El Milar Córdoba saca su orgullo para superar al Unicaja

Lance del duelo entre el Milar Córdoba y el Unicaja

El Milar Córdoba afrontó la jornada vespertina de este jueves con optimismo, dado que le tocaba recuperar el duelo aplazado frente al Unicaja Femenino. Un encuentro de altísima dificultad, teniendo en cuenta que las de Jesús Lázaro son unas de las firmes aspirantes al ascenso. Sin embargo, el colegio Cervantes jugó una vez más un papel trascendental para que su equipo no dejase de creer hasta el final, ofreciendo un rendimiento mayúsculo en el segundo acto que les dio la victoria. 

El arranque de partido ofreció una estampa realmente atractiva, pues ambos planteles trataron de mostrar un fuerte ritmo de inicio. Eso sí, las sensaciones fueron progresivamente siendo mejores para el conjunto cordobés, que sabía sacar partido de las continuas imprecisiones del Unicaja. Las rotaciones, además, propiciaron que no bajase la intensidad ante un equipo costasoleño que empezó a estar muy castigado por los problemas de faltas, las cuales hicieron mella en algunas de las jugadoras más importantes del equipo. Además, el rebote ofensivo estaba siendo un recurso del que sacaban mucho partido las locales, castigando una y otra vez en segunda jugada. Así, el primer parcial se lo llevó el Milar por 14-11.

El Unicaja supo reaccionar en la salida del segundo periodo, ahora cerrando mejor el rebote y juntando más las líneas. Pero la verticalidad que mantenían las cordobesas hizo que el guion en materia de personales continuara por el mismo sendero, y eso provocó que el Unicaja entrara rápidamente en bonus. Sin embargo, no leyó lo suficiente esa ventaja el equipo de Antonio Quintero, que pecó quizá de exceso de tiros exteriores en esos minutos. Prácticamente Carlos Menéndez era la única que encontraba con fluidez el camino al aro. Por contra, el intercambio golpes para las visitantes lo sostuvo en gran medida la interior Silva, que supo sacar mucho partido de su altura para encontrar canastas con relativa facilidad. Y aún así, la ventaja al descanso seguía siendo del Milar (31-27). 

El cambio de guion, favorable ahora para el Unicaja, llegó con una zona implantada por Lázaro que consiguió poner fin a la verticalidad en el uno contra uno. Ese factor acabaría siendo determinante tras el paso por vestuarios, y cortocircuitó el juego del Milar, que no supo leer la defensa. Muchos fueron los errores forzados en estos minutos, coincidiendo con los mejores de las malagueñas, lideradas ahora desde el juego de base por Bonds. La estadounidense desbordaba a placer y de su superioridad física llego la máxima del partido para las locales (42-52), distancia maquillada por un triple de Kika Barreiros al término del tercer periodo.  

Pero ni mucho menos estaba muerto el Milar Córdoba, que con un parcial de 5-0 se metió otra vez de lleno en el encuentro (50-52). Todo estaba completamente abierto a falta de seis minutos, cuando dos libres de Licskai situaban de nuevo a las suyas por delante en el luminoso (56-54). El parcial se dispararía con un 4-1 posterior que despegaba a las de Quintero hasta el 60-55 con poco más de cinco minutos por jugarse. El dominio era claro por parte del equipo cordobés, que distanció su parcial en esos minutos hasta el 20-5, con una renta máxima de 65-57. Las últimas defensas locales acabaron por desquiciar el ataque del Unicaja, donde Matoso fue descalificada por doble técnica. El equipo califa supo gestionar a la perfección los últimos minutos, con ataques largos y que acabaron propiciando una victoria de mucho mérito por 70-59.

Etiquetas
stats