El baloncesto no descansa en verano

Baloncesto | PIXABAY

La temporada deportiva llega a su fin en muchas ligas y disciplinas deportivas pero la temporada de verano todavía reserva algunas citas relevantes. Una de las más importantes y esperadas es el Campeonato Europeo Femenino de Baloncesto, que tendrá lugar en Serbia y Letonia entre el 27 de junio y 7 de julio.

Los aficionados al baloncesto femenino podrán disfrutar de enfrentamientos que se antojan muy igualados, grandes rivalidades, talento a raudales en la cancha y mucha emoción e incertidumbre hasta que se llegue a la final. Y todos los seguidores de este apasionante deporte que lo deseen podrán jugar en las mejores casas de apuestas, tratando de adivinar los resultados que se producirán y animando a sus equipos favoritos.

Las favoritas al triunfo final

España. La selección española es la vigente campeona de Europa, título que consiguió en 2017, en una final en la que arrolló con gran facilidad a Francia. Las españolas son campeonas por méritos propios y los analistas más expertos coinciden en que tienen muchas probabilidades de revalidar el título. El equipo español es muy competitivo, nunca se rinde y según el ranking mundial FIBA, la española es la segunda mejor selección del mundo, solo por detrás de Estados Unidos. En el campeonato de Europa, España lleva ganadas ocho medallas en las últimas nueve ediciones, siendo dos de ellas de oro.

El combinado es entrenado por el experimentado Lucas Mondelo y cuenta entre sus filas con jugadoras tan experimentadas como Laura Gil, María Pina, Ana Cruz, Georgina Baia o Silvia Domínguez, entre otras.

Pese a que España es favorita, es posible que acuse las bajas de dos jugadoras que fueron claves para ganar el anterior campeonato: la pívot Sancho Lyttle y la que fue MVP de ese torneo, Alba Torrens. Y una de las jugadoras de las que se espera más en el futuro es Andrea Vilaró, debutante de 26 años con un gran talento y hambre de títulos.

Al campeonato nuestra selección llega después de una fase de clasificación perfecta, con sus seis partidos invicta y frente a rivales tan duros como Bulgaria o Ucrania.

Francia.  La selección francesa es otra de las favoritas para conseguir el triunfo final. Tendrá muchas ganas de revancha contra España tras la derrota en la final de 2017. Francia ha ganado músculo y talento respecto al equipo de hace dos años, con incorporaciones como la nacionalizada Brian Hartley. Algunos expertos consideran a la selección francesa como la de mayor talento de Europa y con más potencial físico pero lleva ya unos años sin mandar en el continente. Entre sus jugadoras destacan Marina Johannes, Sandrine Gruda y Endene Miyem. Desde 2001, Francia ha ganado siete medallas en competiciones internacionales.

Gran Bretaña.  No tiene tradición en las grandes competiciones pero es considerada por muchos como la gran tapada. Su progresión en los últimos años es muy importante y se trata de un equipo joven que puede dar más de una sorpresa. Se trata de un rival que nunca debe ser menospreciado. Ocupa en la actualidad el puesto 24 en el ranking mundial.

Letonia. Es una de las selecciones anfitrionas y un rival muy duro físicamente. Su jugadora más en forma es Kristine Vitola, capaz de tirar del equipo en los peores momentos. Letonia es una de las potencias continentales y en este campeonato jugar en casa le otorgará un plus de competitividad.

El grupo de España

En la primera fase de la competición la selección española se enfrentará a Ucrania, Gran Bretaña y Letonia. La rival que da, a priori, más miedo es la anfitriona Letonia, pro España sabe muy bien cómo ganarla. Ya lo hizo muy recientemente en la fase de preparación, en un partido disputado en Burgos y que ganó por 77-51. Las letonas no fueron rivales ante unas españolas que hicieron todo un despliegue de buen juego, velocidad e intensidad en defensa.

La fase de grupos se juega en la capital letona, Riga, y en las ciudades serbias Nis y Zrenjanin. El debut de España se producirá el 27 de junio ante el equipo ucraniano.

La fase final

Belgrado será la ciudad que acoja la fase final del campeonato europeo femenino de baloncesto. Los cuartos de final tendrán lugar ya en el mes de julio, con los primeros equipos de cada grupo clasificados directamente.  

Las semifinales serán el sábado 7 de julio y la gran final se producirá el domingo 8 de julio

Las predicciones apuntan a España y Francia, de nuevo, como los grandes contendientes en esta fase final. Pero uno de los elementos más apasionantes del deporte es la imprevisibilidad y los resultados inesperados. Con toda probabilidad en este campeonato brillarán equipos insospechados y se producirán resultados desconcertantes que aumentarán la emoción y añadirán incertidumbre al resultado final.

Etiquetas
stats