Cristóbal Parralo, al frente del Racing

Cristóbal Parralo, el pasado curso con el Alcorcón en El Arcángel | MADERO CUBERO

En esta ocasión no lo afronta de inicio. Lo encara en circunstancias muy complicadas, por si fuera poco. Aun así, asume el reto con ilusión y, principalmente, con el deseo de alcanzar un difícil objetivo. Cristóbal Parralo inicia su tercer desafió en Segunda A y lo hace como entrenador de un histórico, el Racing de Santander. El entrenador natural de Priego de Córdoba es el elegido por el club cántabro para reconducir su situación en la categoría de plata. Porque el cuadro de El Sardinero se encuentra en penúltima posición una vez transcurridas 15 jornadas. Precisamente este último hecho provocó la destitución del anterior preparador, Iván Ania.

La aventura en Santander arranca para Cristóbal Parralo después de cerrar una más que tranquila etapa en el Alcorcón. El prieguense dirigió al conjunto madrileño durante la campaña 2018-19. La misma se desarrolló con los alfareros al frente de la tabla de Segunda A durante no pocas jornadas. El equipo perdió aire con el avance del curso pero no de forma que sufriera el más mínimo apuro para continuar otra temporada en la división de plata. Acabó en decimocuarto con 52 puntos, con siete de ventaja sobre la zona de descenso. A pesar de su buen trabajo, el técnico no obtuvo continuidad en Santo Domingo y el pasado verano quedó en situación de paro.

Punto final pone ahora por tanto a su breve período de inactividad un entrenador que arrancó su trayectoria en los banquillos en 2003. Su punto de partida lo tuvo dentro del organigrama del Espanyol, en el que desarrolló gran parte de su carrera como jugador. Primero actuó como asistente Luis Fernández y luego como director deportivo, cargo que ocupó hasta 2006. Posteriormente formó parte de la estructura técnica del Benfica y en 2009 se estrenó como primer preparador en la Peña Deportiva Santa Eulalia en Segunda B. Terminó el curso con el descenso a Tercera. En junio de ese año anunció su fichaje por el Girona. Tenía ante sí la oportunidad de debutar en Segunda A, pero no tuvo demasiada fortuna. Fue destituido al paso por la novena jornada al sumar sólo un triunfo -más otro en Copa-.

Su incursión en el panorama de los banquillos no resultó todo lo positiva que hubiera esperado, así que en 2012 inició otra etapa diferente. Entonces se convirtió en técnico del primer juvenil del Damm. Así, no fue hasta el pasado ejercicio cuando gozó de otra ocasión para hacerse un hueco en el fútbol profesional. El Deportivo le llamó para dirigir a su filial, un Fabril al que otorgó ocho victorias -y apenas un empate y una derrota- en diez partidos dentro de su grupo de Segunda B. Sus guarismos le abrieron la puerta del primer equipo tras la destitución de Pepe Mel. Entonces Cristóbal dejaba su nombre en una lista exclusiva, la de entrenadores cordobeses en Primera. Ahora, después de una campaña al frente del Alcorcón, asume el reto de dar la permanencia al Racing de Santander en Segunda A.

Etiquetas
stats