Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

La España de Antonio Blanco, subcampeona de Europa

Antonio Blanco, durante la final contra Inglaterra

Jesús Ventura

0

A las puertas de la gloria y más aún viendo lo que pasó en el descuento. La selección española sub 21 llegaba a la gran final del Europeo sub 21 con la ilusión de conseguir levantar un nuevo trofeo continental. De hecho, la competición del combinado nacional fue inmejorable, consiguiendo no registrar ni una sola derrota tanto en la fase de grupos como en la recta final del torneo. Sin embargo, esta vez se medía ante una Inglaterra que venía también con una forma increíble, pero un poco más irregular que el conjunto español. Aun así, los ingleses pronto demostraron de lo que iban a ser capaces.

Durante la primera mitad, el seleccionador Santi Denia volvió a confiar tanto en el montalbeño Antonio Blanco como en Álex Baena para ocupar esa medular que tantas glorias le ha dado en los últimos encuentros, pero era cierto que no se encontraba del todo cómodo. De hecho, eso se transformó en los tiros a puerta donde España no conseguía visitar el área defendida por Trafford con claridad. Por su parte, Inglaterra sí que pudo ver ciertos huecos en la zaga nacional para lograr la ventaja en el marcador, aunque no fue como se esperaba. En el tramo final de los primeros 45 minutos, una falta de Jones tocó en la barrera y se coló en la portería de Tenas.

A partir de aquí solo hubo un equipo sobre el terreno de juego. España dominó y dominó el esférico, siendo mucho más vertical que durante la primera mitad y llegando con cierta facilidad al área inglesa. Sin embargo, el gol no llegaba e Inglaterra tampoco terminaba de golpear al contragolpe. Aun así, no estaba todo perdido, ya que en la prórroga y previa consulta al VAR, el colegiado decretó pena máxima que, finalmente, Abel Ruiz no fue capaz de transformar, estallando el júbilo en el bando rival y desatando las lágrimas en el cuadro dirigido por Santi Denia. Un cordobés se queda a las puertas de la gloria, pero el futuro que tiene por delante es tremendo.

Etiquetas
stats