Fran Serrano, guardián en Granada

Fran Serrano discute con el árbitro con el Recreativo Granada a El Arcángel | ÁLEX GALLEGOS

Casi tres años han pasado ya desde que Fran Serrano, un cordobés y cordobesista de pura cepa, tuviera que marcharse de la que fue su casa para buscar asilo futbolístico en tierras granadinas. Se marchó con 22 años, consciente de que, aunque había jugado algunos minutos con el primer equipo, no era posible su estancia estable en el conjunto entonces dirigido por Luis Carrión, uno de los entrenadores que más oportunidades le ha dado en su corta carrera.

Fran Serrano fue escalando categorías desde bien pequeño, destacando en la figura de central por su gran altura -prácticamente 1,90 metros- y su gran presencia en la zaga. En su primera temporada en el filial cordobesista, sus apariciones fueron algo guadianescas, jugando prácticamente en la recta final del campeonato de Segunda División B. Aun así, jugó los 90 minutos en prácticamente sus siete entradas en escena y el primer equipo estaba pendiente de lo que pudiera venir del segundo. Sin embargo, el año de Primera División fue algo desastroso en cuanto a los fichajes, con una gran cantidad de cedidos, jugadores libres y una poca o nula presencia de la cantera.

Bijimine - que tendría oportunidades más tarde-, Sillero, Sebas Moyano, José Fran, Andone -en esa temporada debutaría y se asentaría en el primer equipo- Vera o Fran Serrano son algunos de los nombres que se encontraban en la plantilla del Córdoba B, esperando una oportunidad que no llegaría hasta después de la consumación del descenso. Fran Serrano, en este caso, debutaría en Primera División en El Arcángel en la penúltima jornada, ante el Rayo Vallecano y sustituyendo al esloveno René Khrin en el 40. En el último partido de esa fatídica campaña, el central cordobés jugaría como titular en la máxima categoría contra el Éibar en Ipurúa, donde perdieron 3-0 y donde también disputaron minutos jugadores como Sergio García y Bijimine.

Su presencia en el primer equipo se reduciría a una derrota en la temporada siguiente ante el Lugo (0-1), en la primera ronda previa de la Copa del Rey. El cordobesista jugó los 90 minutos en dicha eliminación copera y no se volvió a saber más de Fran Serrano, al menos, en el primer equipo. En el filial, comandaría la vuelta a la división de bronce con una espectacular remontada en la eliminatoria ante el Lorca, que ganó en Córdoba por 1-2 y que levantó en tierras lorquinas con un contundente 0-3 ante una marea blanquiverde que se desplazó en masa hasta la localidad murciana. Ya con 21 años, era un fijo para los esquemas de Luis Carrión, que a la postre dirigiría al Córdoba esa temporada. Disputó 27 partidos y mantuvo la categoría, evitando el play out de descenso prácticamente en la última jornada. Tras esa campaña, el propio Luis Carrión no le veía sitio en unas plazas que entonces ocuparían Joao Afonso, Caro, Josema y Javi Soler. Solo la ciencia ficción podrá dictaminar si aquel Fran Serrano que se tuvo que marchar a Granada habría disputado minutos o, más aún, haberlo puesto difícil para sus competidores en el puesto.

Sus 61 partidos de experiencia en Segunda División B le valieron para fichar por el filial del Granada, un equipo con claras aspiraciones de volver a la categoría de oro. A pesar de que aún no ha debutado con el primer equipo, lo cierto es que Fran Serrano ha sido prácticamente un fijo para todos los técnicos que lo han tenido a su cargo en el filial granadinista. Tras su marcha de la ciudad califa, el central solo se ha enfrentado a los blanquiverdes en dos ocasiones: en su primera campaña en Granada -la 17-18-, donde venció al filial blanquiverde por 0-1, y en esta misma temporada, donde perdió en el último minuto gracias a un gol de penalti de Juanto Ortuño. Fran Serrano se volverá a enfrentar al equipo de su tierra presumiblemente como titular, opositando para tener la oportunidad en algún primer equipo ahora que está ya cercana la edad de salir de una categoría filial que parece quedársele pequeña.

Etiquetas
stats