UGT alega contra el informe de impacto en la salud de la valorización de residuos

Protesta de los trabajadores de Cosmos en el Ayuntamiento | MADERO CUBERO

La Unión General de Trabajadores (UGT) y FICA Córdoba (Federación de Industria, Construcción y Agro) han presentado recientemente alegaciones al documento de la Valorización de Impacto en la Salud en la Innovación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), donde “se rebaten muchas de las afirmaciones del documento” aprobado por el Pleno del Ayuntamiento de Córdoba para argumentar el traslado de las actividades de incineradoras fuera del casco urbano de la capital, como es el caso de la cementera Cosmos.

En una nota, UGT recuerda que la Valoración de Impacto en la Salud “debe formar parte de la memoria de la Innovación como documentación del mismo”, tal y como recoge la Ley 16/2011, de 23 de diciembre, de Salud Pública de Andalucía. En este sentido, el Ayuntamiento de Córdoba, a fecha de 29 de diciembre de 2016, aprobó inicialmente la Innovación del Plan General de Ordenación Urbanística para regular en el uso industrial la implantación de instalaciones que utilicen residuos como combustible alternativo “sin elaborar previamente la Valoración de Impacto en la Salud”.

Con posterioridad, dice UGT, “el Consistorio ha elaborado precipitadamente un documento de Valoración de Impacto en la Salud que contiene graves defectos e irregularidades”. Además, señala el sindicato, “esta pretendida subsanación del defecto del documento aprobado inicialmente no puede darse por válida, pues resulta evidente que el contenido de la Valoración de Impacto en la Salud en nada ha influido en el contenido de la innovación urbanística, convirtiéndose este trámite en una mera formalidad (incorporar un apéndice) alejada de los objetivos de la evaluación de impacto en la salud”.

Las alegaciones del sindicato también se refieren a los niveles “actuales” de contaminación atmosférica, donde señala que se toman como base “los datos registrados durante el periodo 2005-2010, es decir, datos de hace más de 10 años y anteriores a la implementación del Plan de Mejora de la Calidad del Aire de la Aglomeración de Córdoba (2014)”.

Asimismo, el informe sobre el Impacto en la Salud sostiene que la innovación urbanística propuesta no tiene un efecto negativo significativo sobre el tráfico, y que “la innovación del planeamiento apenas va a influir en la accesibilidad a espacios para el desarrollo económico”, lo cual “resulta contradictorio con el hecho de que su objetivo consista precisamente en la imposibilidad de que la industria que valorice residuos como combustible alternativo lo haga en suelo urbano industrial y deba implantase en suelo no urbanizable, lo que generará un evidente incremento de la necesidad de desplazamientos mediante vehículos a motor”.

Además, UGT ha cuestionado muchas de las “afirmaciones erróneas” que incluye la Valoración de Impacto en la Salud, un documento que afirma que “las instalaciones que utilizan residuos como combustible alternativo son fuentes generadoras de contaminación atmosférica, acústica, que requieren un elevado consumo de agua y que pueden provocar un impacto por la cercanía de los residuos sobre la población”.

Respecto a estas aseveraciones, “artificiosas y falsas”, el sindicato alega que el empleo de residuos como combustibles alternativos en el seno de un proceso industrial “no supone un incremento de las emisiones sonoras, ni del consumo de agua, ni de las emisiones atmosféricas, ni los residuos empleados provocan impacto alguno sobre la población al no ser necesariamente almacenados”. Es más, aducen, en el expediente “constan informes y documentación técnica solvente que demuestran precisamente lo contrario. Es decir, que la valorización de residuos no sólo no supone un incremento en las emisiones contaminantes, sino que favorece su reducción, así como la disminución de la cantidad de residuos eliminados mediante depósito en vertedero”.

“Efectos positivos de la valorización”

Por otro lado, UGT señala que “la Valoración de Impacto en la Salud no ha justificado, ni tan siquiera someramente, los presuntos impactos negativos para la salud de las personas de no aprobarse la innovación urbanística”. Y, en ese sentido, “se omite deliberadamente los impactos positivos que sobre la salud de las personas tiene la valorización de residuos en suelo urbano industrial”.

En lo que afecta a los puestos de trabajo, el sindicato defiende que la valorización de residuos mediante su empleo como combustibles de las empresas, “dado que su coste es inferior al de los combustibles convencionales, mejora la competitividad de las empresas y esta mejora resulta imprescindible para el mantenimiento y creación del empleo y, con ello, para el mantenimiento y mejora de la renta de las personas que trabajan (o puedan trabajar) en dichas empresas”.

De esta forma, de aprobarse la innovación urbanística en cuestión, “se incidirá muy negativamente en el tejido económico-industrial de Córdoba, lo que supone, a su vez, la puesta en peligro de la pervivencia de estas empresas y de los puestos de trabajo que de ellas dependen, afectando significativa y negativamente en la salud de las personas”.

Finalmente, en el texto de Valoración se expone que “se consideran industrias de cuarta categoría las instalaciones industriales que utilicen residuos como combustible alternativo”, por lo que, si ponemos el acento en la palabra residuos, sin atender entre otras cuestiones a la tipología, pueden verse afectadas multitud de empresas que utilicen biocombustible como, por ejemplo, residuos de la madera, huesos de aceituna, y un largo etcétera, que se considerarían industria de cuarta categoría, argumentan.

Etiquetas
stats