Pocos interrogantes para el primer once de 2018

Fernández, presionado por Víctor Mena en un entrenamiento | ÁLEX GALLEGOS

El dibujo está claro. Al menos sobre el papel, nada debe cambiar en lo que se refiere al esquema. Mucho menos después de que las positivas sensaciones ante el Almería tuvieran confirmación con un triunfo. El que obtuviera el Córdoba ante el Reus, duelo que cerrara además con una goleada que es, visto el ánimo de la plantilla, bálsamo puro todavía semanas después. Dadas las circunstancias, poco probable parece que haya permuta alguna en el equipo. Ya se sabe: lo que funciona, no se toca. Cuestión distinta es que Jorge Romero se viera obligado a modificar, de manera mínima, el que va a ser su primer once de 2018. Sin embargo, esa posibilidad tampoco parece que vaya a darse. La intención de Fernández, desde luego, es ésa.

Tras el parón navideño, y con mucha atención puesta en los despachos, tanto por el proceso de compraventa del club como por el mercado invernal, el Córdoba retoma la competición el sábado. Lo hace con un partido difícil, en el feudo de un Sporting de Gijón que trata de reenganchar su vagón al convoy del play off. Para ese encuentro, el técnico califal apenas cuenta con tres dudas. Sabe que no va a tener a su disposición a Stefanovic, que retorna a la ciudad el viernes, ni a Noblejas, lesionado. Y al tiempo aguarda para confirmar la recuperación de Fernández, Pinillos y Josema. De los tres, sólo el primero aparenta tener opciones de entrar en la alineación si forma parte de la convocatoria del entrenador.

Por tanto, son los laterales donde se mantienen las incógnitas del primer once del año. Sobre todo en el derecho, donde Loureiro está preparado para cualquier situación. El puesto es, de forma indiscutible, para Fernández, quien despidiera 2017 con molestias en los isquiotibiales. Unos problemas físicos con los que jugara los dos últimos duelos antes de las vacaciones y que supusieran su retirada del choque con el Reus. En los últimos días, tras otros de trabajo específico, se ejercita en la Ciudad Deportiva. Pero no está todo dicho. El canterano avanza en su recuperación y apunta a la citación para el partido en tierras asturianas. Con todo, toca esperar. Porque también puede existir la idea de no forzar la máquina, como suele decirse.

Así, la pregunta principal es si Fernández continúa en el flanco diestro de la defensa o bien Loureiro ha de cubrir su plaza. Ésta es la única opción de cambio en la alineación del Córdoba respecto del encuentro ante el Reus. No en vano, aunque Pinillos logre estar a punto para el partido es probable que Jorge Romero mantenga en la banda izquierda a Javi Galán. El riojano también anda casi plenamente recuperado de sus problemas físicos, pero lo cierto es que el pacense tiene un hueco ganado después de sus dos últimas presencias en el once como carrilero -no tanto como lateral-. Aun así, es al técnico a quien corresponde decidir.

Diferente es la realidad de Josema, quien además de bregar con sus molestias anda fuera de juego en las más recientes jornadas. Caro y João Afonso son hoy por hoy los centrales titulares para el joven técnico blanquiverde. Un planteamiento que resulta difícil de cambiar. Más allá de la zaga, la única duda que pudiera haber es la de si el preparador decide apostar de nuevo por un centro del campo en forma de rombo pero con protagonismo por los flancos con Edu Ramos, Caballero, Javi Lara, Aguza y el serbio Jovanovic o si prefiere variar. Todo apunta a que va a repetir esquema y, por tanto, alineación. En este sentido, el último de los jugadores tiene menos sesiones de entrenamiento a sus espaldas que los demás futbolistas de la plantilla, pero son las suficientes para ser de la partida.

Etiquetas
stats