La noche más corta del año, del 23 al 24 de junio, ha devuelto a Córdoba la estampa de un rincón emblemático de la ciudad inundado de velas que lo iluminan. Este jueves, la Plaza del Conde de Priego, en el corazón del barrio de Santa Marina, se ha llenado de cientos de velas encendidas.

Esta es la sexta edición de la Noche Mágica, organizada por la asociación Córdoba Sólo Hay Una, que celebra de esta manera la noche de San Juan, llenando de velas un lugar emblemático de la ciudad.

Velas encendidas por la organización del evento y por el público que ha ido llegando a la plaza, han compuesto este particular dibujo iluminado en el suelo a los pies de la estatua que recuerda a Manolete frente a la iglesia de Santa Marina.

Además, la cita gratuita para todo el público ha contado con una exaltación de la Noche Mágica cordobesa a cargo del escritor canadiense Reza Emilio Juma.

Junto a ello, se ha ofrecido al público música en directo a cargo del Coro Rociero Volver a Empezar, el Grupo de Danza Al Nasir, David Lozano, Valeria Delgado, Beli Molina con Tramao a la guitarra, el grupo de danza Tris Bolliwood, el violín de Arturo Muñoz, la guitarra de Teresa Jiménez Casas, el cuadro flamenco de Juanjo Luque, Yolanda Gutiérrez, David Morales Mawe, el baile de Erandi Magaña y la actuación de la soprano Concepción Martos.

Fue en 2017 cuando el presidente de Córdoba Sólo Hay Una ideó la forma para que la ciudad también celebrara la noche de San Juan. Decidió entonces colocar unas 2.000 velas en lugares destacados de la capital. La Plaza de Capuchinos fue la elegida para celebrar la primera edición mientras que en 2018 se optó por la Puerta de la Luna, año en que se suspendió debido al fuerte viento. En 2019, la asociación decidió trasladar su Noche Mágica a la Cuesta del Bailío, todo un acierto que motivó la asistencia de miles de personas. En 2020 y 2021 fue suspendida por la pandemia y se sustituyó por un concierto virtual que se pudo seguir por internet.

Etiquetas
Etiquetas
stats