Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Lee ya las noticias de mañana

El granate José María Fernández-Martos, campeón del mundo con los Hispanos Juveniles

La selección española juvenil campeona del mundo.

Redacción Cordópolis

0

Los Hispanos Juveniles son de oro. Uno que tiene acento cordobés. El domingo ha sido exitoso para la canterana del balonmano en la provincia, ya que primero ha sido la pontana Elena Torres la que se ha proclamado campeona de Europa juvenil, y horas después se ha subido a lo más alto del podio José María Fernández-Martos, jugador del Córdoba BM, que ha formado parte de la selección española juvenil masculina que se ha proclamado campeona del mundo por primera vez en su historia, tras derrotar en la final a Dinamarca (28-23).

Dos veces había llegado España a la final hasta ahora. En 2011 cayó en la final precisamente ante Dinamarca, mientras que en 2017 la perdió contra Francia. Seis años después de ese varapalo, esta Generación de Oro del balonmano español, que el pasado año se proclamó campeona de Europa en Montenegro, ha demostrado que está hecha de otra pasta y, con Javier Fernández al frente, ha conseguido hacer historia.

Y es que la ilusión de los españoles por proclamarse campeones del mundo se palpó desde el inicio. Los Hispanos Juveniles entraron al partido plenos de confianza y concentración. Es más, en el tramo inicial, se llegaron a poner 4-0 arriba, aunque la renta sería anecdótica, pues Dinamarca despertó y consiguió meterse en el partido. Al cuarto de hora de juego, las fuerzas estaban tremendamente igualadas y así lo reflejaba el marcador, que era de empate a ocho. Y la dinámica continuó igual al final del primer tiempo, con resultado de 13-14 favorable a los daneses.

A los Hispanos Juveniles les tocaba remar. Y con esa premisa salieron al segundo tiempo, en el que defendieron y atacaron con brillantez, aunque les faltaba algo de eficacia en la definición. Pero España quería el oro. Con Alejandro Pisonero y Ferrán Castillo moviendo al equipo desde abajo, los hermanos Petar y Djorjde Cikusa en modo apisonadora, con Iosu Arzoz como muralla en defensa y con Xavier González y Víctor Romero aportando mucho en ataque, España siguió a lo suyo y, a los diez minutos del segundo acto, volvieron a ponerse por delante en el luminoso, 18-17. Una ventaja que, poco después, ascendería hasta 21:18, pero que neutralizaría al rato la selección danesa para volver a poner las tablas en el marcador. La emoción era máxima.

Pero España seguía apretando y llegó a los últimos tres minutos con tres goles de renta. Tocaba defender, con todo. Porque los Hispanos Juveniles estaban a un pasito de convertirse en campeones del mundo por primera vez en su historia. Y fueron un muro infranqueable, imposible para Dinamarca, que se quedó sin esperanzas después de dos tantos seguidos de Ferrán Castillo en el último suspiro, para cerrar el partido con ese 28-23 para unos Hispanos Juveniles que son el presente y el futuro del deporte español. Y un cordobés está junto a ellos.

Etiquetas
stats