Lágrimas, abrazos y una despedida

Caio, Prieto y Saura, tres de las bajas del Córdoba Patrimonio, celebrando un gol

Un día para decir adiós. En muchos sentidos. El Córdoba Patrimonio de la Humanidad puso este sábado punto final a su andadura competitiva en Vista Alegre en la 2021-22, tras firmar el empate ante Ribera Navarra que le dejaba ya definitivamente sin opciones matemáticas de seguir peleando por el play off. Los blanquiverdes pelearon este otro objetivo, secundario después de alcanzar la permanencia, que era el principal, y lucharon con todo hasta que no hubo más oportunidad. Y ahora, a falta de un encuentro más fuera de casa, era el momento de las despedidas. Ya desde antes mismo del arranque del choque, la emoción se palpó a flor de piel. El club anunció minutos antes del inicio que ése iba a ser el último como cordobesistas de hasta cinco jugadores, los cuales no continuarán en el equipo la próxima campaña. Son los casos de Prieto, Ricardo, Caio, Saura y Shimizu.

Todos vivieron una contienda especial y en la que la profesionalidad y el desafío se mantuvo hasta el pitido final. Ahí fue cuando llegaron las lágrimas. La plantilla se fundió en un abrazo y Vista Alegre al completo se puso en pie para homenajear a los suyos, con especial énfasis para los que cerraban etapa en la entidad, los cuales, además, fueron protagonistas de un pasillo hecho por sus compañeros.

En este sentido, el aplauso fue merecido para todos, aunque quizá más especial fue para el pívot japonés, que se ha convertido en un ídolo de masas en la ciudad, y ya durante el transcurso del encuentro se pudieron escuchar cánticos pidiéndole que se quedara. No obstante, diversos motivos familiares y personales son la causa de su marcha del equipo. Sin duda, cinco futbolistas que, en mayor o menor intervalo de tiempo, han dejado una profunda huella en el club, al que han llevado a sus topes históricos de rendimiento. Y tocará seguir, por los que se van, por los que se quedan y por todos los que han pasado por el Córdoba Patrimonio en estos años.

Igualmente, fue ya en sala de prensa donde se anunció también la marcha de dos componentes del cuerpo técnico. Josan González expuso que tanto Juanda Belmonte, preparador físico, como Emanuel Santoro, segundo entrenador, finalizaban también su estancia en el club. En el caso del primero, que llegó de la mano del técnico pontano, su labor ha estado en dar mayor profesionalidad en la atención y el cuidado del estado físico de toda la plantilla, al tiempo que el argentino llegó el pasado verano como recomendación de Josan y ha sido una pieza capital en labores técnicas y tácticas para entrar en esa nueva dimensión competitiva.

El preparador blanquiverde se vio notablemente afectado al anunciar dichas bajas, tanto la de los jugadores como las de sus escuderos en el cuerpo técnico, a los que quiso tener presentes en la última comparecencia de la temporada en Vista Alegre. Santoro agradeció “a Josan, a la directiva, a los jugadores, a la afición y a toda la ciudad, por la oportunidad”, reconociéndose como “un enamorado de Córdoba” y subrayando que “nos volveremos a encontrar más adelante”, mientras que Juanda recalcó “la calidad humana” del técnico y agradeció “la oportunidad de poder estar en un club así, en la mejor liga del mundo”, mandando un mensaje a los cordobeses de que “tienen algo muy grande aquí, que lo cuiden”.

Etiquetas
stats