Los valientes que se atreven a quedarse durante un 15 de agosto

Un hombre trata de acceder a una calle en obras | MADERO CUBERO
Mientras que la mayoría de la población aprovecha esta fecha tan señalada para realizar una escapada, hay otros cordobeses que se quedan para asegurar los servicios de la ciudad

El 15 de agosto siempre ha sido una fecha muy popular, aunque no gusta a todos. Córdoba se queda vacía, desierta. Quizá, uno de los puntos positivos es que hay más Pokemons que atrapar y menos cazadores que esquivar. Los cordobeses más afortunados pueden hacer las maletas y disfrutar de unos días con la única responsabilidad de saber dónde colocar la sombrilla. Sin embargo, hay un porcentaje que tiene que suplir la ausencia de los otros. Los imprevistos y responsabilidades no entienden de calendarios festivos. Por ello, hay valientes que se atreven a desafiar al calor abrasante de la provincia cordobesa. ¿Será suficiente la fuente de Las Tendillas o la sombra de la Calle de las Flores para los profesionales que se quedan a velar por el bienestar de la ciudad?

Aunque parezca que en agosto y, concretamente, durante el puente de la Virgen de la Asunción, Córdoba echa el cierre, no es así. Son muchos los ciudadanos que se quedan y  a los que se les pueden presentar urgencias y dificultades que les hagan pasar momentos de angustia. Por ejemplo, desde una sobrecarga eléctrica, pasando por la rotura de una pieza dental hasta la asistencia médica por un golpe de calor. Hechos que durante el resto del año no habría problema para subsanar, ahora se presentan como una tarea ardua de solucionar, ya que el personal que puede atender estos imprevistos es limitado.

Pedro Rojas, trabajador de la empresa Multidisciplinar de Córdoba S. L, sabe lo que supone para un cliente quedarse sin agua o sin luz durante estos días. Sobre todo, puede hablar de la prisa e impaciencia que se produce cuando los servicios básicos fallan. "Encontrar a un reparador en pleno agosto y que te atienda de urgencia no es algo fácil. Por eso, más de una vez me han recibido como a un héroe e, incluso, me han aplaudido cuando he solucionado algo tan básico como una rotura de tubería. Al final, ver cómo tu trabajo hace feliz, aunque sea mínimamente, a una familia compensa el sacrificio de trabajar en estas fechas", ha indicado Rojas.

Lucir una sonrisa bonita durante el verano también implica que profesionales del sector dental como Alberto Aragonés, gerente de Estética e Innovación Dental S.L, tenga una jornada maratoniana para poder satisfacer las necesidades de los clientes y, a su vez, suplir la ausencia de los compañeros que han aprovechado el puente del 15 para irse de vacaciones. "Todos son prisas de última hora porque al trabajo diario se le suma la necesidad de atender a los clientes que vienen recomendados por compañeros que no se encuentran en Córdoba", ha explicado el protésico. 

No cabe duda de que agosto es un mes en el que el frenesí diario se ve muy reducido y que solo los más valientes se quedan para seguir dando vida a los días de verano en Córdoba. Por ello, periodistas, médicos, bomberos o reparadores están con el motor encendido hasta en estas fechas, dispuestos a ejercer su labor en el momento en que se les requiera.

Etiquetas
stats