En calma, con un objetivo y también una aspiración

Josan González da instrucciones a sus jugadores

La preocupación deja lugar a la ocupación. Terminada la incertidumbre, el club piensa ya únicamente en la continuidad de su proyecto. El club alcanza la calma después de unos días de duda e intenso trabajo y así el apartado deportivo obtiene definitivamente el protagonismo de estas fechas. Aunque curiosamente la plantilla vive a partir de este viernes una triple jornada de descanso tras un inicio de pretemporada a un gran ritmo. Sea como fuere, el Córdoba Patrimonio de la Humanidad, confirmada su inscripción en Primera de la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS), encara la próxima campaña con la consolidación, más allá de la simple permanencia, como meta. Por cierto, la entidad aguarda ahora la incorporación de sus tres jugadores brasileños, cuya llegada retrasan los trámites burocráticos en su país.

Como es habitual, el conjunto blanquiverde salva todos los obstáculos para seguir con su camino de ilusión y crecimiento. Dichas ideas son las principales para la escuadra califal en este período de preparación pues sin perder de vista su objetivo cuenta con una clara aspiración. Ésta no es otra que dar un paso más en su progresión dentro de la considerada mejor liga del mundo. No significa esto directamente poner el punto de mira en las primeras ochos posiciones del campeonato regular. Por supuesto, en caso de tener opciones de ello el equipo dirigido por Josan González no va a renunciar a la posibilidad. La premisa es, exactamente, certificar la salvación con holgura, lejos de lo ajustado del anterior curso. Y esto conlleva cumplir con el reto lo antes posible para a partir de ahí soñar con otros más ambiciosos.

El discurso en este sentido es de anhelo y cautela a la vez. Por un lado, el propio club sueña con tomar impulso definitivo, con espejos como el del Jaén Paraíso Interior o el Viña Albali Valdepeñas. Aunque existe una diferencia clara entre esos conjuntos y el blanquiverde: el potencial económico de cada uno. Con todo, y por otro lado, el plantel afronta el desafío con la prudencia de un equipo que sólo acumula dos experiencias en la máxima categoría en toda su historia -que además es breve aún-. “Partimos con ganas de mejorar lo que hicimos el año pasado, sobre todo el cómo, el camino”, indicó al respecto el técnico califal, Josan González. “Nuestro objetivo es el de consolidar al equipo en Primera. Cuanto antes nos alejemos de esa zona caliente y cumplamos el objetivo de la permanencia, podemos mirar otro tipo de cosas”, añadió.

Idéntico mensaje lanzaron el martes los dos nuevos capitanes, Jesús Rodríguez y Cristian Ramos, quienes insistieron en que antes del segundo escalón se ha de subir el primero. No está de más mantener tal premisa en el plano público para evitar que el entorno pierda la perspectiva. Es decir, para continuar con los pies ligados al suelo y no caer en errores de cálculo, que suelen salir caros. Al fin y al cabo, la elite la forman, en su mayoría, clubes de superior rango financiero y por ende de calidad. Si bien todo ha de demostrarse en el parqué, como hizo el Córdoba Patrimonio de la Humanidad en la campaña 2020-21. Para dar ese paso al frente, por cierto, el club apostó por una primera consolidación, la del bloque, pero también por un fichaje de altura como el de Miguelín. En el ex de ElPozo Murcia Costa Cálida está la referencia del crecimiento.

También aparecen como figuras relevantes los futbolistas internacionales, a los cuales aguarda, sin embargo, el conjunto blanquiverde. La situación de Shimizu es distinta a la de los tres jugadores brasileños pues el nipón afronta el Mundial de Lituania, que se disputa en septiembre. Tras el mismo no va a regresar el nipón. A quienes sí espera el entrenador es a Lucas Perin, Caio César y Álex Viana, el primero de los tres refuerzos del club para la próxima campaña. Lo cierto es que la entidad todavía no tiene una fecha estimada de regreso del trío sudamericano, que continúa al otro lado del charco. La razón es la misma de siempre en este tipo de casos: la tramitación de los papeles que permita a la tripleta estar en España. Por tanto, su llegada la retrasa la burocracia de su país natal. Un contratiempo éste que no lo es tanto al arrancar la pretemporada con dos meses de antelación respecto al campeonato de liga. Además, los califales no tienen previsto el comienzo de su ronda de amistosos hasta el 25 de agosto, cuando se enfrenta al Betis B en Hinojosa del Duque.

Etiquetas
Publicado el
13 de agosto de 2021 - 05:30 h