Como en casa en ningún sitio, pero no en El Arcángel

Los jugadores del Córdoba se lamentan ante el Tamaraceite.

Es un asunto muchas veces referido ya. De hecho, resulta manido en cierto modo. Sin embargo, las estadísticas, lejos de mejorar, no dejan de empeorar. Con cada nuevo encuentro el dato es más negativo, también porque desde hace dos meses no sabe lo que es ganar. No en general sino en El Arcángel. Porque el Córdoba tiene en su pobre temporada como local su principal defecto en esta ocasión. Se trata de una situación tan atípica, por mucho que en las últimas campañas fuera habitual, que se presenta en apariencia desconocida. Históricamente, no en vano, el conjunto blanquiverde es un rival fuerte en su estadio. A la inversa sucede a lo largo de un curso 2020-21 en el que ni siquiera alcanza la mitad de los puntos en juego. Con sus números en feudo propio es mucho más fácil comprender la realidad actual del cuadro califal.

Parece empeñado el Córdoba en contradecir constantemente aquel refrán que afirma que como en casa en ningún sitio. Quizá sea así pero no desde luego en el coliseo ribereño, donde no vence el equipo ahora dirigido por Germán Crespo desde el 21 de febrero. Se dice pronto: dos meses y cuatro días sin lograr una victoria ante su afición, ya sea en mayor o menor cifra aunque siempre escasa por las circunstancias. Como la última alegría en su campo tiene el conjunto blanquiverde una trabajada e importante entonces victoria ante el Linares (2-1). El fútbol es caprichoso y resulta que el cuadro jiennense está clasificado para el play off a Segunda A y el califal se encamina, si no lo impide una reacción propia y algunos batacazos ajenos, a Segunda RFEF. Le queda más cerca ahora mismo, por tanto, la cuarta categoría nacional.

Desde aquella fecha los blanquiverdes sólo acumulan sinsabores. Sobre todo porque en todos los partidos, que son cuatro en total durante la etapa mencionada, arrancó por delante en el marcador. El balance es de dos empates y dos derrotas, que sufrió el Córdoba tras cobrar ventaja. Incluso por dos veces lo hizo ante el Real Murcia, que al final se llevó un punto con un 2-2 en el electrónico. En este tramo de competición, por si fuera poco, encajó seis tantos con sólo cuatro a favor. Es decir, todos los números le son deficitarios al cuadro califal en El Arcángel, donde sólo suma 13 de 33 posibles a lo largo de toda la temporada -entre la primera y la segunda fase-. Significa esto que no sólo no alcanza el 50% de los puntos en liza sino que se sitúa por debajo del 40%. Para ser más exactos, con redondeo de por medio, el equipo cordobesista se halla con un discreto 39,4%.

Resulta la estadística de una más amplia. El Córdoba sólo consiguió tres triunfos en 11 partidos -no se cuentan los choques de Copa, como es lógico-. De los restantes, llegó a perder hasta cuatro y acumuló mismo número de empates. De esta forma es difícil alcanzar cualquier objetivo. A todos estos datos puede añadirse la escasez de goles en contra, con un guarismo sólo maquillado por el 4-0 que endosó el conjunto blanquiverde a El Ejido 2012, y la abundancia, en comparación, de tantos en contra. Vio puerta 15 veces, lo que da un promedio de 1,4 por choque, al tiempo que recibió 13, lo que supone una media de 1,2. Pero puede irse más allá incluso con un hecho más concreto dentro de la actual fase competitiva. El equipo que ahora dirige Germán Crespo no venció todavía en su estadio en la nueva etapa del curso. Cierto es que dos duelos nada más se disputaron pero no menos que correspondía al menos saldar de forma positiva al menos uno de ellos.

Y todo esto ocurre, en el período reciente de los dos últimos meses -que en un curso tan extraño como el presente es demasiado tiempo-, tras dejarse igualar hasta cuatro rentas favorables. En efecto, como quedó escrito, el conjunto blanquiverde fue incapaz de jugar con el resultado, como se suele decir, cuando tuvo éste de cara. Después del citado encuentro ante el Real Murcia llegó el aún más duro ante el Betis Deportivo. El filial verdiblanco se impuso por 1-2, para entrar además en la fase por el play off para Segunda A, tras remontar en el tiempo de añadido. También desechó el Córdoba un 1-0 ante el Linense para caer por idéntico 1-2. Y el domingo repitió en cuanto a dejar en nada un buen posicionamiento en el marcador. Al menos esta vez no cedió y acabó con un empate a uno ante el Tamaraceite, que sin embargo impidió un acercamiento a una segunda plaza que está al alcance matemáticamente pero lejana moralmente.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Publicado el
26 de abril de 2021 - 05:45 h