Carlos González, dispuesto a volver al Córdoba

Carlos González y Jesús León, tras la compraventa del club en Madrid hace catorce meses | MADERO CUBERO

Azaveco hará una oferta a Aglomerados para retomar el control del Córdoba de manera inminente. O, lo que es lo mismo, Carlos González planteará a Jesús León una fórmula para que la propiedad cambie de manos y regrese al empresario tinerfeño. Catorce meses después de formalizar el contrato de compraventa en una notaría de Madrid, la situación puede dar un giro radical. González propondrá a León la condonación de los 4'5 millones de euros que aún le adeuda como último plazo de la venta del 98'7 por ciento de las acciones de la SAD.

Esa cantidad la debería abonar Aglomerados Córdoba en el próximo mes de julio. Ante las circunstancias deportivas del club, que está abocado al descenso a Segunda División B salvo que se produzca un milagro, Azaveco entiende que le será “imposible” cobrar ese montante en la fecha pactada. La condonación de esa deuda conllevaría el traspaso de poderes de manera inminente en la entidad, con el fin de poder armar una estructura que pueda poner al equipo en las condiciones para poder recuperar una categoría que desde Azaveco dan “por perdida” a la vista de los números.

La propuesta de Azaveco contempla, además, el pago de una prima de 2 millones para Aglomerados en el caso de que el Córdoba consiga ascender la siguiente temporada. La operación tendría que perfeccionarse en todos sus términos durante las próximas semanas, aunque según varias fuentes no es la única proposición que Jesús León tendría para buscar una salida al club. La última que salió a la luz pública, y que se frustró antes de arrancar, fue la del interés por la compra de un grupo inversor de Ucrania.

El pasado 22 de junio, Jesús León ya se refirió a un hipotético escenario en el que Carlos González pudiera recuperar el poder en el Córdoba CF. Lo hizo en el transcurso de una conferencia de prensa en la que se presentó al nuevo equipo femenino. El empresario montoreño salió al paso de informaciones sobre la posibilidad de que el antiguo propietario de la sociedad planteara una demanda por incumplimiento de contrato, aludiendo a que no habían aparecido en el registro los cambios aprobados por la última junta de accionistas -celebrada el mes de abril- relativos a los derechos de las acciones de Azaveco, empresa de González.

“He cumplido las obligaciones contractuales hasta el día de hoy. Hubo una modificación obligada de los estatutos, para lo que se convocó Junta de Accionistas. Se aprobó, se levantó acta notarial y se envió al Registro. Y si sabéis algo de Registro, todos sabemos cuándo entra, pero no cuándo sale. No depende de mí que una gestión del Registro Mercantil dure un mes o dure seis meses”, explicó el presidente cordobesista.

El montoreño tiró de ironía para referirse a González. “Supongo que al haber salvado el equipo algo de resquemor debe de haber”, dijo, para ahondar más y dejar un mensaje en el aire. “Creo que cuando uno no está no debe de aparecer. Para mí ése será un objetivo personal cuando me vaya y además es una de las cosas buenas del fútbol, que cuando no estás no existes. Por lo tanto, no insistas en estar”, dijo.

Desde la trinchera mediática le lanzaron una pregunta directa: “¿Puede garantizar que Carlos González no volverá a tener la propiedad del Córdoba?”. Y León, sin inmutarse, soltó lo siguiente: “Solamente habría una opción y es que el equipo subiera a Primera División y Carlos González viniera con 75 millones de euros. Y ni así se lo vendería, porque sería hacer un daño a todos”.

Después, las circunstancias cambiaron y se produjo una renegociación de los términos del acuerdo relativos a los plazos de pago. León y González llegaron en el pasado mes de julio a un pacto para resolver los pagos pendientes. El traspaso de las acciones de la sociedad anónima blanquiverde, por el precio de 9’5 millones de euros, ya se inició con la entrega de 2 millones en el momento de la firma de la escritura en enero de 2018. El resto de la cantidad se debía abonar en cinco pagos. El del mes de julio era de 2’5 millones y el último abono fue de 500.000 en enero.

Otro aspecto significativo de los que se modificó fue el porcentaje de la plusvalía de una futura venta de León. Carlos González se había reservado inicialmente un 10%, pero tras la renegociación de julio esa cifra habría subido hasta el 25%. Además de los 9'5 de la venta a León, González se embolsaría también una cuarta parte de la cantidad que supere esa cifra si el montoreño realiza una venta del club. Dadas las circunstancias deportivas, con un descenso a Segunda B labrado a pulso y la salida, salvo milagro, de la órbita del fútbol profesional, el encontrar un comprador resulta una ardua tarea. En cualquier caso, Carlos González se reservó un derecho de tanteo y retracto sobre un hipotético y futuro traspaso de la propiedad del Córdoba. Ahora, ante las dudas que plantea a Azaveco el pago de la cantidad pendiente y la pérdida de valor del club, se plantea un escenario singular. González puede volver a ser el propietario del club. Que asuma la presidencia o no es otra cuestión distinta.

León dice que sigue

Jesús León no tiene intención de dejar el Córdoba. Tras el movimiento de Carlos González para recuperar el control del club, que atraviesa una crítica situación en todos los órdenes, el empresario montoreño se mantiene en su idea de permanecer en el cargo y llevar a término su proyecto. Así lo ha dicho en declaraciones publicadas en su edición de hoy por Diario Córdoba.

“Alguien me dijo hace un tiempo que las ofertas no se anuncian, que se presentan”, ha afirmado León, que admite que si finalmente recibe esa propuesta de González “sería una más de las que me han llegado” y “recibiría la misma respuesta que las demás: mi compromiso con el Córdoba CF, la ciudad y la provincia de Córdoba es absoluto”. León recalca que su posición es firme “pase lo que pase y esté el equipo en la categoría que esté”, si bien matizó que espera que “esa categoría siga siendo la Segunda División, pero si no fuera así, significaría un paso atrás para tomar impulso”.

Y los aficionados se expresan

El pasado domingo ya se vieron pancartas en El Arcángel criticando la gestión de Jesús León y durante la última madrugada se vieron lonas con mensajes dirigidos al presidente de la entidad en distintos lugares de la ciudad. La marcha de la temporada ha soliviantado a la hinchada blanquiverde, cuyos sectores más activos han empezado a manifestar su postura sobre el duro presente y el incierto porvenir de la entidad cordobesista.

https://twitter.com/Brigadas1993/status/1108143810251505670

Etiquetas
stats