Así viene el verano: bochorno persistente, olas de calor y noches insufribles

Días de calor en Córdoba | TONI BLANCO

En Córdoba hace calor de junio a agosto. Es un hecho indudable. Igual que lo es que solemos vivir una ola de calor cada dos años y medio aproximadamente, en promedio. O que el verano de 2018 fue bastante liviano, a excepción de la primera semana de agosto. O que incluso el calorcito se extiende a los meses de mayo y septiembre. Pero aquí, ahora, se escribe sobre el calor con mayúsculas. De ese calor de avisos naranjas y avisos rojos. Muchas personas que lean únicamente el titular se quedarán en la superficie. No es habitual tener tres, cuatro o hasta cinco olas de calor en un año. Como ocurrió en 2017, un hecho que nunca hasta entonces habíamos vivido en Córdoba capital. O rozar los 47 °C en el aeropuerto, récord de España por calor en la red principal de la AEMet desde que existen datos, y no precisamente ayer. Aquí, en el valle del Guadalquivir, no ha habido una temperatura del aire (repetimos, del aire, lo que miden los termómetros aquí, en Pekín y en la Antártida) de 50 o 53 °C. Ni 55 °C. Esas barrabasadas sin sentido que muestran esos cacharros publicitarios que dan la hora. Para poco más sirven, más allá de los ansiados selfis delante de mentiras termométricas.

A pocos días de empezar el verano meteoclimatológico (1 de junio), y a escasas semanas de empezar de verdad el calor, empiezan a publicarse las primeras predicciones estacionales para el trimestre junio-agosto. AccuWeather, conocido portal de predicciones automáticas, dispone de una sección de noticias bastante alejada de automatismos. Ahí publica, cada tres meses, lo que podría ocurrir en Europa en los tres meses siguientes. Una predicción hecha por meteorólogos de carne y hueso, que goza además de buena aceptación por su fiabilidad (a pesar de ser una predicción estacional, con los riesgos que eso conlleva). Predijeron una primavera seca para España, y así ha sido (salvo excepciones locales, como siempre). Y ahora es turno para el verano.

Un verano de largas olas de calor

La predicción veraniega de AccuWeather comienza con la primera amenaza seria, la de las olas de calor. Unos episodios que este año podrían ser «de larga duración», y extenderse desde la península ibérica a países del centro de Europa. «El calor extremo podría ser más persistente que el verano pasado [...] que solo duró una semana», apunta la predicción. Por lo que el verano de 2019 podría ser bien distinto al de 2018, que tuvo unos meses de junio y julio relativamente agradables en Córdoba y que parece no vamos a disfrutar este año. Otro de los problemas planteados por AccuWeather es que estas olas de calor dejarían poco margen de descanso, algo que ya se ha producido en veranos recientes (como 2015 o 2017). A priori, serían fenómenos ya conocidos para Córdoba, pero que hoy día continúan saliéndose de lo normal, por su duración y su intensidad (cada vez mayores).

Episodios superiores a 43 °C y noches calurosas

La predicción señala, asimismo, que esas olas de calor tendrían varios días de 43 °C o más en las zonas típicas de calor extremo de Portugal y España (para la zona de Córdoba capital hay una ola de calor, local, cuando se dan al menos tres tardes seguidas de 41.6 °C o más). Junto a estas tardes de calor insufrible, las noches no serían mejores. Se espera un importante número de noches tropicales (sin bajar de 20 °C) y no sería descartable que se diesen noches ecuatoriales (sin bajar de 25 °C), seguramente tras las tardes de calor más intenso. Es momento para recordar la mínima más alta en Córdoba Aeropuerto hasta la fecha: 27.2 °C el 7 de agosto de 2015. Y para recalcar que estas mínimas (no así las máximas), suelen ser 2-3 °C más altas en la ciudad durante el verano.

Empeoramiento de la calidad del aire. Y el peligro de los incendios

Desde AccuWeather se prevé que, debido las condiciones atmosféricas (poco viento, baja humedad ambiental y altas temperaturas), unido a la contaminación y el humo de los incendios (que recordemos, ya han influido veranos atrás en el cielo de Córdoba), el aire de las ciudades se podría ver afectado negativamente durante el estío, con un empeoramiento considerable de su calidad. Desde junio el peligro de incendios se incrementaría, ya que no esperan unas condiciones favorables en cuanto a lluvia. No obstante, el mayor peligro se centraría en el cuadrante noroeste de la península. El presidente de la AEMet, Miguel Ángel López, adelantó que los últimos meses, cálidos y relativamente secos para lo que suelen ser, podrían tener consecuencias negativas, según recogió Europa Press el pasado jueves.

Otras predicciones estacionales

El programa Copernicus (Comisión Europea) publica cada mes una actualización de predicciones estaciones para los siguientes siete meses. La última, publicada hace un mes, alargaba las anomalías positivas de temperatura (mapas basados en el modelo europeo, ECMWF) hasta octubre. Un camino diferente sigue el canal francés La Chaîne Météo, que basa su interpretación y predicción estacional en el modelo estadounidense, con resultados bien distintos: un verano normal o ligeramente por debajo de la media en la península, pero con una fiabilidad de pronóstico media-baja.

A la espera de la predicción estacional de la AEMet, que suele tener también una fiabilidad media-baja, solo queda esperar a los acontecimientos. Calor extremo habrá, seguro.

Toda la información del Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

Etiquetas
stats