El tiempo que viene: la noche fresca del flamenco

Noche Blanca del Flamenco 2018 | TONI BLANCO

Junio camina tranquilo hacia su segunda mitad al mismo ritmo con que empezase. Desde el pasado 4 de junio la máxima a duras penas ha sobrepasado los 32 grados en tierras cordobesas. Un regalo en forma de primavera prolongada en los primeros compases del verano, el que cuenta para las estadísticas climáticas, que quiere seguir acompañándonos durante los próximos días y que promete salvar la Noche Blanca del Flamenco con ambiente fresco que casi invitará a vestir de largo.

El dominio del Norte

Tras casi diez días con dominio del viento norte sobre la península Ibérica, las temperaturas han quedado contenidas bajo una agradable barrera que en algunos puntos de la mitad norte peninsular han llegado a marcar inusitados récords por frío, llegando incluso a registrarse heladas en cotas medias. Una suerte que ha tenido a la estabilización de las bajas presiones sobre la vertical británica como protagonista, y que ha permitido encarrilar aire frío hasta el territorio peninsular, que ha hecho las veces de inesperado 'congelador' y de 'muro' infranqueable a lo que más pronto que tarde acabará afectándonos desde el norte africano.

Contención norteña que se va a mantener durante los próximos días, aunque ya con tendencia a ir debilitándose para ir abriendo, poco a poco, las compuertas del dique estival que aguarda al sur del Estrecho de Gibraltar. Y es que para la primera mitad de la próxima semana, la retirada hasta el norte de las bajas presiones británicas, permitirán un ascenso parcial de la dorsal norte-africana, centrada no obstante sobre el extremo este peninsular, punto de desembarco del que podría llegar a ser, ya según vaya terminando el mes, para el primer episodio con máximas por encima de los 40 grados de todo 2019.

A 20 grados en la noche más flamenca del año

Si tanto jueves como viernes serán una repetición más o menos clónica de lo que ya venimos disfrutando en Córdoba desde hace unos días, la jornada del sábado quiere sumarse como un calco de ambiente puramente primaveral ya en pleno estío. Con máximas que quedarán en la franja de los 29 a 31 grados y mínimas en la de 11 a 13 hasta finales de semana, la primera mitad de junio verá terminar sus días en Córdoba en un ambiente fresco, seco y agradable.

Temperaturas suaves y sin rastro de lluvia durante la Noche Blanca del Flamenco, que verá transitar su madrugada entre los 25 a 20 grados en las horas que duren las actuaciones. Lejos del calor de otras ediciones, la de 2019 pasará al recuerdo, al margen de conciertos estelares, por la noche de junio en que Córdoba madrugó vistiendo de largo.

Toda la información del Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

Etiquetas
stats