Ahora más que nunca

Javi Flores celebra un gol en El Arcángel | ÁLEX GALLEGOS

Administradores judiciales, deudas casi inasumibles, embargos en serie, problemas de logística… El Córdoba actúa en el peor escenario que haya conocido. El club toma el aspecto de enfermo terminal como consecuencia de una gestión difícil de comprender -como mínimo-. Cada día es un suplicio a nivel institucional. Sólo el aspecto deportivo permite evadirse de la dura realidad de la entidad y es éste el asidero tanto del equipo como de la afición. También de la propia sociedad pues la bonanza competitiva puede ser un importante factor determinante de cara al futuro -sin más, no sólo el inmediato-. De ahí que ésta sea la ocasión en que más necesario se hace el triunfo lejos del cálido hogar. Por este motivo la primera victoria visitante de la temporada no es sólo objetivo en relación a la tabla del Grupo IV de Segunda B sino a la propia supervivencia de lo conocido en El Arcángel. Y ahí aparece el UCAM Murcia como víctima propicia.

Ahora más que nunca. Es lo que reitera la hinchada del cuadro califal de un tiempo a esta parte. Por otro lado es lo que podría decírsele al equipo que dirige Raúl Agné en cuanto a la necesidad que es más obligación de sumar de tres como foráneo. Porque vencer en este momento no significaría el ansiado golpe de efecto para confirmar el rol de favorito al ascenso sino que haría más factible la viabilidad de la entidad. Quizá con una próxima compraventa. ¿Quién sabe? Lo cierto es que sobre la plantilla recae, de manera un tanto injusta, la responsabilidad de recomponer la figura. Lo mejor en este sentido es el compromiso de la plantilla, dispuesta a todo con tal de arrimar el hombro. “La actitud de este grupo es excelente”, aseveró de los jugadores su entrenador en la mañana del viernes.

Por tanto, el Córdoba se juega mucho más que tres puntos en un escenario histórico como lo es La Condomina. En la actualidad luce de azul y no de rojo, como cuando en sus gradas se animaba al Real Murcia -que en realidad es grana-, pero no deja de ser el gran estadio que fue para el fútbol español. Allí desea precisamente el cuadro califal lograr su primer triunfo como visitante de esta inesperadamente más tortuosa aventura en Segunda B. Los blanquiverdes apenas sumaron tres puntos -uno a uno en otros tantos empates- en seis partidos lejos de su feudo. Unos números estos que son poco propios de un aspirante al ascenso y que además desdibujan un bagaje casi perfecto como local. Por si no quedó lo suficientemente claro, es esencial la victoria.

El reto lo asume el equipo de Raúl Agné de nuevo con bajas sensibles. Además de no contar con su máximo goleador, Owusu -con Ghana sub 23- y con dos futbolistas con cierto peso en el vestuario, como Xavi Molina y Jesús Álvaro, el conjunto blanquiverde pierde al que es uno de sus referentes. El hombre más destacado a nivel defensivo vuelve a estar ausente con motivo de compromisos con su selección: es el panameño Fidel Escobar. Por fortuna, el técnico no resta más efectivos más allá del canterano Antonio Moyano, con molestias físicas. Así, el Córdoba acude a la contienda en Murcia con un casi imprescindible Javi Flores. El de Fátima se destapó -como si hiciera falta a estas alturas…- la anterior jornada, lideró al cuadro califal y recordó la razón por la que es el elegido para capitanear sobre el campo el presente proyecto.

Las dolencias, circunstanciales y poco preocupantes en esta ocasión, acompañaron al capitán, que sin embargo será el encargado de dirigir en el verde a una escuadra cuyo once debe variar poco respecto del último encuentro. De hecho, lo normal y previsible es que se produzca tan sólo una novedad en relación al choque con el Villarrobledo. Es la obligada por la baja de Fidel Escobar. Para cubrir ese hueco en la defensa se postula Djetei. Por lo demás, resulta improbable que Raúl Agné decida tocar nada. De esta forma el Córdoba saldrá en La Condomina, casi con seguridad, con el sistema y los jugadores de la más reciente contienda liguera. Es decir, José Antonio González e Imanol García actuarán de doble pivote con Zelu y De las Cuevas junto a Javi Flores en línea de tres cuartos. La punta de ataque será, salvo sorpresa, para Juanto Ortuño y en la zaga Fernández, Chus Herrero y Víctor Ruiz parecen asegurar sus puestos. Es lo que ocurre con las ausencias también de Xavi Molina y Jesús Álvaro.

Camino del triunfo el Córdoba debe estar muy pendiente del rival, que cabe recordar que “está hecho para estar arriba”. El técnico califal lo resaltó en su comparecencia antes del partido y lo hizo de forma acertada. El UCAM Murcia conformó un proyecto para regresar a una Segunda A en la que por primera vez se enfrentó al cuadro califal hace apenas tres años. Pero no siempre la teoría se lleva a la práctica y es esto lo que sucedió al conjunto azulón en el primer tramo de temporada. Desde hace cinco duelos trata de poner remedio Miguel Rivera, bajo cuyas órdenes el cuadro de La Condomina ha conseguido remontar ligeramente: ya no está en descenso y tiene sólo cinco puntos menos que el conjunto blanquiverde. “La clasificación no refleja su nivel”, advirtió Raúl Agné. Pues eso. Y ojo sobre todo con Isaac Aketxe, que por cierto generó interés en El Arcángel el pasado verano.

ALINEACIONES PROBABLES

UCAM MURCIA CF: Iricibar, Adán, Viti, Hugo Álvarez, Galas, Rafa de Vicente, Barbosa, Vicente, Mayoral, Camacho y Aketxe.

CÓRDOBA CF: Isaac Becerra, Fernández, Djetei, Chus Herrero, Víctor Ruiz, Imanol García, José Antonio González, Zelu, Javi Flores, De las Cuevas y Juanto Ortuño.

ÁRBITRO: Gerard Brull Acerete (Comité Catalán).

CAMPO Y HORA: La Condomina, 17:00 (Footters y La 7 TV).

Etiquetas
stats