ENTREVISTA

Rafa Sánchez (La Unión): “Me quedo con el mundo de los 80, que creo que era más divertido”

Rafa Sánchez.

Cuándo se le pregunta a Rafa Sánchez cómo es posible que esté tan en forma a sus 60 años, se marca un all in: “Pues te diría que esto es por el rocanrol”, responde el icónico líder y cantante de La Unión con una calidez enorme y contagiosa al otro lado del teléfono. A punto de pasar por Córdoba, donde toca el próximo 30 en el Palacio de Congresos, Sánchez está disfrutando de una nueva etapa en solitario, que oficialmente arranco con la publicación del single Vístete princesa.

Una nueva etapa que, además, se está construyendo mientras su legado, La Unión, vive su propio proceso de deconstrucción. Más allá del litigio que mantiene por la marca con uno de los miembros, es la muerte de Mario Martínez, guitarrista y uno de los fundadores de la banda, lo que ha dejado más tocado a Sánchez, que arranca la entrevista recordando a su compañero.

Como buen superviviente, me voy adaptando a todas las nuevas formas

PREGUNTA. ¿Cómo estás de ánimo estos días tan duros?

RESPUESTA. Musicalmente me encuentro muy bien y muy contento con mi banda y con el nuevo proyecto. Pero, personalmente un poco triste por el fallecimiento de Mario. Y bueno, a ese nivel estoy todavía un poco consternado. Me quedo con que por fin está descansando. 

P. Quizá en el concierto de Córdoba tengas oportunidad de rendirle un tributo.

R. Seguro que lo recordaré en algún momento del concierto. El Lobo hombre se la voy a dedicar a él claramente. 

P. Es un concierto un tanto particular, porque, según me comentan, vas a tener tiempo de charlar sobre tu trayectoria.

R. Exacto. Es un concierto-biografía. Y lo que hago es un repaso de todas las canciones más icónicas de La Unión, por orden cronológico. La primera será Lobo Hombre en París, ya que fue la primera que editamos. Y luego voy a ir contando cómo ha cambiado mi vida canción a canción. Es un repaso por todos los momentos más importantes de mi carrera. Y va acompañado de un montaje audiovisual. Es un concierto que me tiene muy ilusionado. Canto canciones diferentes a las que hago en los conciertos normales con toda la banda y está enfocado con unos arreglos muy diferentes. Además, hay algunas canciones que van a sonar y que hace tiempo que no tocaba.

P. ¿Te sientes muy libre ahora en esta etapa en la que entiendo que, al ir en solitario, decides tú todo? Las bandas, al fin y al cabo, son más democráticas.

R. Sí. En La Unión siempre hemos tenido mucha libertad en la elección y composición de las canciones pero, quieras que no, en una banda tienen que estar todos de acuerdo con los arreglos, con lo que sale, ya que una de las normas que teníamos en La Unión era que todas las canciones que sacáramos tenían que estar compuestas por todos los miembros para no entrar en guerras. Ahora es verdad que no tengo que contar con la opinión de nadie, para bien o para mal. Estoy haciendo justo lo que me apetece, cómo me apetece y con quien me apetece. Con el resultado estoy muy contento.

P. Lo que he podido escuchar me recuerda a La Unión, tiene esa mezcla de sonido Glam rock y la electrónica, que ya estaba en La Unión, pero veo que le aportas un punto más crooner.

R. Pues has acertado totalmente. Es como yo veo que puede ser mi evolución no sólo grabando música, sino encima de los escenarios. De hecho, en este espectáculo que presento en Córdoba justo hay esa intención de crooner. Busco algo más teatral. Y claro, como referencia Frank Sinatra o el Ratpack, me encantaría que llegara a tener por lo menos el aroma.

P. Al mismo tiempo, te lanzas a sacar este trabajo single a single. Yo sé que tú vienes del LP, pero aquí, vas a ir poco a poco. 

R. Sí. Es que los tiempos han cambiado y, aunque yo vengo de la industria discográfica más antigua, pues como buen superviviente me voy adaptando a todas las nuevas formas. Y ya no es que lo saque single a single, es que también voy funcionando en redes sociales.

P. Creo que habéis sobrevivido mucho mejor vosotros que la propia industria musical a estos nuevos fenómenos.

R. (Se ríe) Pues yo creo que sí, aunque siguen teniendo una cierta fuerza. Pero, yo creo que la industria no supo ver los cambios que se avecinaban con tiempo y con perspectiva. Y yo creo que se han quedado un poco desbancados dentro del mercado. Aunque siguen teniendo mucho poder.

Creo que ha habido un ataque frontal contra Miguel Bosé que ha acabado en una especie de censura

P. Tú, en cambio, lo que buscas ahora es la libertad. Aunque supongo que es más duro.

R. Por supuesto. Tiene más trabajo y en diferentes parcelas. Pero también controlo mucho más todo lo que hago y la imagen que intento proyectar con mi trabajo.

P. Antes de que te exploten otros, te auto explotas tú. 

R. Totalmente (Se ríe)

P. No sé si percibes ahora que hay una especie de excesivo anhelo por impulsar la juventud. A veces creo que se visibiliza mucho todo lo que es joven y eso oculta trabajos de artistas más veteranos. 

R. Creo que es un síntoma de las redes sociales. Hoy en día, un rapero o un chico nuevo puede tener 300.000 o 400.000 seguidores, siendo alguien muy novel. Mientras tanto, gente de mi quinta, estamos en los 10.000 o 20.000. Y creo que eso, al final, es lo que está mandando en el mercado. Y también la traba de que la gente de mi edad que haya seguido mi trayectoria no son gente que participa en las redes. Lo difícil es a veces llevar el mensaje a tu público objetivo, que ni está en las redes y no hay apenas apoyo por parte de medios como las radios. La televisión es que ya directamente cero. Ahí está la complicación, en cómo hacer saber a tu público que has sacado un tema nuevo o un vídeo nuevo. Pero yo creo que la juventud al final es quien más música mueve. Todo ha cambiado y hay que adecuarse a estos medios.

P. Lo que ocurre es que genera una paradoja muy perversa. Hoy se llama artista a alguien que ni siquiera se ha subido a un escenario o que ha dado veinte bolos en su vida. Y que, al mismo tiempo, gente como tú que lleva 20 años, tenga que sudar para encontrar su público. Creo que esto habrá que re equilibrarlo de alguna manera. 

R. Sí, pero yo no sé cómo hacerlo y creo que los tiempos están cambiando tanto… Creo que, los tiempos al cambiar, tal vez estén dejando atrás un mundo diferente. Un mundo, te diría analógico, de piel a piel. Ya que la gente también se está distanciando mucho físicamente al haber este tipo de tecnologías.

P. ¿Qué recuperarías tú del espíritu de La Movida?

R. Pues bueno yo creo que el espíritu, la energía y las ganas de romper barreras lo deben tener hoy en día los jóvenes. Creo que eso va inherente a la edad. Pero yo sí te diría que el mundo que había alrededor me gustaba mucho más. No había tantas normas, no era todo tan políticamente correcto. Creo que me gustaba más el mundo entonces, me quedo con el mundo de los 80. Creo que era más divertido. 

P. ¿Y qué no recuperarías? ¿Qué crees que no se hizo bien?

R. La falta de información sobre cosas peligrosas como las drogas. Pero, el momento, el salir de una dictadura. Había tantas ganas por parte de todo el mundo de que la cosa funcionara, y había este cierto idealismo que hoy en día no veo. Me quedo más con el tiempo pasado, pero a lo mejor es por la edad.

P. Has hablado de las drogas y me he acordado de la entrevista que dio Miguel Bosé en la que dijo que dejó las drogas de un día para otro. No sé si es un mensaje que se deba dar así de forma tan contundente. Te lo pregunto a ti también como exadicto.

R. Hombre, yo creo que es bueno dar visibilidad a ciertos comportamientos. Creo que es bueno. La experiencia al final cuenta. Alguien que ha experimentado te puede comentar. Yo creo que es positivo hablar de las adicciones. En parte del show hablo de las drogas y cómo influyeron en mi vida. Creo que es positivo hablar de todo esto. Ahora, creo que hay una parte de los medios que han demonizado a Miguel por sus opiniones sobre la pandemia. Creo que ha habido un ataque frontal contra su persona que ha acabado en una especie de censura que no me ha gustado nada.

P. En realidad, a mí fíjate que sus opiniones sobre la pandemia me son indiferentes. Pero esto de las drogas sí que me pareció más peliagudo, porque trasladaba la idea de que dejar la droga era fácil cuando todo el que ha sido adicto sabe que no es así.

R. Ya, a ver, si me estás hablando de la entrevista de Évole, me pareció realmente una trampa. No me gustó ni Miguel ni Jordi.

La industria no supo ver los cambios que se avecinaban con tiempo y con perspectiva

P. No sé si la muerte de Mario ha conseguido que acerques posturas en el litigio que mantienes con Luis por el tema de La Unión.

R. Pues no. La verdad es que no. Está todo en manos de los tribunales y, entre la pandemia y la lentitud de la justicia, está todo un poco en el aire. Queda ya poco camino por recorrer y lo único que quiero es dejar las cosas en su sitio porque hay algunas lagunas con respecto al nombre y a la utilización del nombre. Porque Luis se ha puesto la medalla de que él es La Unión y él no es La Unión. Él puede ser Luis Bolín de La Unión como yo soy Rafa Sánchez de La Unión. Me lo tomo como un segundo apellido. Pero yo no pretendo ser La Unión. 

P. Rafa Sánchez de La Unión pero cada vez más Rafa Sánchez.

R. Así es. Antes te lo comentaba, yo he tenido que ver en la composición de casi todos los temas, con lo cual, creo que sigue habiendo esa esencia en mis nuevas composiciones. Al principio hacía más las letras con Íñigo Zabala, pero cuando nos abandonó todas las letras de La Unión, salvo una canción, todas las he escrito yo aunque he escrito derechos por el bien del grupo. Así que creo que parte de la esencia de La Unión se ha venido conmigo.

P. Yo es que creo que, con independencia de lo que digan los tribunales, románticamente hablando, La Unión no es de nadie porque hace años que forma parte de la vida de miles de españoles. 

R. Exacto. Es una marca como pudiera ser The Beatles, que cuando acabó, se quedó ahí. Ni Paul McCartney era los Beatles ni John Lennon era los Beatles. Yo creo que debería quedar así y eso es un poco lo que yo estoy luchando. Que quede La Unión como algo conmemorativo, como lo que fue, y que cada uno sigamos nuestras carreras por separado.

P. Me gustaría despedirme preguntándome si se va a subir algún cordobés ilustre contigo al escenario el próximo 30.

R. Esta vez no porque biografía es algo más teatral y está casi dentro de un guión. Pero cuando toque con la banda, me encantaría. Porque, además, contar con colaboraciones lo que hace es enriquecer el show.

P. ¿Te gustaría subir a alguien en concreto? 

R. Una guitarra de Vicente Amigo sería un honor y un lujo. 

Etiquetas
stats