Infinity resuelve las deudas ante la AFE

Dirigentes del Córdoba en El Arcángel | ÁLEX GALLEGOS

Resuelto el problema. O al menos, está asegurada la solución -quizá este modo de ver sea más exacto-. Sea como fuere, Infinity cierra la puerta a cualquier problema futuro, por pequeño que pudiera ser, en el apartado institucional. Así es después de que el grupo inversor de Baréin decidiera la jornada del martes responder a la reclamación hecha por parte de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) por compromisos de anteriores temporadas. En concreto, son 150.000 euros -con cifra redondeada- los que se demandan por parte del mencionado organismo. El abono de dicha cuantía queda garantizado por parte del órgano rector del Córdoba pese a que en un primer momento existiera idea de realizar alegaciones.

Según adelantó El Día de Córdoba la noche del martes en su edición digital y como ha podido confirmar CORDÓPOLIS, Futbolística Cordobesa (UFC) -sociedad a través de la cual gestiona Infinity la entidad- optó por la vía rápida. La entidad acudió a parte del restante de los algo más de tres millones de euros que depositó allá en diciembre en el Juzgado de lo Mercantil número 1 para la compra de la unidad productiva. La cuantía que permanece en sede judicial es de unos 500.000 euros, de los cuales saldrán las cifras reclamadas por la AFE. Cabe recordar que la deuda está contraída con Domingo Cisma y Bruno Montelongo por sus rescisiones. Cierto es que el abono no se realiza de forma inmediata pues el referido dinero se encuentra bloqueado a la espera de la designación del juez que sustituya a Antonio Fuentes, que dictó el auto de transmisión de los derechos del Córdoba CF SAD.

Lo que hace Infinity es garantizar por medio de documento escrito el pago en cuanto la situación en este último sentido esté resuelta. Para ello han de producirse dos hechos. El primero es el nombramiento de nuevo juez por parte del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). La propuesta del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) fue la de Fernando Caballero, magistrado de la Audiencia Provincial que supervisó el proceso concursal del Córdoba CF SAD entre 2011 y 2012. Después, sea Caballero u otro el encargado por el máximo órgano judicial del país, tiene que darse firmeza a los autos firmados en diciembre por el citado Antonio Fuentes, recusado en febrero. Va a ser entonces cuando el dinero quede desbloqueado.

Con todo, lo realmente importante es que el órgano rector del Córdoba prefiere evitar posibles problemas que entorpezcan la relación con la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y de cara a la inscripción de los derechos del club. Esto último debe de ser resultado de la decisión en torno a la compra de la unidad productiva. Así, UFC -y por ello Infinity- actúa de igual modo que en anteriores ocasiones en que tuviera por delante reclamaciones. A excepción, eso sí, de cuando consideró oportuno realizar alegaciones como ocurrió por ejemplo con las peticiones ante la RFEF de suspensión federativa del Lugo o de Clínica Beiman.

Acerca de la demanda de la AFE, ésta se conoció el martes a través del último informe de rendimiento de cuentas de los administradores judiciales del Córdoba CF SAD. El documento fue el primero desde marzo que remitieron Francisco Estepa y Javier Bernabéu al Juzgado de Instrucción número 5 debido a la pandemia. Dicho texto, entre otros asuntos, recogía que "en relación a deudas contraídas por el club en las dos últimas temporadas (18-19 y 19-20) con antiguo personal deportivo se han interpuesto reclamaciones de cantidad por parte de la Asociación de Futbolistas Españoles por importe total de 149.945 euros". De hecho, se añadió que "por parte de esta administración judicial se está preparando de consuno con los representantes de UFC las correspondientes alegaciones". Horas después Infinity prefirió resolver por la vía rápida.

Etiquetas
stats