Religión vuelve a mirar el fuego

Imagen del único vinilo que publicó Religión en el sello Twins
La banda ochentera vuelve a reunirse esta noche sobre un escenario de su ciudad

Nadie quiere nombrar a la bicha: revival. Pero el retorno a los escenarios en lo que va de año de Corazones Estrangulados, Tarik y la Fábrica de Colores y esta noche de Religión, tres bandas míticas de los ochenta cordobeses, invita a alguna reflexión sociológica interesante. O tal vez no. El caso es que la banda liderada por Jesús Astorga, que lleva el apellido de “de culto” por haber lanzado un único disco -Algunos cuentos, otras tempestades (Twins Records, 1987)-, vuelve a situarse esta noche bajo los focos, curiosamente en la misma sala  que eligió Corazones Estrangulados el pasado abril, la discoteca Palazzio.

La historia del grupo es la del flash que va desde su aparición en la Era Dorada del pop de los ochenta , con cuatro integrantes introspectivos y místicos, un sonido depurado y letras épicas, a su incomprensible disolución un año más tarde. El rey midas cordobés de la época, el productor Paco Martín, hoy caído de su trono tras su etapa de empresario con los cafés de la Luna, fue su descubridor. Religión llevaba un  tiempo rodando con una  maqueta, contaba con buenas críticas de entrada y en Madrid sorprendieron. Era muy difícil grabar un disco de un grupo desconocido, pero la maqueta llegó a manos de Martín, se entusiasmó y apostó por ellos.

En 2007 el grupo volvió a reunirse para celebrar con tres conciertos  el veinte  aniversario de la publicación de su único disco que fueron un éxito de público. “Ahora no se trata de otra efemérides tipo aniversario, homenaje o similar”, explican “menos aún, y ya lo dejamos claro de entrada, apuntarnos a cualquier tipo de corriente revival o ejercicio de nostalgia oportunista, tan frecuentes en el mundo de la música, pero lejos de nuestras ideales. Simplemente se nos propuso ofrecer este concierto”. Y ahí estarán esta noche “con mariposas en el estómago”, según confiesa su cantante, Jesús Astorga.

Mes y medio  después de duros ensayos llenos de “entrega, entusiasmo y profesionalidad ” subirán al escenario “con  más contundencia que nunca y mil veces más seguridad que en los años mozos”. Prometen  la pasión, intensidad y honestidad de la que siempre hizo gala esta banda y esperan una gran noche llena de sorpresas y buenos momentos en la que  “el rumor del viento aceche” y nos lleve hasta el concierto.

Etiquetas
stats