Alba Sánchez y Meriem Ezbida, víctimas de la “gravísima situación” del Zuazo

La cordobesa Alba Sánchez durante un partido con el Zuazo.

La inestabilidad de los proyectos humildes. Uno de los grandes lastres del deporte y que salpican año tras año a multitud de entidades. En este caso, dos cordobesas están siendo víctimas de una “gravísima situación”. Se trata de las jugadoras Alba Sánchez y Meriem Ezbida, ambas canteranas del Adesal y que desde hace años compiten en la élite del balonmano femenino español. Y pese a todo, también en lo más alto afecta duramente la economía. Las dos representantes provinciales militan actualmente en el Zubileta Evolution Zuazo Barakaldo, uno de los clubes con más solera de toda la División de Honor femenina. Sin embargo, la entidad vive uno de sus peores momentos. Así lo han querido hacer público tanto la plantilla como el cuerpo técnico del equipo, quienes han compartido en redes sociales un extenso comunicado en el que se detalla toda la situación que están viviendo actualmente.

En primer lugar quieren dejar claro que dicha manifestación se hace “con la única finalidad de servir como estímulo para que se pueda llegar a una pronta y satisfactoria solución”. Así, se detalla que el Zuazo, a día de hoy, adeuda a las jugadoras del primer equipo y a su cuerpo técnico “varias mensualidades”, las cuales “se reparten entre las dos últimas temporadas”. Asimismo, “al impago de las nóminas se le suman una serie de circunstancias que dificultan el trabajo diario, como es la carencia de material deportivo suministrado por el club o los problemas que tienen algunos miembros de la plantilla para hacer frente a los gastos de desplazamientos para asistir a las sesiones de entrenamiento”, añade el escrito.

Una circunstancia que, según se expone, “se agrava aún más para aquellas personas que viven fuera de su núcleo familiar”, como es el caso de las dos cordobesas. En este sentido, se reconoce que, en ciertos casos, se han visto obligadas a “solicitar préstamos a familiares o compañeras”.

Sea como sea, el comunicado quiere aclarar que los implicados son conscientes de que dichos problemas se deben a la “tardanza a la hora de ingresar subvenciones públicas, así como de la problemática a la hora de poder atraer inversiones privadas”, aunque “para nada se puede hacer responsable a la plantilla de un problema que tiene el club con sus fuentes de financiación”. Desde hace tiempo se ha trasladado a la directiva la “preocupación” por la situación, la cual “pidió tiempo”, aunque admiten que han “llegado al límite” y que se está generando “un ambiente de estrés e incertidumbre bajo el cual se hace casi imposible poder entrenar, competir y estar centradas en nuestros objetivos”. Eso sí, mantienen que el compromiso de la plantilla sigue siendo “pleno”.

Etiquetas
stats