Adiós a Ekeng, el elemento extraño del Córdoba

Ekeng, en la presentación del Córdoba 2015-16. | ÁLVARO CARMONA
El camerunés cierra su etapa en un equipo en el que nunca encontró el sitio | El jugador no superó el examen de la pretemporada con Oltra | Tenía un año más de contrato

Ekeng ya no jugará más en el Córdoba, que ha oficializado su despedida. Fuera de los planes de José Luis Oltra, que no consideró suficiente su aportación en el período de concentración en Campoamor, el camerunés deja un club al que llegó el verano pasado avalado por Albert Ferrer. Patrick Ekeng (Yaoundé, 1990) fue uno de los primeros en aterrizar en el Córdoba para construir el proyecto de Primera División. Disputó 14 partidos de Liga (4 con Ferrer, 9 con Djukic y uno con Romero) y dejó una imagen poco consistente, con buen despliegue físico -si cobrara por kilómetros sería millonario- pero una evidente dificultad para entender el juego en lo táctico. Su galería de expulsiones y pifias le dieron una desagradable notoriedad en un equipo caótico, en el que le probaron en todos los lugares posibles: pivote, mediocentro defensivo, media punta o interior derecho.

Con un año más de contrato, el ex jugador del Lens francés y el Lausanne suizo se desplazó a la concentración de pretemporada y jugó ante el Orihuela y el Torrevieja, pero desapareció desde entonces. Para el siguiente ensayo ante el Linares no fue ni convocado. Tampoco después contra el Sevilla Atlético. El camerunés se encontraba en la rampa de salida, una situación que poco después compartiría con Samu de los Reyes -que repetirá cesión en el Llagostera-. Desde entonces no volvió a aparecer siquiera en la lista de Oltra de cara a cada nuevo encuentro que disputó el conjunto blanquiverde. Además, la participación de Ekeng en los entrenamientos del equipo fue intermitente. Tras el stage en tierras alicantinas, fueron más las ausencias que se le contabilizaron en las sesiones en la Ciudad Deportiva Rafael Gómez que las jornadas de trabajo junto al resto de compañeros, que ya lo dejaron de ser.

El fichaje de Sasa Markovic y la continuidad de Luso no jugaron a su favor y el club intensificó, dentro de ese panorama, la búsqueda de una salida para el camerunés. Sus problemas de adaptación, evidentes desde su llegada por la barrera del idioma, se agudizaron con los malos resultados del equipo y su difícil situación personal. Sin embargo, el futbolista tardó en abandonar la disciplina blanquiverde e incluso vivió la extraña circunstancia de formar parte del acto de presentación y de la foto de familia del equipo. Cuando llegó la hora de saltar al césped, a él le mandaron a la grada. Su porvenir en El Arcángel era nulo.

Etiquetas
stats