es más extraña si cabe, ya que le supone aguardar un debut que quizá no se produzca hasta… quién sabe cuándo. Tal es la realidad actual de Josan González, entrenador del Córdoba Patrimonio de la Humanidad, que dedica los días durante la emergencia sanitaria por Covid-19 a crecer en todos los sentidos. Por supuesto, sin perder de vista la preparación de un equipo al que apenas tuviera ocasión de dirigir en la pista en algunos entrenamientos.

El preparador de Puente Genil llegó al banquillo del conjunto blanquiverde la semana en que el Gobierno decidió declarar el estado de alarma por la pandemia de Covid-19. Lo hizo tras la destitución fulminante de Miguel Ángel Martínez Maca y sin opción por las circunstancias de estrenarse siquiera en un partido de Primera. Ahora, continúa en su casa “tranquilo y respetando al máximo las normas impuestas por el Gobierno a la vez que preocupado por el devenir de la enfermedad”. “Y con muchas ganas de que podamos volver a abrazarnos”, expuso recientemente en una entrevista publicada por la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS).

Caprichoso, el destino quiso que Josan González no pudiera iniciar la aventura de la permanencia que le fue encomendada desde Vista Alegre. La salvación parece cada día más factible dada la pretensión de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) de dar por finalizada la temporada. Cabe recordar que el Córdoba Patrimonio de la Humanidad está fuera de una zona de descenso que, además, va a quedar casi con seguridad sin efecto. Pero, ¿cómo lleva el día a día el técnico? “Personalmente no me quise marcar ninguna rutina del día a día. Creo que para mí sería mucho más pesado de esa manera, pero obviamente sin parar de trabajar”, expresó. “Junto con mi asistente externo y otros ayudantes estamos plasmando lo que queremos que sea el modelo de juego del Córdoba la próxima temporada”, añadió.

Así es, pese a la situación Josan González no deja de pensar ya en el futuro próximo al frente del cuadro califal. Aunque también dedica tiempo a otros menesteres, a veces relacionados con el fútbol sala y otras no tanto. “Tenemos multitud de formaciones a diario, especialmente de Futsalmafer, que está haciendo un trabajo increíble danto voz a muchos entrenadores que tienen una gran capacidad para transmitir sus conocimientos”, indicó. Precisamente él está llamado a intervenir en charlas de este tipo, muy frecuentes ya en las distintas disciplinas deportivas. Es una de las muchas alternativas que ofrecen federaciones y clubes durante el encierro por el Covid-19.

“No todo es fútbol sala. Paso mucho tiempo hablando con amigos, familiares, mi pareja, que nos ha tocado pasar el confinamiento separados, me pongo al día con series, inglés, lectura… y así van pasando los días”, prosiguió con su relato. Pero el fútbol sala y sus obligaciones como técnico del Córdoba Patrimonio de la Humanidad siguen ahí para el pontano, y no las pierde de vista. “Tenemos un grupo de trabajo fenomenal. Entre Iñaki (preparador físico) y Koeman (readaptador) se reparten el trabajo para mandar a casa a los chicos (jugadores) y se encargan de crear las reuniones en la ya famosa aplicación Zoom. Una vez a la semana nos organizamos para vernos las caras y que nos cuenten un poco cómo llevan la cuarentena y sobre todo que no decaiga la ilusión y el entusiasmo por la vuelta a la competición”, narró.

Etiquetas
stats