Un 2021 con expectativas diversas para el deporte cordobés

Lance del duelo entre el Cajasur CBM y el Alarcos Ciudad Real | MADERO CUBERO

El deporte cordobés seguirá en 2021 con más fuerza que nunca. Los deportes de equipo en la provincia seguirán dando el callo a pesar de las circunstancias provocadas por el virus del Covid-19. Estrecheces económicas y la propia enfermedad serán los principales enemigos de unos conjuntos de la provincia que, más allá de objetivos de ascensos y permanencias en sus respectivas categorías, tendrán en su supervivencia en 2021 una de sus principales metas.

Ascenso y permanencia, objetivos para el fútbol sala 

Exceptuando al Córdoba Patrimonio de la Humanidad, las zapatillas en el parqué rechinan con ilusión en los pabellones cordobeses. Para el Deportivo Córdoba, la trayectoria triunfal de las de Juanma Cubero es implacable. En el sentido más positivo de la expresión, el carro cajista va cuesta abajo, sin frenos y a toda velocidad directo al ascenso que se les escapó en la anterior campaña. Las victorias ante rivales directos como el Atlético Torcal en Vista Alegre y los últimos triunfos ante Guadalcación y Almaraz confirman el buen trabajo que se lleva haciendo desde hace varias temporadas en la entidad que dirige Pablo García. Siete triunfos y solo una derrota son la antesala de un 2021 en el que se presentan líderes del Grupo III-B de Segunda División. Las blanquiverdes abrirán boca en el nuevo año iniciando la segunda vuelta del campeonato ante el Hércules FS, frente al que quieren seguir refrendando sus sensaciones positivas para que el ascenso de categoría no se les escape de nuevo y que Córdoba tenga dos equipos en las máximas categorías masculina y femenina.

Por su parte, un novato de la competición, el Bujalance FS, querrá conseguir sus objetivos de acuerdo con su listón, que no es otro que el de la permanencia en Segunda División B. Tras un mal inicio en la competición, los chicos de Fermín Hidalgo, con ex cordobesistas en sus filas como Cristóbal, Antoñito y Catiti, tienen en su regreso a la división de bronce una oportunidad para seguir asentándose cada vez más alto en los escalafones del fútbol sala nacional. Así, el 2021 servirá a los bujalanceños para asegurar una categoría a la que accedieron como nuevos pero donde quieren empezar a comportarse como auténticos clásicos de la competición. El fichaje de Manu Campaña en la portería será un pilar más en el deseo del cuadro cordobés de confirmar su plaza en el Grupo 5 de la Segunda División B para la próxima temporada

Nobles intenciones en Reto Iberdrola y Tercera División

Para el fútbol femenino en clave cordobesa, la meta es acceder a la próxima fase. Tanto para CD Pozoalbense como para Córdoba Femenino, el hecho de entrar entre los cuatro primeros de su Grupo Sur A de Reto Iberdrola supondrá un espaldarazo para ambos conjuntos aunque bien es cierto que más afectará a uno de ellos. El intratable Pozoalbense, que solo ha sufrido una derrota en lo que va de temporada, se sitúa como líder de la clasificación, con una de las defensas más fiables del campeonato y con uno de los ataques más implacables de la segunda categoría del balompié femenino. Aun así, el club pedrocheño acudió al mercado de invierno antes de terminar el 2020 para reforzar la defensa y la mediapunta con Yerenis De León y Farlyn Caicedo respectivamente; todo ello para apuntalar una plantilla completa aunque algo necesitada de fondo de armario con mayor presencia y prestancia en el terreno de juego. Por su parte, el Córdoba Femenino, aunque acude como tercer clasificado del subgrupo, tiene a equipos como La Solana o el Cáceres pisándole los talones y terminó el año con derrota en el derbi en Pozoblanco.

El conjunto blanquiverde aún no ha echado mano de la ventana invernal de traspasos aunque lo hará casi con toda seguridad, ya que el bagaje pobre de sus referencias ofensivas así lo dictaminan. Por su botín de puntos, la escuadra cordobesista sería séptima de ocho clasificados a la siguiente fase, donde la acumulación del tesoro adquirirá una importancia mayor y los pequeños detalles -sobre todo en la delantera- marcarán la diferencia. Su rival en la provincia tendrá la tranquilidad de los deberes hechos y recibirá al 2021 como una oportunidad de seguir creciendo y soñando con la oportunidad de ascender de categoría con un bloque compacto dirigido por Manuel Fernández.

En cuanto a la Tercera División, también tiene a equipos cordobeses luchando en lo más alto de la clasificación. En este caso, Ciudad de Lucena y Salerm Puente Genil son los inquilinos de la litera de la buhardilla, pero con los pontaneses durmiendo en la cama de abajo y los azulillos, en la parte de arriba. El equipo de Dimas Carrasco, que solo ha perdido un encuentro en el torneo de la regularidad, es el primer clasificado del Grupo X-B de Tercera con 20 puntos en la talega y dispuestos a realizar la machada de la pasada campaña, también marcada por el Covid-19. El cuadro lucentino cayó en el último peldaño en su camino a la Segunda B, donde un Betis Deportivo superior eliminó el sueño de una ciudad, y quiere volver a estar entre los mejores para seguir optando a una plaza en la categoría de bronce.

Por su parte, el Salerm Puente Genil, que perdió no sin polémica en el último choque del año ante precisamente el Lucena, tiene la firme intención de dar continuidad a su camino triunfal, algo que no hizo la pasada campaña, donde una mala segunda vuelta y el coronavirus terminaron por desestimar sus opciones de ascenso. El proyecto de Diego Caro, en cualquier caso, tiene visos de sobra para intentarlo una vez más. En cuanto al CD Pozoblanco, la salvación será de nuevo su objetivo tras la llegada de Emilio Fajardo al banquillo blanquillo tras un mal arranque y varios partidos aplazados por el Covid-19; misma meta, por cierto, que tendrá el ambicioso proyecto del Córdoba, de nuevo sumido en el farolillo rojo. Los blanquiverdes, con urgente problema de gol sin Luismi Redondo, son antepenúltimos a cinco puntos de la permanencia, por lo que salir de la parte de abajo será el objetivo más inmediato en 2021.

La resina en el balón y un año lleno de ilusión

El balonmano quiere seguir teniendo acento cordobés en la élite. Dos representantes en las máximas categorías masculina y femenina -Ángel Ximénez Puente Genil y Adesal Córdoba respectivamente- tendrán objetivos dispares en el regreso de la competición en 2021. Los pontanos, de hecho, están a una victoria de meterse en la Copa del Rey. El partido de la tercera jornada ante el Incarlopsa Cuenca, aplazado en su momento debido al coronavirus y con nueva fecha el próximo 10 de febrero, será el encuentro definitorio para introducir o no a los de Paco Bustos en una histórica clasificación con los ocho mejores equipos de España hasta la fecha. Antes, sin embargo, tendrán la final de la XXV Copa Andalucía de Balonmano ante el Ciudad de Málaga en tierras malagueñas el 16 de enero, entorchado por el que lucharán antes de retornar a la competición liguera. Por su parte, el Adesal se encuentra en una situación de peligro extremo. Con solo una victoria en su casillero y seis derrotas, las de Rafa Moreno parecen no haberse adaptado en su regreso a la Guerreras Iberdrola. El equipo más goleado de su grupo, en su caso, verá en la salvación una auténtica machada dadas las circunstancias y después del parón por el Europeo. Las fuensantinas tendrán su retorno a la competición de la regularidad el próximo 16 de enero, cuando visitarán la cancha del invicto líder, el BM Granollers, para sumar puntos y aspirar a una permanencia complicada.

Por su parte, el Cajasur CBM también quiere apuntarse a la fiesta de las cotas altas. El conjunto de Fátima, con un comienzo fulgurante y algo más de bajada hacia el tramo final del año, finalizó el 2020 con una victoria de relevancia ante el BM Zarautz para sumar su octavo triunfo del campeonato para así colocarse como tercer clasificado, a dos puntos del segundo y a tres del primero. De hecho, el calendario liguero del 2021 le dará la oportunidad de acercarse más al actual líder de la carrera, el BM Torrelavega, con el que se enfrentará en Córdoba el próximo 23 de enero. El cuadro de Jesús Escribano, con ambos internacionales chilenos a plena disposición, tienen la firme intención de seguir en los puestos nobles de la tabla clasificatoria para soñar con ascender de categoría. En cualquier caso, no es una suposición a la ligera, pues los granates albergan mimbres fuertes de cara a un 2021 para dar continuidad al asentamiento de las bases del proyecto del Córdoba de Balonmano en un 2021 que se presenta ilusionante en clave cajista.

Renovación de convicciones para subir o permanecer

El baloncesto de la provincia seguirá escalando posiciones o manteniéndose en categoríaa. Al menos, es su intención a pesar de los resultados. En el caso del Peñarroya, que milita actualmente en la Liga EBA, tiene el objetivo claro de la salvación con vistas a superar un tramo algo irregular de la competición. El cuadro peñarriblense, con solo dos victorias en su casillero y cinco derrotas, aún tiene dos partidos pendientes debido al coronavirus, por lo que se antojan de gran importancia para alejarse cuanto antes de la zona peligrosa. Por su parte, el Dobuss Córdoba, cuarto clasificado en la N1 con cuatro victorias y dos derrotas, quiere a toda costa el ascenso a LF2 y tendrá que dar un golpe sobre la mesa, por lo que a los dos compromisos aplazados también a causa del Covid-19 se les otorgará una relevancia mayor de la esperada a estas alturas de temporada, atípica por todas las circunstancias que lo rodean. Por su parte, en el plano masculino, Maristas, Ciudad de Córdoba y UCB también aspiran a la permanencia en la N1, para lo que tendrán que mejorar y alejarse cuanto antes de sus puestos sexto, séptimo y noveno respectivamente entre los nueve participantes de su Grupo B.

Establecerse en la categoría como fin

Finalmente, para el voleibol, los malos inicios han sido la tónica dominante. En lo masculino, el CD Salesianos, que no pudo debutar a mediados de diciembre a causa de algunos positivos en el cuadro colegial, hizo lo propio pero con derrota ante el CV Arahal en el Kiko Pastor. Así, querrá comenzar el año de la mejor manera en la tercera fecha de la competición recibiendo en la pista cordobesa al MGH Asesores Lepe 2000. Por su parte, en el apartado femenino, el Academia Voleibol Córdoba sí conoció el triunfo en el último compromiso del año 2020 ante un rival cordobés, el Unión Cordobesa de Voleibol, a quien venció en su cancha y a cuyo triunfo intentarán dar continuidad en el regreso de la competición el próximo año ante el Nesauro Otura. Por su parte, la mencionada Unión Cordobesa de Voleibol se halla hundida en la clasificación, ocupando el penúltimo lugar pero a tan solo tres puntos del cuarto clasificado. Dos derrotas del cuadro de Paco López fueron el broche al año, broche al que intentarán dar lustre en el primero compromiso de 2021 ante el Voleyup del Alcalá la Real jiennense.

Los comienzos de temporada para los dos equipos de Priego de tenis de mesa y el Mezquita Rugby Club también servirán de pistoletazo de salida para un 2021 que, si bien seguirá marcado por el coronavirus, ve la luz al final del túnel gracias a la estandarización y puesta en marcha del servicio de vacunación contra el Covid-19. Mientras tanto, el deporte cordobés continuará para dar vida y salud tanto a clubes como a la sociedad de la provincia.

Etiquetas
stats