“Seguimos muy orgullosos de lo que supuso Malviviendo”

.

Hablar de emprendimiento audiovisual en Andalucía es hablar de Diffferent Entertainment. Una afirmación que puede extrapolarse sin ningún problema al resto del territorio nacional, pues pocas son las productoras que pueden decir haber vivido una trayectoria similar -igual es imposible- a la suya. Un éxito que les llegó de manera prematura e inesperada, pero con el que han sabido lidiar a la perfección, teniendo al mismo tiempo que ir adaptándose a los nuevos métodos de consumo. Todo ello con la virtud de haber logrado crecer de la mano de una audiencia joven (en su día) que se ha mantenido fiel y a la que se han sumado las generaciones posteriores. Eso sí, de lo que no cabe duda es de que no hay receta para el  éxito. Su historia, acrecentada en el tiempo con muchas horas de trabajo, surgió gracias a "estar en el sitio adecuado y en el momento justo", tal y como matiza Teresa Segura, una de las caras visibles del proyecto con sede en Sevilla. 

¿Cuántas veces han escuchado esa misma frase? Infinitas, seguramente. No obstante, lo cierto es que, atendiendo a su puesta en marcha y posterior crecimiento, la máxima se cumple a la perfección. "Posiblemente, hoy en día, Malviviendo (2008-2013) no tendría éxito ninguno si repitiésemos las mismas pautas", puntualiza Segura. Y en efecto, todo indica que eso sería así. La serie (denominada webserie en aquel entonces, un término que hoy ya no tiene sentido) emitió su primer capítulo el 24 de noviembre de 2008 -con un presupuesto de 40 euros- con el único objetivo de "poner algo de experiencia en nuestros currículum, pues acabábamos de terminar de estudiar y ninguna empresa de nuestro sector nos llamaba", aclara David Sainz, creador de la serie.

Sin embargo, contra el total pronóstico de los mismos creadores, aquel capítulo piloto fue visto por 100.000 personas en una semana (hoy día cuenta con 5.274.980 visualizaciones), lo que les llevó a querer seguir produciendo. La serie se culminó en tres temporadas de 10 capítulos cada una y recibiendo el reconocimiento de más de 85 millones de personas. Un auténtico fenómeno fan. Lo que comenzó como un experimento, al poco tiempo se convirtió en un método de vida. Los mismos protagonistas de aquella serie son ahora los componentes de la productora sevillana, los cuales no han dejado de crear productos propios para multitud de cadenas de televisión y plataformas de vídeo bajo demanda. Ellos son David Sainz (El negro) como director y guionista, Teresa Segura (Blanca) como directora de producción, Antonio Velázquez (El zurdo) como director de fotografía y Javi Lería (El rata) en la edición y postproducción de vídeo. Los dos primeros atienden a CORDÓPOLIS durante su participación en la primera edición del Festival de Microcine Soma Club Film de Montilla.

PREGUNTA. El pasado 24 de noviembre se cumplieron 11 años del estreno de Malviviendo, ¿seguís disfrutando al hablar de la serie y que se os recuerde principalmente por ella?

TERESA SEGURA. Claro que seguimos disfrutando hablando de la serie. Realmente fue nuestro bebé, nuestro germen, le tenemos mucho cariño y, aunque hemos pasado página a nivel laboral y seguimos evolucionando en todos los sentidos, tanto en el formato, género, presupuesto y en todo, seguimos muy orgullosos. 

DAVID SAINZ. Por nuestra parte seguimos muy orgullosos de ese proyecto en concreto. Hay gente que nos seguirá recordando por eso, por lo que supuso y el boom que tuvo en su día, pero hay otra gente que ha seguido disfrutando de otros proyectos que hemos hecho y nos lo reconocen también.

P. Habéis hablado muchas veces de las dificultades enormes que tuvo ese proyecto para salir adelante. De hecho, si no me equivoco, fue la casualidad de que ninguno encontrarais un trabajo relacionado con el audiovisual, ¿en qué momento os dais cuenta o notáis que aquello podía convertirse realmente en un modo de vida?

D. S. Se empezó con nada. Teníamos 40 euros de gasolina en el coche de Antonio (Velázquez), una cámara y una silla de ruedas que me encontré en la puerta de una casa.

T. S. Cuando empiezas un proyecto únicamente con los recursos que dispones en ese momento pues tienes que ir solventando problemas que se producen sobre la marcha. Poco a poco, gracias al éxito que tuvo desde el principio, pudimos ir teniendo más recursos, hasta que al final, el último capítulo, aunque nunca tuvo el presupuesto que debería haber tenido dentro de la industria, sí que al menos se pudo solventar todos los costes gracias a todos los patrocinadores.

D. S. La producción de Malviviendo realmente era fácil, pues había mucha gente que quería colaborar. Entonces, en ese sentido, fue mejorando.

T. S. El audiovisual ya era un modo de vida para mucha gente. Nos damos cuenta del éxito muy rápido y, gracias a ese éxito, intentamos crear una marca, que posteriormente fue Diffferent.

P. En la primera temporada ya contáis con un cameo importante, como es el de Zatu (SFDK), ¿qué supuso para Malviviendo?

D. S. Malviviendo fue una serie en la que muchísima gente quería colaborar, tanto poniendo localizaciones, dejándonos vestuario o saliendo en ella. Entonces, hubo gente como Zatu que a raíz de otro contacto le gustaba la serie, nos dijo que contásemos con él, y rápidamente se le buscó un papel.

T. S. Nosotros encantadísimos y, para todos los seguidores de Malviviendo, que saliera gente también referente para ellos, pues suponía un plus en la producción y en la difusión de la serie.

P. Contabais con precedentes como Cálico Electrónico (2004-2015) o Qué vida más triste (2008-2010), aunque Malviviendo sí que revolucionó mucho más la escena, ¿cuál creéis que era el secreto?

T. S. Fueron tres formatos completamente diferentes y que cada uno tuvo su revolución en cada momento. Cálico era animación y capítulos cortos, Qué vida más triste también eran capítulos muy cortos y Malviviendo la revolución que supuso era que eran más largos y, aún así, conseguimos estar 6 años siempre creciendo en audiencia. De hecho, a día de hoy sigue creciendo la audiencia de Malviviendo.

D. S. Fueron precedentes y posteriormente amigos, puesto que nos encontramos en todos los festivales y a día de hoy seguimos trabajando con ellos cuando podemos. 

T. S. El secreto no se sabe. Es hacer algo que te guste, que tú consumirías y que consigas que le guste a los demás y que éstos se conviertan también en promotores de tu propio proyecto.

P. Además, aunque coqueteasteis un poco con la televisión, hasta el final fuisteis fieles a Youtube…

T. S. Fuimos fieles a Youtube porque era la plataforma que consumía todo el mundo. Nosotros dimos derechos a algunas televisiones, pero siempre sin exclusividad para tener la posibilidad siempre de que estén en YouTube. Como te he dicho, a día de hoy hay gente que sigue descubriendo Malviviendo y eso es lo guay de los productos digitales que siempre estarán ahí para que cada uno lo descubra en el momento que sea oportuno.

P. Siguiendo con esto, y ahora que estamos en pleno boom de las plataformas de consumo bajo demanda. Los precedentes que hemos mencionado y, sobre todo, vosotros, fuisteis un poco pioneros aquí en España en este tipo de consumo, aunque fuese por la necesidad de las circunstancias. 

T. S. Consumir por internet proyectos de ficción siempre lo hemos hecho porque, de hecho, nosotros consumimos todas las series de fuera de España a través de plataformas que existían, como Torrent, y mediante las que descubríamos la ficción que no teníamos en nuestra tele. Entonces, al final, el usurario joven de internet sí que estaba acostumbrado a ello y nosotros lo bueno es que fuimos la primera serie de ficción, digamos con formato más de televisión, que se hizo para Youtube. Llegamos al sitio y en el momento adecuado y por eso fue también tan revolucionario. Youtube llevaba sólo tres años.

D. S. Nos mantuvimos fieles por eso, porque Youtube siempre ha sido el referente de reproductor online.

T. S. Sin embargo, ahora creo que Malviviendo no hubiera tenido prácticamente éxito. Las cosas han cambiado mucho con la llegada de todas las plataformas. Hoy en día hay mucha variedad y existen muchas opciones, desde Netflix a Movistar, pasando por HBO, Flooxer o Amazon Prime. Y ahora llegan Apple TV+ y Disney+. Este boom de las plataformas tendrá que reventar por algún sitio, ya que muchos productos tienden a perderse y no son rentables.

P. Mientras estáis con Malviviendo empezáis a tener contacto con televisiones. Si no me equivoco, la primera apuesta televisiva es El viaje de Peter Mcdowell (2009), ¿cómo se da aquello?

T. S. Gracias a Malviviendo, el programa 'Andaluces levantaos... somos más y mejores' se pone en contacto con nosotros a través de la productora de Manu Sánchez y nos propone hacer una serie de ficción dentro del programa. Y ahí fue donde dimos el paso para montar Diffferent Entertainment como productora y hacer el primer producto nuestro para televisión.

P. Avanzamos en el tiempo y nos vamos a 2013. Barriendo un poco para casa, volvéis a Canal Sur con Flaman (2013), un cordobés de barrio que descubre que tiene superpoderes, ¿cómo recordáis esa serie?

D. S. Esa serie fue muy similar a Malviviendo porque tuvo muy poco presupuesto y la hicimos con las mismas ganas que Malviviendo, y además tuvimos la suerte de poder hacer un casting y conocer a gente nueva que después también hemos seguido trabajando con ellos

T. S. Tuvo esa visibilidad que da Canal Sur y su plataforma a la carta y, sobre todo eso, jugamos con otro género diferente y la recordamos con muchísimo cariño.

P. Uno de los aspectos que a mí se me han quedado de aquella serie fueron sus efectos especiales…

D. S. Nuestro postproductor, Javi Lería, es su gran fuerte, los efectos especiales. Es verdad que para esa serie contratamos a dos postproductores más, puesto que tenía muchos efectos y debíamos entregarla en poco tiempo, pero sí que fue un gran trabajo por parte de ellos.

P. Aún hoy, teniendo en cuenta la programación de entonces y la de ahora, que por desgracia no ha cambiado mucho, me sigue sorprendiendo que Canal Sur apostara por un proyecto así.

D. S. Apostó por un proyecto así, puesto que nosotros íbamos de la mano de Los Morancos y ellos llevaban muchos años trabajando para Canal Sur, entonces yo creo que fue una cosa más de confiar en ellos porque íbamos de su mano y también estábamos siendo un poco revolucionarios en Andalucía con Malviviendo.

T. S. Además, para ellos fue una apuesta bastante barata. Ellos se dejaron llevar, ya que si nos hubieran exigido muchísimo más, probablemente no la hubiéramos hecho, porque, como te digo, era bastante barata y rentable para ellos. Canal Sur apostó pese a lo arriesgado que era el formato.

P. Lo que queda demostrado es que, pese al paso de los años y la pequeña distribución que tuvo, no es un producto olvidado. De hecho, leía hace unos días a Álvaro González en La Voz de Asturias decir que El Vecino, la nueva serie de Vigalondo para Netflix, le recuerda a Flaman, ¿estabais al tanto de esto?

T. S. (risas) No lo sabía, pero uno de los protas es Adrián Pino que era uno de los protagonistas de Flaman y sabemos que está inspirado. El Vecino viene de unos cómics, pero realmente tanto la premisa como la trama recuerdan bastante a Flaman. Tienen mucho en común.

P. Dirigida por Vigalondo, creada por Miguel Estaban y Raúl Navarro (El fin de la Comedia) y protagonizada por Quim Gutiérrez y Clara Lago. Y encima la conexión la pone Adrián Pino, ¿nada mal la comparación no?

T. S. Para nada. Somos amigos de Miguel Esteban y Raúl Navarro y, como te digo, sí que sabemos que está inspirada en unos cómics y tengo ganas de verla, pero para ver hasta qué punto es parecida. Adrián Pino ya nos puso de antemano que la trama era bastante similar y por nuestra parte, genial. Tienen muchos más recursos, así que seguro estará estupenda.

P. Dais el salto al cine primero con Obra 67 (2013) y luego con Fogueo (2017). En una se aprecia la pasión por el cine, valga la redundancia, y en otra por la música. Todo salpicado por la comedia. ¿Son esos los vértices que os inspiran principalmente a la hora de crear?

D. S. Son dos películas, pero realmente no están dentro de la industria. Nadie cobró por convenio. Fogueo fue una aventura con muchos amigos y que nació de la pasión por el arte y el cine.

T. S. En todos los proyectos que nacen de la cabeza de David existe esa comedia y está acompañada de buena música. Él sabe qué quiere meter en cada secuencia y qué le viene mejor acompañando.

P. A nivel de dirección y de guion, entiendo que las nuevas formas de consumo han hecho que tengáis que ir casi aprendiendo sobre la marcha, ¿ha sido igual en el caso de la producción?

T. S. Realmente lo único que diferencia a la hora de producir un proyecto es el presupuesto, para tener más o menos recursos, pero David siempre se ha adaptado bastante bien a los recursos que tenemos y siempre hemos ido avanzando para bien en lo profesional, en la calidad de imagen, el sonido, en la postpo y también en los recursos de producción para tener partidas más altas en arte, vestuario, maquillaje, material técnico, etc.

P. ¿Cómo funciona una productora como Diffferent Entertainment?

T. S. Somos pocos, pero, como creamos productos propios, siempre tenemos varios proyectos en desarrollo y, a medida que se van cerrando otros y se van desarrollando, siempre contratamos personal extra en la producción en sí. Y cuando no, siempre estamos aquí los fijos, que somos David Sainz como guionista y director, Antonio Velázquez como director de fotografía, Javi Lería en postproducción y yo como productora y administrativa y coordinadora de los proyectos.

P. Pese a la infinidad de plataformas y posibilidades de proyección y distribución que existen hoy en día, ¿se siguen quedando muchos proyectos en el cajón? ¿Hay alguno que os dé verdadera rabia que no haya salido adelante?

T. S. Hay muchos que no han salido adelante. Otros que están en el cajón y que pueden salir en cualquier momento y otros que están solo en la cabeza de David, deseando desarrollarlos y presentarlos en alguna plataforma para que salgan adelante.

D. S. Hay muchos, aunque tampoco te puedo dar muchos datos para que no me copies (risas).

P. Tras el éxito de Malviviendo, probablemente el otro proyecto que más repercusión ha tenido ha sido Mambo (2017-), con el que además dais el salto a Playz, la plataforma de vídeo bajo demando de RTVE. Una comedia musical coprotagonizada por David y por Aarón Gómez, al que precisamente le harán también un homenaje en este festival…

D. S. Mambo fue una apuesta muy arriesgada, ya que hay mucha gente que le dices musical y se echa para atrás. Sin embargo, nosotros creemos que tuvo un resultado muy bueno, con muy buenas criticas de quienes la vieron y fue nuestro primer paso para entrar a Playz, con la que llevamos dos años trabajando en diferentes formatos y proyectos y que para nosotros es un orgullo.

T. S. La confianza que nos ha dado Playz para crear proyectos y que todos les hayan funcionado ha hecho que esa vinculación se prolongue, por lo que nosotros encantados. 

P. Para terminar, estáis en estos momentos en pleno rodaje de Grasa (2020-), una nueva ficción de Playz, ¿qué nos podéis contar sobre el proyecto y para cuándo se podrá ver?

T. S. Estamos en postproducción y ya mismo se lo entregamos a Playz. Está previsto que se estrene en febrero o marzo del año que viene.

D. S. Está protagonizada por Kike Pérez, un cómico canario. Es una comedia también, aunque más basada en el drama. Es un producto diferente a todo lo que hemos hecho anteriormente.

P. ¿Qué otros proyectos tenéis para el futuro?

T. S. Tenemos varios proyectos para el futuro y el más inmediato es un Late Night que vamos a hacer en coproducción con El Terrat para Playz y que empezamos a grabarlo en breve.

Etiquetas
stats