Vitalogy, la música, surco a surco

.
Córdoba cuenta con una nueva tienda de música, especializada en vinilos, y que lleva el nombre de un disco de Pearl Jam

Cuando Pearl Jam lanzó Vitalogy en 1994, las ventas de vinilo ya llevaban años en caída libre, y el formato predominante de aquella época ya era el CD, hoy prácticamente desterrado, mientras que el plástico negro vive un tímido aunque imparable repunte en las ventas de música.

Entonces, como hoy, lanzar un disco en vinilo era una audacia, y así lo hizo la banda de Eddie Vedder, que optó por editar Vitalogy antes en doce pulgadas en disco compacto.

Esa audacia fue la que ha inspirado al joven cordobés Miguel Ángel Carmona, que, con 33 años, y tras haber estudiado imagen y sonido y haber trabajado en empleos varios, se ha lanzado a cumplir su sueño, regentar una tienda de discos que ha llamado Vitalogy, en honor a aquel disco.

Es el primer disco en el que uno repara nada más entrar en este espacio, ubicado en la Calle Alfonso XIII, y que, sólo por su apertura hace unas semanas, ya es una buena noticia para los amantes de la música, sobretodo después de que Fuentes Guerra echara el cierre definitivo.

“Me ha costado decidirme, pero viendo que han repuntado las ventas de vinilo me he decidido. Lo que más me ha costado ha sido encontrar el sitio”, explica Carmona, que recuerda que su amor por la música le viene por su hermano, y que reconoce que lo que mejor se le da ha sido siempre “hablar con la gente de música y aconsejarle discos”.

Y puestos a aconsejar, ¿por qué no directamente facilitárselos?, se preguntó Carmona, que defiende a ultranza la experiencia que supone escuchar un disco en vinilo.

“Desde el primer momento que lo coges, ya le ves mucho más valor que a un CD, como si fuera una pieza de coleccionista. Te invita a escuchar la música de una manera diferente, mucho más reflexiva”, especifica Carmona.

Interviene entonces Juanma, uno de los clientes, bajista y contrabajista en varias bandas, quien apunta que “la digitalización ha matado la calidad del audio, porque la producción es mucho más plana”, y apostilla que, hoy en día, los grupos de Soul y Funk están volviendo a grabar en estudios analógicos.

Carmona, añade que el vinilo no mirió nunca, y que más bajo que ha caído no va a caer. “Y mi intención no es hacerme rico, sino poder vivir de esto”, concluye.

Y como medio de vida, Discos Vitalogy abrió el pasado viernes con los estantes llenos de música de todos los géneros posibles (Funky, Soul, Rock, Heavy, Reggae), en todos los formatos (7 pulgadas, Maxis, LPs dobles y triples) y con novedades y discos de segunda mano.

A todo ello se suman productos de merchandising y otros reclamos como sesiones en directo de disc jockeys o músicos, y, por supuesto, las joyitas que uno pueda encontrar entre sus estantes.

Carmona, salvando su querido Vitalogyy, recomienda el Still Bill de Bill Withers en la edición alemana, que compró él mismo en la Feria Internacional de Madrid.

Aunque, para cuando se publiquen estas líneas, este último disco ya no estará en los estantes de Discos Vitalogy, porque un servidor lo encontró primero.

Y ahora ya saben dónde. En Discos Vitalogy.

Etiquetas
stats