El reto de integrar a los jóvenes en la Cátedra de Flamencología: David Pino arranca su dirección

.

El comienzo de la programación académica de la Cátedra de Flamencología de la Universidad de Córdoba (UCO) no ha estado ajeno a la salida de su anterior director, Arcángel. Minutos antes de la sesión inaugural, algunos eran los que todavía hoy debatían sobre la idoneidad o no de su marcha y sobre las expectativas puestas en quien ha tomado el mando de estos estudios, David Pino. Conocedor del público tan exigente que tiene en frente, el cantaor cordobés asume este encargo de la UCO como una etapa “ilusionante” aunque llena de responsabilidad y de retos que han conformado el diseño de su proyecto académico.

Pino tiene ganas de empezar. No es un neófito en la materia y sus títulos y experiencia han sido cruciales para su designación como director. Es Diplomado en Magisterio, Licenciado en Estudios Superiores de Música y Máster en Investigación y Análisis del Flamenco por la UCO. Actualmente ocupa un puesto de Cátedra de Cante Flamenco en el Conservatorio Superior de Música de Córdoba. Pino ha impartido docencia en las universidades de Córdoba, Cádiz, Madrid, Málaga y la UNIA.

El proyecto académico que ha diseñado, “a corto y medio plazo”, buscar responder a un reto que le preocupa especialmente: “Asegurarnos el relevo generacional en el flamenco y en su enseñanza en las aulas”. Para ello, su dirección irá orientada a seguir integrando la Cátedra en el resto de la sociedad, haciendo especial hincapié entre el público más joven. “Hay que cultivar el flamenco en todos los estamentos y mi intención es que institutos y conservatorios se integren cada vez más en lo que se estudia en la Cátedra”, explica Pino, que señala como “un sueño” poder dirigir unos estudios que él mismo vio nacer y del que fue parte.

En la sesión inaugural -que ha tenido lugar en la Facultad de Ciencias del Trabajo-, el cordobés tuvo palabras para sus tres predecesores -Agustín Gómez, Luis de Córdoba y Arcángel- y ha recordado aquellas primeras conversaciones en lugares, como la Taberna Salinas, en las que un grupo de flamencos tanteó la idea de crear unos estudios que más tarde dieron lugar a la Cátedra de Flamencología. En aquellos años, Gómez mostró tal “gesto de vértigo” similar al que sintió el propio Pino sintió cuando la UCO le comunicó su designación como director, ha asegurado el director. Durante sus primeras palabras, el cantaor ha contado con el apoyo del coordinador general para la Adaptación de Infraestructuras Estratégicas de la UCO, Juan Antonio Caballero Molina, y de la decana de la facultad, Julia Muñoz Molina, quienes han señalado su alto nivel académico y docente, garantes del “empuje” que espera ganar la Cátedra.

Para abrir boca, los asistentes han podido disfrutar de una charla-coloquio entre Pino y el cantaor Antonio Fernández Díaz, Fosforito, en la que ambos han comentado imágenes significativas del veterano artista pontanés. Fosforito se ha retrotraído a los años 40, cuando con tan sólo ocho años empezó a cantar en la dura España de la posguerra. Eran tiempos duros para todos y aún más para los flamencos. Estaba prohibido cantar o bailar en las tabernas “para evitar peleas”. Así fue cómo surgieron las ventas a las afueras de las ciudades. Pudo adoptar el sobrenombre de su padre y vivió los inicios del flamenco en las aulas de la mano del Colegio Mayor San Juan Evangelista de Madrid, “donde se daban conferencias, seminarios y espectáculos flamencos”. Y hoy es protagonista del nuevo impulso que aspira vivir la Cátedra.

La programación de este primer trimestre se extiende hasta finales de enero, distribuida en tres módulos diferentes y simultáneos. El primer módulo está dedicado al Corpus estilístico del cante y en él se abordarán temas como el compás y la armonía en el flamenco, así como se repasarán los estilos más importantes del género a cargo de Faustino Núñez. En diciembre se hará una introducción general y, en enero, los alumnos profundizarán en los estilos.

El segundo módulo se denomina Testimonios y geografía flamenca y tiene como objetivo aprender de la experiencia de los artistas, de sus re­flexiones y de su modo de expresarse. Los alumnos tendrán la oportunidad de compartir sesiones con Perico el del Lunar (Hijo) y El Torombo.

El tercer módulo está destinado a recitales y conferencias de modo que los alumnos complementen las sesiones didácticas con presentaciones artísticas en vivo. Así, durante este martes pasará por la Cátedra la cantaora Rocío Luna, acompañada a la guitarra por Rafael Montilla. En enero será el turno de Gregorio Valderrama y la música preflamenca; y Rafael del Pino Keco, que disertará sobre la didáctica en el baile flamenco.

En cuanto a la ya tradicional Gala de Navidad, que tendrá lugar el martes 10 de diciembre en el Gran Teatro, este año contará con las actuaciones de Julián Estrada, Bernardo Miranda y Jeromo Segura, al cante; Yolanda Osuna, al baile; Jesús Zarrías, Alejandro Hurtado y Miguel Pérez, a las guitarras; hermanos Gamero, Beatriz Osuna, Lorena Osuna, Jorge del Pino y Daniel Morales Mawe, a las palmas.

Etiquetas
stats