El Córdoba continúa con su némesis filial

Lance del duelo entre el Cádiz B y el Córdoba.

Una caída más. Estar casi KO en la lona y con poco margen de reacción. Como viene siendo habitual en las últimas temporadas, el Córdoba se encuentra al borde del precipicio. En este caso, en el filo de un abismo que no atisbaba desde la temporada 1983-84, cuando consumó su descenso a Tercera División tan sólo once años después de su anterior paso por Primera. Ahora, mismo lobo con distinta piel: aquella Tercera será esta Segunda RFEF. A fin de cuentas, significará igualar la peor época de su historia. Tras una nueva derrota ante el Cádiz B, un filial que de nuevo se le enquista, el Córdoba sólo se acoge al milagro para salvar su pellejo. No por matemática, sino por dinámica.

La derrota ante el filial cadista no supone otra cosa que la continuación de una tendencia peligrosa esta temporada. Los segundos planteles de Cádiz, Sevilla, Granada y Betis han puntuado en los siete compromisos que han tenido con el equipo blanquiverde, incapaz de aplicar su veteranía en los duelos. Dichos equipos dependientes andaluces han arrancado de las manos cordobesistas tres empates y cuatro victorias cada vez que se han enfrentado al Córdoba. Hay que retrotraerse a febrero de 2020 para hallar el último triunfo contra un segundo equipo: ante el Sevilla Atlético (2-1) con un gol postrero de Iván Navarro. A domicilio, no se suman los tres puntos desde enero de ese año. Lo hizo en un estadio de Europa League esta temporada, el Nuevo Los Cármenes, donde venció al Recreativo Granada gracias a las dianas de De las Cuevas y Javi Flores (0-2). Desde entonces, nunca saboreó las dulces mieles del triunfo. Contra el Cádiz B en el día de ayer (2-0) continuó la racha negativa.

En este sentido, el peso de la experiencia no importó demasiado a la hora de enfrentarse a este tipo de conjuntos. De las 102 plantillas de Segunda División B -con 21 filiales-, la del Córdoba es la cuarta más veterana, sólo por detrás del Pontevedra -en fase de descenso con 29,3 años de media-, el Atlético Sanluqueño -en fase de ascenso con 29,2- y el Atlético Baleares -en fase intermedia con 29,1-. A su vez, el equipo blanquiverde está igualado con el Coruxo en 28,8 años de coeficiente y supera, en la clasificación de los diez equipos con jugadores más experimentados a Alcoyano, Burgos, Tamaraceite, San Sebastián de los Reyes y Lleida. De ellos, sólo los dos primeros pugnan por un puesto en el play off de ascenso a Segunda División.

Así, queda demostrado que no siempre la veteranía es sinónimo de éxito, si bien su conjunción con la juventud es vital para la consecución de los objetivos. Las palabras han adquirido un peso mayúsculo en el Córdoba, con el objetivo de ensalzar una plantilla cuyo listón parece, a posteriori, demasiado alto para sus capacidades actuales. Han sido grilletes con bolas de metal, atenazando las piernas de jugadores acostumbrados a cotas más altas. La experiencia, como es el paradigma cordobesista, no sumó tanto como apuntaban las expectativas. De nuevo, ante el abismo y sin paracaídas.

Etiquetas
Publicado el
19 de abril de 2021 - 05:45 h