En el aire la peña flamenca más antigua de Córdoba, que será desalojada en septiembre

El Rincón del Cante, la peña flamenca más antigua de Córdoba | TONI BLANCO

Esta vez parece definitivo. El Rincón del Cante y El Almíbar, la peña flamenca más antigua de Córdoba capital, va a ser desalojada de su histórica ubicación en la calleja de El Niño Perdido, un sótano donde los aficionados al arte jondo han vivido algunas de sus mejores noches.

No es un sitio cualquiera. Hablamos de una peña creada hace medio siglo y que, en los últimos años, estaba viviendo una segunda y divina juventud tras su hermanamiento con la peña El Almíbar, que había cogido el clasicismo de sus ancestros y lo había llevado al siglo XXI. Ahora, todo el trabajo de décadas está en el aire.

No es algo nuevo ni tiene nada que ver con el coronavirus. Sencillamente, su contrato de alquiler vencía y la entidad financiera propietaria del inmueble, Unicaja, no ha accedido a prorrogarlo. La respuesta les llegó el jueves por la mañana. Era escueta: “No es viable el alquiler, a la vez que nos comunican que ya está prevista la toma de posesión”.

“La orden de lanzamiento que expulsará al Rincón del Cante y al Almíbar está prevista para el próximo 30 de septiembre”, explican a este periódico Antonio Pedrera y Luis Carrillo, de El Almíbar, que reconocen que, si bien la respuesta no les ha pillado por sorpresa, sí que ha sido un jarro de agua fría tras varios meses de negociación infructuosa.

Para El Almíbar, una de las peñas más jóvenes de Córdoba, surgida en el barrio del Alcázar Viejo, la unión con el Rincón del Cante les permitió contar con un local histórico en el que programar a los mejores artistas flamencos en unas condiciones óptimas que hoy resulta muy difícil de igualar. En este sentido, Pedrera explica que el local en el que se asentaba la peña desde hace 20 años fue cedido por uno de sus socios, que ha costeado su acondicionamiento y mantenimiento.

Sin embargo, tras una ejecución hipotecaria, el antiguo propietario ha perdido el local que ahora pertenece a Unicaja. “La continuidad de está actividad sin ánimo de lucro dependía de la voluntad de la entidad financiera que, tras varias negociaciones con ellos, y cuando todo parecía que se iba a resolver, la propuesta de alquiler realizada por las asociaciones ha sido desestimada por Unicaja”, remarca el peñista.

Si nada lo remedia, el desalojo puede poner fin a uno de los actores flamencos más importantes de España. Y para constatarlo, no hay más que mirar la programación de los últimos años, en los que han acogido a la flor y nata del flamenco contemporáneo: Chano Domínguez, Javier Colina, Farruquito, Rocío Molina, El Pele, Antonio Reyes, Rocío Marquez, Esperanza Fernández, Lin Cortés, La Fabi, Pedro El Granaino, Israel Fernández, Olga Pericet, Dani de Morón, La Tremendita, Diego del Morano, Daniel Navarro, La Tana.

Lo dicho: arte puro. Un desalojo que dejará un vacío difícil de llenar en la vida cultural de Córdoba, en un momento en el que los artistas flamencos están viviendo sus peores días por el impacto del coronavirus.

Etiquetas
stats