Netflix estrena en abril la película ‘Las niñas de cristal’, coreografiada por Antonio Ruz

Una imagen de la película 'Las niñas de cristal'

La plataforma Netflix estrenará el 8 de abril la película Las niñas de cristal, el nuevo film del gaditano Jota Linares, un drama psicológico ambientado en el mundo de la danza que ha contado con el asesoramiento del coreógrafo cordobés Antonio Ruz, Premio Nacional de Danza 2018.

La película está protagonizada por María Pedraza, en la piel de la gran estrella del Ballet Clásico Nacional, y cuenta con guion del propio Jota Linares y Jorge Naranjo y completa su reparto principal con actrices de la talla de Mona Martínez, Marta Hazas y Ana Wagener, a las que se unen nuevos talentos como Olivia Baglivi, Juanjo Almeida y un elenco de bailarines profesionales que debutan en la interpretación, encabezado por Paula Losada.

La cinta formará parte de la Sección Oficial de la próxima edición del Festival de Málaga, que tendrá lugar el mes próximo, de forma previa a su emisión en Netflix. El coreógrafo cordobés ha celebrado en sus redes la publicación de las primeras imágenes de la película, que se rodó mientras el creador compaginaba su trabajo en ella con el montaje de Aún la primera pieza audiovisual de su compañía, una obra de danza contemporánea grabada en el 2020 en el Círculo de Bellas Artes de Madrid y estrenada en octubre en los Teatros del Canal.

Además, la película que se estrena en Netflix ha dejado otro guiño para con Córdoba, gracias a la colaboración de la empresa Harlequin Floors España, que ha equipado los espacios de danza utilizados durante la grabación. Y es que, tal y como ha informado Harlequin Floors, una vez terminado el rodaje, se decidió que una parte del tapiz utilizado para la grabación, se entregaría a Antonio Ruz, y tras hablar con él, otra parte se destinaría al Conservatorio Profesional de Córdoba, donde este coreógrafo inició sus estudios de danza.

Antonio Ruz

Coreógrafo y bailarín independiente, Antonio Ruz (Córdoba, 1976) es uno de los creadores más destacados de la danza en España. Su visión del baile responde a su interés por el carácter más heterogéneo de la danza y a una manera propia de entender el movimiento, más allá de etiquetas disciplinarias.

En 1992, Ruz se traslada a Madrid con una beca para estudiar en la Escuela de Víctor Ullate, que le acabaría abriendo las puertas de la compañía del mismo nombre, donde ejerció como primer bailarín durante ocho años. En 2001 da el salto internacional y entra a formar parte del Ballet del Gran Teatro de Ginebra y más tarde del Ballet de la Ópera de Lyon. En 2006 ingresó en la Compañía Nacional de Danza (CND), bajo la dirección de Nacho Duato.

Ruz se inicia en el campo de la coreografía con montajes como Cebolla nf ognion m, presentadas en las Noches de Jóvenes Coreógrafos del Gran Teatro de Ginebra. Otras obras de su creación son Heidi, Pirilampo y el solo A, junto a la artista plástica Daniela Presta. En 2009 funda su propia compañía y presenta trabajos por España, Europa, África y América del Sur. A este periodo pertenecen sus creaciones Curvo, No drama, Recreo.01, IgnotoOjo y Libera Me!.

Desde 2007 colabora con la compañía Sasha Waltz & Guests, con sede en Berlín, participando como bailarín y coreógrafo, y como asistente de coreografía en las obras Sacre (2014) y Orfeo (2014), así como en varios trabajos de Juan Kruz Diaz de Garaio Esnaola o en el proyecto UN/RUHE (2016) con la Junge Deutsche Philharmonie. En el terreno teatral, Ruz ha participado como coreógrafo en obras como Capitalismo, Hazles reír (2013) y Los Macbez (2014), de Andrés Lima, y Antígona (2015), dirigida por Miguel del Arco.

Entre sus últimos encargos destacan su primera incursión en la lírica a través de la zarzuela con El Barberillo de Lavapiés (2019) bajo la dirección teatral de Alfredo Sanzol, o el ballet La noche de San Juan (2021) que, co-producido por la Fundación Juan March y el Gran Teatre del Liceu, recupera el ballet inédito creado por Ventura Gassol en 1939. En el año 2021 Antonio Ruz regresa a la Compañía Nacional de Danza en calidad de coreógrafo. Para esta Compañía pública crea In Paradisum una danza polifónica que, partiendo del universo musical de Tomás Luis de Victoria y salpicada de referencias como la pintura de El Greco, atraviesa distintos estilos musicales.

En los últimos años, Antonio Ruz ha desarrollado una relación especial con la cámara: en 2020 estrena online Soliloquio, pieza grabada en el cortijo cordobés de La Piedra durante la pandemia del Covid-19. En el año 2021 dirige Aún, su primera película de danza, en la que rememora los diez años de su Compañía con un conjunto de piezas coreográficas expresamente creadas para el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Tan solo un año después se estrenará la película Las niñas de cristal, dirigida por Jota Linares para Netflix, donde trabaja con un elenco compuesto por una treintena de bailarines encabezado por la actriz María Pedraza.

A lo largo de su consolidada trayectoria, su danza ha viajado por distintos países de Europa, África y América Latina y ha sido galardonada con numerosos premios. Entre ellos destacan el Premio Ojo Crítico de Danza en el año 2013 RTVE, en el que el jurado señaló el «mérito de coreografías como Ojo, así como su capacidad para indagar en diferentes estilos, desde el clásico al flamenco pasando por el contemporáneo, y con muy diversos coreógrafos; el Premio de la Fundación Juan Bernier en 2018 en la categoría de Arte o el Premio Nacional de Danza 2018 en la categoría de Creación, en el que el jurado valoró especialmente su lenguaje singular como resultado de una amplia investigación personal. 

Etiquetas
stats