Crónica

El reinado sigue en blanco y verde

Marcador Córdoba CF - Antequera CF

0

Duelo en la cúspide del Grupo IV. Tras el infortunio de la anterior jornada en la que tuvo que aplazarse el choque del Córdoba ante el Mensajero debido a la incidencia del volcán de La Palma, el fútbol regresaba a El Arcángel con un duelo ante el Antequera que, debido al hecho de tener los califales un partido menos, era directo por el liderato del grupo. Por tanto, no había tiempo para contemplaciones. Había que marcar el terreno desde el inicio. Y tal que así lo hicieron los de Germán Crespo, que avisaron de la mano de Antonio Casas, hoy por vez primera titular en liga, con un disparo lejano a los pocos segundos de iniciarse el partido.

Un inicio como suele acostumbrar el Córdoba. Rápido y vertical. Y es que los locales comenzaron empujando, pues acumulaban ya dos saques de esquina cuando apenas habían transcurrido tres minutos de encuentro. El objetivo era claramente maniatar a los malagueños. Eso sí, el Antequera no tardó tampoco en demostrar que cuenta igualmente con importantes argumentos ofensivos, y por medio de centros por las bandas llevó el peligro al área defendida por Felipe Ramos. No obstante, sin ocasiones reales de gol. La velocidad pasó a un plano secundario conforme avanzaba la contienda. Así, corría el 20’ en el marcador cuando se produjo la oportunidad más franca hasta el momento. Y la firmaron los visitantes a través de un contragolpe en el que un futbolista antequerano se plantó solo ante Ramos. Sin embargo, el golpeo por bajo de éste lo atajó bien el guardameta cordobesista. 

En esas, la situación se complicó un poco más al poco tiempo, pues Álex Meléndez tuvo que ser sustituido por una dolencia en su rodilla, lesión que viene arrastrando desde meses atrás. Y por si no fuera suficiente, en el 29’ de juego era Álex Bernal el que se retiraba del verde igualmente lesionado. Dos cambios obligados en apenas media hora. Los planes se le iban cayendo sobre la marcha a Germán Crespo en un duelo que se estaba poniendo cuesta arriba progresivamente. 

Pero si algo tiene el Córdoba es moral, orgullo y actores determinantes sobre el tapiz. Empujado ahora más que nunca por su afición, los califales seguían queriendo demostrar la razón por la que son los grandes dominadores de la competición hasta el momento. Fue Willy -cómo no- el que levantó al público de su asiento con un remate. Sin embargo, el desenlace acabó topándose con un zaguero rival. El que sí encontraría puerta sería Luismi que, aprovechando un gran centro de José Ruiz, inauguró el marcador otorgando a su equipo una ventaja de 1-0 camino de los vestuarios. 

Nada estaba decidido en un partido que había tenido de todo en su primer acto. Lo único que estaba escaseando eran los goles, curiosamente entre las dos plantillas más efectivas del grupo. Y no era precisamente por falta de oportunidades, ya que Willy estuvo otra vez a punto de hacer el segundo gracias a un gran remate de cabeza, que de nuevo se encontró con un defensor. Sea como sea, empezaba el segundo tiempo con el mismo guion del primero. El choque comenzó a abrirse poco a poco, lo cual no hacía más que beneficiar al Córdoba, que ahí quería aprovechar la velocidad de jugadores como Casas, Simo o Luismi. Fue precisamente el autor del primero el que firmó el siguiente acercamiento de los suyos, aunque éste no acertó ahora en un plácido mano a mano frente a Iván Moreno.

Los problemas ahora caían para el bando visitante, que tuvo que afrontar los últimos 20 minutos de encuentro con un futbolista menos por la expulsión de David Humanes por doble amarilla. El choque entró en un tramo de calma competitiva. Pasaban los minutos y el balón rondaba principalmente el centro del campo. Fue a raíz de las últimas rotaciones cuando volvieron de nuevo a producirse los acercamientos. Tímidos, eso sí. Por parte del Córdoba fueron Simo y Casas los que probaron fortuna, al tiempo que también lo intentó el Antequera por velocidad. Pese a la inferioridad numérica, querían los malagueños morir matando, y tal que así fue el desenlace del partido, en el que los blanquiverdes tuvieron que achicar aguas en no pocas ocasiones. El peligro seguía rondando el área de Felipe Ramos. La escasa renta daba para eso. Hasta que apareció de últimas el rambleño. El joven delantero cordobés, haciendo honor a su infalible pólvora, sentenció el duelo para los suyos al culminar un excelente contraataque (2-0). Y fin. Otros tres puntos para los de Germán Crespo que solventan otra papeleta, ahora directa por la zona de privilegio. No hay quien pare a este equipo. El reinado siendo siendo en blanco y verde.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Publicado el
23 de octubre de 2021 - 20:59 h
stats